Claves Del Día
Fecha de publicación: 2021-11-25

Mujeres STEM de Centroamérica: sin barreras en el campo digital

El panel Mujeres STEM y Economía Naranja, en el segundo día de Mujeres Desafiantes 2021, contó con valiosos aportes de quienes han sido protagonistas de la transformación digital. Un diálogo sorprendente con científicas y tecnológicas fuera de la caja, innovando en Centroamérica y fuera de ella.

Por Ingrid Roldán Martínez, E&N

Fueron invitadas Kemly Camacho, cofundadora y coordinadora de la Cooperativa Sulá Batsú; Marie André Destarac, guatemalteca, Project Manager del exoesqueleto atlas para la empresa española Marsi Bionics; Iliana Benítez, CEO y productora innovadora en Vertex Studio; Wendy Jordán, fundadora y chief operations officer de Encuentra24; Keyla Bermúdez, desarrolladora para Canu Arts Videogame Development Studio y para Stone Ball Studio. La ciencia y la tecnología hermanadas en proyectos de beneficio para las poblaciones de los países centroamericanos tiene un punto en común, la participación (o dirección) de mujeres profesionales en este ámbito.

Sin embargo, el camino no ha sido fácil. Ellas han tenido que abrirse paso en espacios mayoritariamente masculinos. Los aportes de las centroamericanas a la ciencia y la tecnología se traducen en exitosos proyectos que hacen la diferencia dentro y fuera de la región, especialmente en esta época en la que la transformación digital se aceleró y hubo cambios profundos en muchos y variados campos.

La pregunta inicia ineludible de este panel, moderado por Karla Andino fue: ¿qué barreras les tocó superar?

Uno de los primeros aspectos que resaltaron las mujeres STEM es la necesidad de acercar a las niñas y jóvenes a la posibilidad de estudiar carreras científicas y tecnológicas.

WENDY JORDAN: LA PANDEMIA ABRIÓ PUERTAS

Wendy Jordan, fundadora y chief operations officer de Encuentra24 enfocó su respuesta desde el punto de vista de cómo las niñas pueden ingresar desde temprano en las industrias STEM. “Es de mucha importancia que, desde el hogar, desde la comunidad, desde las escuelas si alguna niña tiene interés en una de estas carreras empecemos a escucharlas, no solo desde la familia inmediata sino toda persona que esté alrededor de ella, que entiendan cómo y qué se necesita para brindarle ese apoyo de una forma muy diferente”, dijo.

Son niñas que a lo mejor no saben dónde encontrar la orientación que necesitan. “Es posible que su arte lo escriban con un lenguaje de código, de programación, que probablemente los que estén alrededor de ellas no lo puedan entender, no lo puedan comprender y no saben cómo apoyarla. Es importante porque si trabajas en tecnología o si tiene interés en tecnología es una rama que cambia mucho, que cambia dinámicamente y no es solamente un curso, un libro o un dispositivo, es muchísimo más”, expuso Jordan.

Para Wendy Jordan la pandemia abrió una puerta de oportunidad. “Iniciamos casi como un espacio alternativo, pero con la pandemia nos convertidos en el único espacio que había. Muchas empresas se sumieron en el cambio, en un perÍodo muy corto les tocó hacer esa transformación digital, buscaban una plataforma de comercio electrónico para pagos, logística, marketing que están al rededor del comercio electrónico, el e-commerce era parte de la estrategia de cada uno de los países en América Latina”, enfatiza

KEMLY CAMACHO: TECNOLOGÍA PARA LAS MUJERES INDÍGENAS

Kemly Camacho, cofundadora y coordinadora de la Cooperativa Sulá Batsú, asociativa autogestionaria que trabaja en el tema de las tecnologías digitales para el desarrollo local y que a su vez impulsa, apoya y promueve el desarrollo de emprendimientos colaborativos de base tecnológica orientados a la resolución de problemáticas sociales, está muy convencida de que las tecnologías digitales y la ciencia en general son una oportunidad para el desarrollo de todas las poblaciones. “Pero también tenemos que generar las condiciones para que estas poblaciones se sientan incluidas en el desarrollo de una ciencia y una tecnología que le sirva, no podemos basarnos en una ciencia y tecnología que nada más responda al mercado, comprender qué ciencia y qué tecnología requieren las mujeres indígenas y cómo combinar los saberes y la ciencia indígena”,enfatiza.

Más allá del estigma de si ciertas carreras son para hombres o para mujeres, hay un imperativo de que hay talentos que necesitan de oportunidades y muchas veces no hay las condiciones para desarrollarlos. El acceso se ve más limitado para poblaciones indígenas o afrodescendientes que viven en comunidades remotas. Y cuestiona, ¿Por qué las carreras tecnológicas no están atrayendo a las jóvenes?

MARIE ANDRÉ DESTARAC: ROBÓTICA PARA ENRIQUECER VIDAS

Marie André Destarac Eguizabal, guatemalteca, project manager del exoesqueleto ATLAS para la empresa española Marsi Bionics, es doctora en Automática y Robótica con mención cum laude por la Universidad Politécnica de Madrid. Destacó las redes que se pueden tender entre científicas de la región. “Intento impulsar el tema de la ciencia, especialmente en niñas. Es lo que nos toca cuando vamos abriendo camino. Tu voz, tu experiencia tiene valía como el de cualquier persona. En Europa hay una educación básica para todos no importa si eres hombre o mujer” y eso constituye una ventaja, algo que no siempre sucede en nuestros países.

Para ella no fue fácil tomar la decisión de dejar su familia, sus amigos, su trabajo y su país, para ir a estudiar a España pero la impulsó el deseo de profundizar en el campo que ya había comenzado a trabajar en Guatemala: la robótica. “Gracias a la robótica se puede poner de pie a niños que padecían una enfermedad incurable, ayudar a mujeres, demostrarles que no hay barrera que aquello que deseamos se puede lograr”.
A la pregunta de si ¿los robots vienen a cambiar el mundo? Marie André responde que cuando comenzaron a usarse las computadoras mucha gente pensó que iban a desplazar el ser humano, pero se convirtieron en una herramienta de trabajo. Compartió que durante la pandemia se crearon muchos robots para apoyar en los hospitales. “La robótica viene a darle herramientas al humano que antes no tenía”, dice.

KEYLA BERMÚDEZ: ME DECÍAN QUE (LOS VIDEOJUEGOS) ERAN PARA VARONES

Respecto a la idea de si hay carreras para hombres y para mujeres, Keyla Bermúdez, desarrolladora para Canu Arts Videogame Development Studio y para Stoneball Studio, respondió que es un tema de machismo, ya que por años se han hecho divisiones en ciertas áreas como arquitectura e ingeniería. “Cuando estaba en el colegio me decían que eso (los videojuegos) era para varones, mis guías me lo decían, pero un día analizando, pensé que el cerebro humano es el cerebro humano no tiene que ser para x cosa”.

“Trato de explicarles a jóvenes, hombres y mujeres, que se quiten la barrera de género, que no se estigmaticen”,planteó. Ella eligió un campo en el que en su país, Costa Rica, hay muy pocas empresas. “Tengo 12 años trabajando en esto y he podido mantener incluso colaboradores, hemos podido salir adelante”, dice.

Bermúdez trabaja en la industria de videojuegos. “Son muy pocas las empresas locales que se dedican formalmente a esto”. Reconoce que muchos jóvenes quieren dedicarse a algo similar, pero no saben dónde empezar o no lo abordan formalmente.

ILIANA BENÍTEZ: REALIDAD VIRTUAL, ROBOTS Y APPS PARA MUJERES

El campo en el que se ha desarrollado Iliana Benítez, tiene que ver con la simulación que integra motores de juegos con inteligencia artificial. Ella es CEO y productora innovadora en Vertex Studio, empresa salvadoreña. Dentro de sus proyectos relevantes se encuentra MedixLab. Es desarrolladora tecnológica del primer laboratorio de Realidad Virtual en Salud para El Salvador. También es cofundadora de Roboxmaker, startup de tecnología que ha creado su propia plataforma para ensamblar robots virtuales y es cofundadora e inversionista de Línea Rosa App una aplicación de transporte de mujeres para mujeres en El Salvador.

Acerca de su empresa dice que es algo completamente diferente, que no se hacía en El Salvador. Iliana compartió que vivía en Estados Unidos con su familia y decidieron regresar a su país natal hace 12 años. Querían impulsar una industria de video juegos, pero al final el mercado es muy corto y volvieron a buscar el mercado de Europa. “Hace dos años pensamos en crear laboratorios de realidad virtual en salud”, comparte. Se dieron cuenta de que había estudiantes de enfermería que al entrar a sala de operaciones o en la práctica de su carrera veían que no era eso lo que les gustaba. De esa cuenta crearon esta herramienta que se usa en el campo de la salud.

“Nos hemos enfocado en educación y salud, pero la aeronáutica lo ha hecho antes ¿Qué necesitamos? Conectividad para llegar a esas personas en áreas remotas, a las personas de escasos recursos”, enfatiza.

CONSEJOS DE LAS STEM PARA LAS NIÑAS

Como un mensaje puntual a las niñas y adolescente, Destarac comenta que “no hay sueño y meta tan grande que no podamos conseguir. Un segundo consejo es creer en uno mismo aun cuando el entorno no cree en nosotras mismas y trabajar por corregir las debilidades”. Benitez recomienda rodearse de buenos mentores. “Preguntá, que no nos vean alejadas de la realidad porque estamos en el entorno”, dice.

Para Camacho, crear ciencia y tecnología con otras mujeres es más fácil si vamos juntas. Al final es eso, recorrer el camino acompañada hace el trayecto más fortalecido.

RELACIONADAS