Claves Del Día
Fecha de publicación: 2021-11-28

Xiomara Castro: 'Fuera la corrupción, narcotráfico y las zedes'

Xiomara Castro obtuvo 579,017 votos (53.6%), seguido por el candidato del Partido Nacional, Nasry Asfura, 367,989 votos (33,8%), y en el tercer puesto figura Yani Rosenthal, del Partido Liberal, 98,720 (9%).

Por La Prensa (Honduras) / BBC

La candidata del partido Libre, Xiomara Castro, quien va en alianza con el partido Salvador de Honduras y el partido Innovación y Unidad-Social Demócrata (PINU-SD), encabeza los resultados de las elecciones generales de Honduras, dado a conocer por el Consejo Nacional Electoral (CNE) en la noche del domingo.

En total se han procesado 1,121,265 votos en los 18 departamentos del país. De las 18,293 Juntas Receptoras de Votos (JRV) distribuidas en todo el país en 5,755 centros de votación, el CNE ha escrutado 5,653 actas en el nivel presidencial, equivalente a un 30%. Más de 3,2 millones de hondureños ejercieron su derecho al voto, lo que supone el 62 % de los más de 5 millones habilitados.

El CNE dijo que el proceso electoral “fue exitoso” y afirmó que “ningún candidato o candidata se puede declarar ganador” hasta que el órgano electoral procese todas las actas. La campaña ha estado marcada por una violencia política que alcanzó "niveles inquietantes", como denunció Naciones Unidas. Durante el último año se registraron al menos una treintena de asesinatos por motivaciones políticas, que fueron acompañados de acusaciones de corrupción y narcotráfico entre algunos candidatos que salpican incluso al actual presidente, Juan Orlando Hernández.

"¡Ganamos, Ganamos! El pueblo se ha manifestado", fueron las primeras palabras de Xiomara Castro. "Hoy el pueblo ha hecho justicia, revertimos el autoritarismo y el continuismo". Prometió un Gobierno reconciliador. "Les brindo la mano a mis opositores porque no tengo enemigos, llamaré a un dialogo a partir de mañana con todos los sectores de la nacionalidad hondureña": Xiomara Castro.

La candidata dijo que buscará eliminar el odio, la guerra, la corrupción, el narcotráfico, el crimen organizado. "No más pobreza, ni miseria en Honduras", recalcó.

¿Qué son las ZEDES?

Xiomara Castro pregona un "socialismo democrático" y propone despenalizar el aborto, reducir las comisiones que cobran los bancos a los receptores de remesas, crear una comisión internacional contra la corrupción con apoyo de la ONU y la derogación de una serie de leyes adoptadas en los últimos años.

Una de ellas, la que creó las polémicas Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDES), por considerar que sirven de refugio para corruptos y narcos por su carácter autónomo. Regrese o no la izquierda, los retos del país son claros. Uno es la economía.

En el último lustro, la economía de Honduras ralentizó su crecimiento, lastrada por la inseguridad y la corrupción. En 2020, el Producto Interno Bruto (PIB) del segundo país más poblado de Centroamérica cayó un 9% por los efectos de la pandemia y de dos potentes huracanes que golpearon la zona. Las proyecciones del Banco Mundial muestran que la proporción de personas que viven por debajo de la línea de pobreza de US$5,5 al día habría aumentado al 55% en 2020; esto es, más de 700.000 nuevos pobres.

Además, de 2019 a 2020, la tasa de desempleo casi se duplicó al legar al 10,9% y la de subempleo pasó del 60,6% al 70,7%. En septiembre de 2021, unos 3,3 millones de hondureños -un tercio del país- enfrentaban inseguridad alimentaria aguda. Quien triunfe el domingo recibirá un país con más de US$15.000 millones en deuda pública, que representa un 57% del PIB. De ese total, unos US$8.172 millones corresponden a deuda externa, reporta la agencia Reuters.

La izquierdista Castro propone "readecuar" y "auditar" la deuda, mientras que la política de Asfura podría implicar una mayor colaboración con el Fondo Monetario Internacional (FMI), con el que el país tiene un acuerdo y una línea de crédito. Mejorar estas condiciones es clave para frenar la migración. En el año fiscal 2021, que terminó en septiembre, los hondureños representaron casi la mitad de los 701.049 centroamericanos detenidos en la frontera suroeste de Estados Unidos, según cifras de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de ese país. El dinero que envían los migrantes hondureños -que residen mayormente en Estados Unidos- representa el 22% del PIB del país centroamericano, uno de los porcentajes más altos de la región.

En lo social, el posible regreso de la izquierda podría suponer la llegada de políticas más progresistas, pero esto podría chocar contra las creencias conservadoras de buena parte de la sociedad hondureña.

Un claro ejemplo se vio cuando el programa de gobierno de Libre contempló incluir en los centros de enseñanza "educación sexual inclusiva para personas LGTBIQ+". Tras la polémica creada en redes sociales, la propuesta fue eliminada alegando que fue "un error".

Según Tiziano Breda, analista para Centroamérica del International Crisis Group, "Libre ha desarrollado una posición más pragmática y cordial para encontrar sinergias con ciertos sectores. Es menos radical que en el pasado, lo que creó muchos anticuerpos que favorecieron que el PN se quedara en el poder jugando con esas tensiones".

RELACIONADAS