Claves Del Día
Fecha de publicación: 2021-10-22

GAFI reclama acción urgente a Panamá y pone fecha límite

El organismo insta al país a completar el plan de acción. Si en la próxima plenaria no ve un nivel de avance suficiente, considerará dar nuevos pasos, incluyendo la posibilidad de caer en la lista negra.

Por La Prensa (Panamá)

El Grupo de Acción Financiera (GAFI) urgió ayer a Panamá a culminar, para febrero de 2022, el plan de acción acordado para abordar las deficiencias en materia de prevención de lavado de dinero. En un comunicado y en una rueda de prensa que siguieron a la plenaria celebrada en París, el organismo elevó el tono del mensaje respecto a Panamá.

A una pregunta de este diario, Marcus Pleyer, presidente del GAFI, dijo que están muy preocupados por el ritmo de progreso que ha tenido Panamá en el plan de acción.

El plan de acción fue acordado entre el organismo internacional y el Gobierno panameño en 2019, cuando el país ingresó en la lista gris, y contiene 15 items o acciones para abordar las deficiencias detectadas en el régimen de prevención de blanqueo de capitales y financiamiento del terrorismo.

En la plenaria anterior, celebrada en junio, Panamá había cumplido ampliamente cinco puntos del plan y, en la nueva evaluación, el número subió a siete. Por lo tanto, aún quedan ocho puntos pendientes. Pleyer recordó que todos los tiempos pactados originalmente habían expirado en enero de este año.

El GAFI acentuó el sentido de urgencia para avanzar en el plan de acción y marcó como fecha límite febrero 2022. “Si no hay suficiente progreso, el GAFI considerará los siguientes pasos, que podrían incluir ubicar al país en nuestra lista de jurisdicciones de alto riesgo, la llamada lista negra”, sostuvo el alemán Pleyer, en la conferencia de prensa posterior a la plenaria.

Panamá sigue en la lista gris junto a otras 22 jurisdicciones. A esa relación se suman Jordania, Mali y Turquía y salen de ella Botsuana y Mauricio. En la lista negra solamente están Irán y Corea del Norte.

El abogado Carlos Barsallo, presidente del Capítulo Panameño de Transparencia Internacional, dijo que las consecuencias de un eventual ingreso en la lista negra serían “muy negativas”. Dijo que los efectos estarán directamente relacionados con la actitud que tome la Red de Control de Delitos Financieros (FinCEN), oficina del Departamento del Tesoro de Estados Unidos que tiene las atribuciones de una unidad de inteligencia.

Una advertencia de FinCEN a los bancos complicaría las relaciones de corresponsalía de los bancos panameños, ya que se exigirían medidas de debida diligencia mucho más estrictas, lo que implica mayores gastos. Entonces, los bancos corresponsales tendrían que evaluar la relación entre el costo y el beneficio de mantener esa vinculación. “Es un escenario que no se puede considerar que deba llegar. Es impensable estar en una lista con esos dos compañeros de baile”, sostuvo.

Julio Aguirre, consultor financiero y experto en prevención de blanqueo de capitales, dijo que en el evento de caer en la lista negra, todo tipo de transacciones internacionales tendrá un manejo más difícil, no solo para los bancos, sino para cualquier tipo de empresa. “El país tiene que unirse de plano porque no podemos permitir que eso pase”, advirtió.

Aguirre se refirió al proyecto de ley 624, que introduce reformas a varias leyes del régimen de blanqueo de capitales y que fue aprobado en primer debate el pasado miércoles, a pesar de que había sido presentado en abril a la Asamblea.

Dijo que tras la aprobación de la ley, se debería implementar un plan de ejecución inmediato sobre los cambios que introduce para reguladores y para el sector privado. Aunque no se lograrán resultados inmediatos, dijo, sí se tendrán resultados previstos, sostuvo. Y si se muestra que el sector privado es parte del compromiso, verán a Panamá con otra cara, añadió.

Desde el Gobierno han señalado en ocasiones anteriores que la aprobación de la ley, por sí misma, no se traducirá en la salida de las listas, pero sí es una herramienta que ayudará en ese objetivo, ya que refuerza el régimen de prevención y los mecanismos de intercambio de información fiscal.

Temas pendientes

Entre las tareas pendientes identificadas por GAFI están el mejor entendimiento de los riesgos de lavado de dinero y financiamiento del terrorismo de las personas jurídicas; asegurar sanciones efectivas, proporcionales y disuasivas contra violaciones al régimen de lavado de activos; garantizar una adecuada verificación de información actualizada de los beneficiarios finales por los sujetos obligados y el acceso oportuno de las autoridades competentes, estableciendo mecanismos efectivos para monitorear las actividades de entidades offshore, y demostrar la capacidad para investigar y procesar el lavado de dinero vinculado a delitos fiscales en el extranjero y prestar una cooperación internacional constructiva y oportuna en relación con dichos delitos.

FMI: régimen de prevención de blanqueo se debe reforzar

Nigel Chalk, director interino del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Moneterio Internacional (FMI), señaló que es muy importante que los temas vinculados al intercambio de información fiscal y al régimen de prevención de blanqueo de capitales sean abordados por Panamá.

A una consulta efectuada por este diario en una rueda de prensa celebrada ayer, Chalk dijo que el régimen de prevención de blanqueo de capitales necesita ser reforzado, pero también señaló que tienen la confianza de que las autoridades panameñas están muy comprometidas en abordar estos aspectos.

Chalk compareció ayer para hablar sobre las perspectivas económicas regionales. El FMI mantuvo en 12% la estimación de crecimiento de Panamá para este 2021. Dijo que es una de las economías con mayor crecimiento en la región, tras la fuerte caída del año pasado. La campaña de vacunación, la reactivación de la construcción, el crecimiento de la minería y el aumento del comercio global que beneficia al Canal son algunos de los dinamizadores de la economía.

RELACIONADAS