Claves Del Día
Fecha de publicación: 2021-12-07

Foreign Policy: La aventura del Bitcoin es otra distracción de Bukele

El Salvador cumplió este martes tres meses desde la implementación del Bitcoin como moneda de pago junto al dólar estadounidense, en medio de las expectativas generadas por el anuncio de la construcción de lo que se prevé sea la primera 'Ciudad Bitcoin' del mundo.

Por estrategiaynegocios.net

Más del 91% de los salvadoreños quiere dólares, no bitcoins. La billetera oficialista Chivo también ha tenido un lanzamiento atropellado desde el 7 de septiembre, cuando entró en vigencia del bitcoin como moneda de curso legal. "El experimento del presidente salvadoreño Nayib Bukele de convertir al Bitcoin en moneda oficial junto al dólar, que es la moneda desde 2001, no ha ido bien", afirma hoy Foreing Policy.

En estos tres meses el presidente ha anunciado la compra de 1.370 bitcoins en los cuales se han gastado al menos US$168,9 millones de dinero de los salvadoreños sin que se sepa de qué partida presupuestaria, quiénes los tienen en su poder, cómo los están administrando, entre otros datos que deberían ser de conocimiento público. A lo anterior se agrega el anuncio de Bukele, el pasado 20 de noviembre, de un proyecto denominado “Bitcoin City”, un proyecto financiado inicialmente con bonos de dicha criptomoneda.

Tras el bono de US$30 de bitcoin que recibieron los usuarios en Chivo Wallet para impulsar su uso no se ha usado de nuevo en la mayoría de la población. El sistema de Chivo App falló en capturar la foto de los nuevos usuarios. Los medios de El Salvador han informado que algunos ciudadanos recurrieron al "robo de identidad" en un intento por obtener US$30 en bitcoins (BTC) a través de la billetera y aplicación Chivo del gobierno. El especialista en sistemas Mario Gómez, consultado por La Prensa Gráfica, estimó que pueden haberse robado cerca de US$99 millones, el equivalente a unos 1.833 bitcoins, de los registros de la Chivo Wallet. Eso equivale a la inscripción de unos 3,1 a 3,4 millones de salvadoreños, o cerca de la mitad de la población, lo que para él es muy improbable.

“Me atrevería a decir que muchos registros en Chivo han sido fraudulentos. El sistema de verificación de identidad no ha funcionado bien desde el día cero y ahora tenemos un nivel de adopción que se aleja completamente de la realidad”, señaló.

“El Salvador no puede imprimir sus propios dólares, por lo que Bukele necesita financiar urgentemente su gasto deficitario. El Fondo Monetario Internacional no le ha prestado al país los mil millones de dólares que pidió Bukele y ha indicado su gran preocupación por el esquema de Bitcoin”, señaló el artículo de Foreign Policy.

Hasta ahora, se han instalado 30 cajeros automáticos de Bitcoin para enviar remesas en Atlanta, Chicago, Houston y Los Ángeles. Sin embargo, la mayoría de las remesas anuales de US$6.000 millones de El Salvador, aproximadamente una cuarta parte del Producto Interno Bruto de la nación, todavía proviene de transferencias de dinero y muchos desconfían de la volatilidad de la criptomoneda.

Los problemas financieros de El Salvador permanecen

Para el economista Ricardo Castaneda, del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi), el proyecto 'Bitcoin City' es “arriesgado” y el anuncio de que El Salvador coloque bonos respaldados con Bitcoin “en realidad es una medida desesperada”. Castaneda señaló que, de acuerdo con la poca información que se tiene, en El Salvador “se crearía un especie de bolsa de valores donde se colocarían estos bonos”. “Si esto le sale bien, el presidente Bukele será un ejemplo y podrá decir a los organismos multilaterales y a la comunidad internacional que no los necesitamos, pero si esto sale mal quien va a perder es toda la población”, advirtió.

Explicó que se ha dicho que el Gobierno colocaría US$1.000 millones a una tasa de interés de 6,5% y “cualquier inversionista con un poco de conocimiento en tema de finanzas nunca le compraría al Gobierno, en estos momentos, bonos a una tasa tan baja”. “Esto significa que la apuesta que está haciendo el presidente es que quienes compren este tipo de instrumento sean personas que estén tan enamoradas con el Bitcoin y que no les va a importar tomar en cuenta que en El Salvador existe mucho riesgo y que la situación financiera es muy complicada”, dijo. Y agregó: “Vamos a ver si realmente el anuncio del Bitcoin City es tan potente como para enamorar a los bitcoiners y prácticamente cerrar los ojos a la realidad y prestar el dinero al Gobierno. El desafío es muy grande”.

Foreing Policy subrayó que el Fondo Monetario Internacional aún no ha logrado un acuerdo por US$1.000 millones con el Gobierno de Bukele. Ha indicado múltiples preocupaciones sobre la trama del Bitcoin. “Bukele, conocido por un populismo que es mitad aspirante a dictador, mitad Elon Musk, anunció una vez más la política nacional desde el escenario: en la Conferencia Latinoamericana de Bitcoin y Blockchain el 20 de noviembre, Bukele subió al escenario con una animación de un radiante platillo volante y describió sus planes para Bitcoin City: una nueva ciudad chárter que se construirá desde cero, centrada en la minería de bitcoins y alimentada por un volcán”, describe.

Para financiarlo, el gobierno pretende emitir US$1.000 millones en bonos Bitcoin o “bonos volcánicos” que se emitirían a 10 años. “Los tenedores de la deuda soberana existente de El Salvador (los tenedores actuales de bonos salvadoreños) no estaban impresionados” por la noticia, pues para ellos “los bonos volcánicos serían una inversión estrictamente peor que comprar los bonos existentes en el país y cubrirlos con bitcoins”, debido a la volatilidad de los criptoactivos.

El problema es que minar bitcoins en El Salvador no tiene sentido económico, dice Foreign Policy. La minería de Bitcoin es un proceso de desperdicio competitivo de electricidad para adivinar un número ganador cada 10 minutos aproximadamente”. Además, explica que el precio promedio mundial de la minería de bitcoins es de alrededor de cinco centavos por kilovatio-hora, pero las tarifas industriales en El Salvador son de 13 a 15 centavos por kilovatio-hora. En un período de cuatro días, la operación de Berlín extrajo US$269 de Bitcoin, y se estimó que había gastado al menos US$4.672 en electricidad para hacerlo.

Bitcoin City, una ZEDE más

En 2014 la empresa privada presentó un proyecto parecido, y en 2018 el Gobierno del FMLN creó otra propuesta. Ninguna prosperó. "No tendremos impuesto sobre la renta, para siempre. Sin impuestos sobre las ganancias, cero impuesto sobre la propiedad, ni impuestos sobre las contrataciones, cero impuestos municipales y cero emisiones de CO2. Los únicos impuestos que van a tener en ‘Bitcoin City’ es el IVA", detalló Bukele en una fiesta organizada por el gobierno a manera de clausura de la semana bitcóin.

Esta iniciativa recordó a proyectos anteriores que no prosperaron por irregularidades legales que presentaban. Por las características anunciadas, se le ha comparado con las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE), que fue una propuesta que la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP) presentó en el ENADE de 2014.

Cuatro años después, el gobierno del entonces presidente Salvador Sánchez Cerén quiso hacer algo parecido con las Zonas Económicas Especiales (ZEE), que buscaba ser implementada en la zona oriental tras abrir relaciones diplomáticas con China. Sánchez Cerén lanzó una propuesta de “Zonas Económicas Especiales” que incluía una en La Unión, pero la normativa que les daría vida no logró aprobarse en la Asamblea Legislativa. La ley planteaba exoneración de impuestos durante 25 años a las empresas que se establecieran en dichas zonas.

Ahora, con la propuesta de Bukele economistas señalan que estos proyectos son injustos y afectan a los más vulnerables. "Es una especie de ZEE O ZEDE como hay en Honduras. La verdad que este tipo de iniciativa, lejos de poder mejorar las condiciones de vida las terminan afectando porque en este caso habrían incentivos fiscales de por vida, que mientras opere una empresa ahí nunca va a pagar impuestos. Esto es sumamente injusto porque implicaría que el resto de la población es quien tenga que estar pagando", aseguró Ricardo Castaneda, economista del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (ICEFI). Además, dijo que si se van a emitir bonos para construir este tipo de ciudades, significa que quien lo va a pagar es toda la población.

Bukele prometió que la energía geotérmica proveniente del volcán de Conchagua proveerá de energía a toda Bitcoin City. Sin embargo, aún no hay ninguna planta geotérmica en Conchagua. El proceso de minado del bitcóin consiste en que los llamados mineros, mediante potentes equipos de computación, resuelven problemas matemáticos en la "blockchain" y quien lo hace más rápido recibe las nuevas criptomendas generadas. Foreign Policy insiste: "el problema con el minado de bitcoins en El Salvador no tiene ningún sentido económico".

La potencia informática que se necesita para minar criptomonedas, por supuesto, necesita energía, y la que genera el bitcoin ya representa 0,52% del consumo de electricidad de todo el mundo. En perspectiva, si el token fuera un país tendría un consumo de energía similar al de Argentina o los Países Bajos, según las cuentas que realiza el Cambridge Bitcoin Electricity Consumption Index de la Universidad de Cambridge.

Las predicciones de Foreign Policy sobre el Bitcoin

El autor del texto David Gerard lanzó algunas predicciones sobre lo que puede pasar con el Bitcoin en los próximos meses:

- ”Es probable que los bonos volcánicos terminen en manos de los tenedores de Bitcoin, que los compran como una “acción de memes” participativa, en lugar de una inversión normal. El salvadoreño común tiene poco uso de bitcoin, así que los bonos volcánicos son la forma que tiene Bukele de llevar el dinero de los tenedores de Bitcoin a la economía salvadoreña y contarlo como dólares”.

- ”Bukele se atreverá a descartar todo esto mientras pueda, y periódicamente arrojará nuevos planes sobre la mesa como distracción. Si puede mantener el poder, los usuarios de Bitcoin descubrirán que les ha quitado su dinero. Si no puede mantener el poder, entonces su sucesor no sentirá amor por sus fracasados ​​esquemas de Bitcoin. Cualquiera de los escenarios termina con muchos usuarios de Bitcoin decepcionados, porque una economía nacional realmente no puede funcionar con un producto especulativo volátil y manipulado que no se puede utilizar como moneda”, señaló.

- Finalmente, Gerard lanzó una frase que muestra la principal consecuencia con un solo perjudicado: los salvadoreños. “Tanto los usuarios de Bitcoin como Bukele parecen pensar que el otro es un tonto a quien tomarán por todo lo que tienen. Es posible que ambos pierdan. Como, por supuesto, las verdaderas víctimas: 6.5 millones de salvadoreños”.

RELACIONADAS