Claves Del Día
Fecha de publicación: 2013-11-05

Aeroman quiere ser la mayor reparadora de aviones de América

En seis o siete años, gracias a inversiones millonarias y expansiones importantes, la salvadoreña Aeroman, con 30 años de exitosa trayectoria, se volverá en la mayor estación reparadora de aviones comerciales (Maintenance, repair, and operations, MRO en inglés) en el continente.

Las inversiones y expansión de Aeroman dependen también de ampliaciones en la infraestructura del aeropuerto salvadoreño, pero se encuentran en pláticas para que el Estado haga su parte.

Por: Alberto López

En seis o siete años, gracias a inversiones millonarias y expansiones importantes, la salvadoreña Aeroman, con 30 años de exitosa trayectoria, se volverá en la mayor estación reparadora de aviones comerciales (Maintenance, repair, and operations, MRO en inglés) en el continente.

Esto como parte, según el CEO de Aeroman, Ernesto Ruiz, de su plan de expansiones y crecimiento para satisfacer una demanda de mercado sostenido de al menos un 30% anual, desde el 2007, lo que significará una inversión, solo en infraestructura, de al menos US$60 millones en seis o siete líneas más de mantenimiento (una estación por aeronave en chequeo), aparte de las existentes, y alrededor de 1.300 colaboradores más (de 3.000 a 3.500 en total).

En ese sentido, también se acompaña a la academia en la formación del personal de técnicos aeronáuticos, como es el caso de la Universidad Don Bosco, con una inversión anual en formación de cerca de US$2,5 millones, añadió Ruiz.

Además, esto convertiría a Aeroman, de acuerdo con Ruiz, en una de las diez estaciones reparadoras de aeronaves más grandes del mundo en cuanto a producción, con más de 3.000 colaboradores.

Sin lugar a dudas, un hito en la historia de la aviación comercial latinoamericana, si se piensa que Aeroman nació tímidamente en 1983 con tan solo 32 técnicos, como el área de mantenimiento de TACA Airlines, cuando trasladó su base de operaciones desde Nueva Orleans a El Salvador, y tardó, en 1987, en su primer chequeo D (el más profundo con certificaciones del pasado reciente en la revisión de estructura de los aviones) cerca de 120 días, cuando el estándar es de tan solo 40 días.

Precisamente esta inversión y expansión proyectadas responden, confirmó Ruiz, a un aumento importante de mantenimientos al año, tras concretarse la fusión de US Airways y American en la nueva American, pues la primera es uno de sus clientes más importantes y se espera que destinen más flotas para mantenimiento hacia El Salvador, ya como una sola línea aérea.

En el caso de Avianca, aún se maneja el mantenimiento de la flota colombiana en su base en Colombia y la flota de TACA, ahora incorporada en la nueva Avianca, en El Salvador, pero esto no quiere decir que no haya cambios a futuro, aclaró el ejecutivo con casi también 30 años en Aeroman.

Aeroman también recibe en mantenimiento de estructuras, no se maneja motores, a equipos de Jet Blue (junto a America West con contrato en firme desde el 2004), Volaris, Southwest, entre otros.

Es por esto que Aeroman, indicó Ruiz, se convertiría en la reparadora más grande en América, con sus ampliaciones, en seis o siete años, pues en una sola facilidad atiende a varios clientes y aeronaves en mantenimiento simultáneo; en cambio, aerolíneas grandes tienen que tercerizar su servicio de mantenimiento, como los mismos clientes de Aeroman, o manejan varias estaciones reparadoras mucho más pequeñas que Aeroman para su propia flota.

Pero en todo caso, las inversiones de Aeroman dependen también de la inversión por parte del Gobierno salvadoreño en el Aeropuerto Internacional El Salvador (AIES), en cuanto a infraestructura de rampas y calles de acceso para aeronaves, para que a partir de ahí se levanten, al menos seis o siete hangares más, para destinar una posición a cada uno, deferente a la obras existentes que pueden manejar varias estaciones, de esa manera se garantizará un mantenimiento más fluido, estimó el ejecutivo salvadoreño.

“Nos encontramos en pláticas bastante adelantadas con el Gobierno para que se hagan las obras necesarias para nuestras ampliaciones, ya que solo de eso depende para que nosotros metamos tractor, ya es una ampliación que está lista en papel, los inversionistas están listos, hay que aprovechar cuando las estrellas están alineadas y solo falta que se nos alinee CEPA (Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma que administra el AIES) ”, dijo Ruiz.

El Salvador podría iniciar un plan de expansión para el AIES el siguiente año, como parte del Plan Maestro que será conocido en diciembre y se supone que esa etapa pueda incluir las obras de infraestructura que favorezcan las inversiones de Aeroman.

El grupo de inversionistas originales de TACA, ahora incorporado en la junta de Avianca y liderados por Roberto Kriete, titular del board de Avianca, mantiene un 20% de la participación accionaria de Aeroman, mientras que el 80% restante estaría en manos de inversionistas y financieros diversos, presentes en todo el mundo, tras la quiebra de la canadiense Aveos que había comprado esa fracción de la propiedad de la compañía salvadoreña entre 2006 y 2007, lo cual no afectó en lo absoluto a Aeroman, aclaró Ruiz.