Claves Del Día
Fecha de publicación: 2021-11-21

Los 4 pilares que sustentarán el futuro del trabajo

La pandemia ha acelerado muchas de las tendencias que ya estaban emergiendo (de manera más bien tímida) en el universo del trabajo y que ahora han eclosionado.

Por MarketingDirecto.com

Hay toda una miríada de fuerzas que están reinventado por completo (y de manera irreversible) la manera en que trabajamos. Precisamente por esta razón es importante que las empresas se adelanten a los cambios en el mundo del trabajo para mantener incólume el engagement de su plantilla.

La pandemia ha acelerado muchos de las tendencias que ya estaban emergiendo (de manera más bien tímida) en el universo del trabajo. Y mientras algunas compañías tratan de bregar como pueden con lo que consideran consecuencias meramente temporales del coronavirus, otras empresas están yendo más allá para examinar lo que los cambios que han eclosionado en los últimos meses podrían significar a largo plazo.

De acuerdo con un artículo publicado por Carol Sankar en Inc., todo apunta a que el futuro del trabajo bailará (de manera impepinable) al son de estas tendencias:

1. Desarrollarse profesionalmente al abrigo de una única empresa es cosa del pasado

Atrás quedaron los días en que los empleados desarrollaban su completa carrera profesional en el seno de una misma empresa y se retiraban con una suculenta pensión bajo el brazo.

De acuerdo con un reciente informe de PwC, el 60% de los trabajadores tiene el pleno convencimiento de que muy poca gente continuará teniendo trabajo estable en los tiempos venideros.

En esta misma línea, una investigación emprendida por Deloite concluye que el 49% de los millennials tiene previsto abandonar su puesto de trabajo en el transcurso de los próximos dos años. Conviene recordar, además, que la Generación del Milenio supera crecientemente en número a los «baby boomers» en la galaxia laboral, por lo que esta actitud hacia el trabajo se está convirtiendo en la prevalente en los entornos profesionales.

Teniendo en consideración los múltiples y cuantiosos gastos solapados a la elevada tasa de rotación en la plantilla, las compañías harían bien en redefinir los beneficios más adecuados para atraer y retener mejor al talento que habita en sus entrañas.

2. El trabajo «freelance» es el futuro

El trabajo «freelance» está en la cresta de ola (en buena medida gracias a la renuencia de muchos empleados a permanecer durante largo tiempo en una única empresa).

Un estudio llevado a cabo en Estados Unidos por Upwork revela que el 36% de la fuerza laboral allende los mares trabaja actualmente de manera autónoma. Y no solo eso. El 58% de los trabajadores «tradicionales» que se acogieron al teletrabajo durante la pandemia contempla actualmente una transición hacia el universo «freelance».

En este nuevo contexto las compañías deben comprender adecuadamente los desafíos y las oportunidades emanados del trabajo con profesionales «freelance». Aun cuando los trabajadores autónomos pueden mermar los costes de las compañías sin que ello implique una renuncia a la calidad, un profesional «freelance» no siempre es la mejor opción en proyectos a largo plazo.

3. La automatización está pisando a fondo el acelerador

En lugar de apostar por la contratación de nuevos empleados o de profesionales «freelance», algunas empras se están refugiando en los brazos de la automatización. Se estima, por ejemplo, que el 51% de las compañías utiliza herramientas de automatización enfocadas al marketing.

Con la automatización a su vera, las empresas aspiran a convertirse en más eficientes y ágiles en sus estructuras. Al fin y al cabo, la automatización permite a las compañías brindar un arco más amplio de servicios de atención al cliente y compilar también más datos y de más calidad.

Sin embargo, pueden emerger problemas cuando las empresas y sus trabajadores no saben cómo implementar adecuadamente las herramientas de automatización a su disposición.

Invertir en automatización puede dar fuelle a la productividad, pero las compañías deben tomarse la molestia de comunicarse eficazmente con sus empleados para extraer el máximo potencial de esa automatización. La comunicación poco fluida puede acabar degenerando en frustración y resistencia al uso de las herramientas de automatización.

4. La flexibilidad es absolutamente clave

Durante la pandemia muchos trabajadores tuvieron la oportunidad de trabajar en remoto y descubrieron así la flexibilidad solapada a esta fórmula. De hecho, un informe de Microsoft concluye el 71% de los empleados desea tener la opción de trabajar desde casa al menos varios días a la semana.

La tecnología en la nube, las videollamadas y las herramientas de mensajería online hacen el trabajo en remoto perfectamente factible. Además, apostar por la flexibilidad emanada del teletrabajo ayuda a las empresas a conectar con «pool» de talento potencialmente mucho más amplio.

RELACIONADAS