Claves Del Día
Fecha de publicación: 2021-08-11

Cambio climático traerá más sequías para Centroamérica

Sequías, aumento del nivel del mar, ciclones tropicales más fuertes e incrementos en la temperatura media. Esos son las principales repercusiones que tendrá el cambio climático en Centroamérica, según el último reporte del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) difundido el lunes.

Por El Mundo / La República (Colombia)

"Se proyecta que América del Norte y Central (y el Caribe) experimentarán cambios climáticos en todas las regiones, con algunos cambios comunes y otros que muestran patrones regionales distintivos que conducen a combinaciones únicas de desafíos de adaptación y gestión de riesgos" señala el reporte en su apartado regional. El primer informe de evaluación del Grupo Intergubernamental sobre el Cambio Climático en siete años, adoptado el viernes por 195 países, analiza cinco escenarios de emisiones, del más optimista al más pesimista. Creado por la ONU hace tres décadas, el IPCC sintetiza regularmente los conocimientos científicos, los trabajos que establecieron el papel de la actividad humana en los desajustes y condujeron a hacer avanzar las negociaciones mundiales para limitar los gases de efecto invernadero.

En el caso de la región, el informe prevé que la acidificación de los océanos (a lo largo de las costas) y las olas de calor marinas (intensidad y duración) aumenten.

"Es probable que los ciclones tropicales y las tormentas severas se vuelvan más extremos. América del Norte central y occidental, que ya es testigo de más incendios forestales mortales, verá más incendios y sequías, así como más precipitaciones e inundaciones extremas. El Caribe y gran parte de América Central también sufrirán sequías continuas, pero los científicos anticipan una disminución de las precipitaciones", señala el reporte.

Por otro lado, el informe dice que "se espera que los ciclones tropicales (con mayor precipitación), tormentas severas y tormentas de polvo se vuelvan más extremos (Caribe, Costa del Golfo de EE. UU., Costa Este, Norte y Sur de Centroamérica)".

Sequías

Tanto en el sur de Centroamérica como en Sudamérica es muy probable un aumento en el número de días secos y una mayor frecuencia de sequías.

El aumento de factores como la sequedad, la aridez del suelo y el mayor riesgo de incendios forestales tendrá consecuencias potenciales en más de un sector, desde la agricultura, la conservación de bosques, la salud y los ecosistemas.

Los científicos han observado tendencias significativas de calentamiento entre 0,2°C y 0,3°C por década en los últimos 30 años y es muy probable que la temperatura siga aumentando incluso a un ritmo superior a la media mundial.

En este sentido, se espera que la región se vuelva más seca debido a una disminución en las precipitaciones y al aumento de la evaporación. Eso proyecta no solo un incremento en la gravedad de las sequías, tanto agrícolas como ecológicas, sino también en su duración.

El IPCC ubica el territorio desde la península de Yucatán en México hasta Panamá en la región denominada Centroamérica Sur (SCA, por sus siglas en inglés).

Temperatura global aumentará 1,5°C en 2040 si no frenamos el cambio climático

El cambio climático acelerado causaría un aumento de temperaturas antes de lo que estaba previsto, por lo que se deben reducir las emisiones de gases atmosféricos

Un nuevo informe emitido por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (Ipcc) alertó a los gobiernos sobre los signos del cambio climático acelerado que está viviendo el mundo actualmente. Los datos apuntan a que el calentamiento global crecerá 1,5ºC para las próximas dos décadas y no para 2050, como lo había previsto el Acuerdo de París, teniendo como consecuencia un crecimiento de los océanos 2,5 veces más rápido que en el siglo pasado. Esto, porque las concentraciones de dióxido de carbono son las más altas registradas en los últimos dos millones de años.

Claves del día: Clima extremo en todo el mundo: aumentan incendios e inundaciones

El informe, en el que participaron 234 expertos de 66 países, analizó más de 14.000 artículos científicos y referencias publicadas hasta el momento, para realizar una síntesis sobre los estragos que han causado los seres humanos en el cambio climático y los posibles escenarios futuros de la incidencia de los gases efecto invernadero.

Según el estudio hecho por los profesionales, se estima que el metano es el principal causante del calentamiento global, pues la temperatura actual es 1,1ºC más alta debido a las emisiones vertidas en el aire desde el siglo XIX y, si los cielos no estuvieran llenos de contaminantes y radiación solar, la tasa habría sido 0,5ºC. Los datos apuntan a que las emisiones de combustibles fósiles y aerosoles son responsables de 30% del aumento en las temperaturas a nivel mundial y, según Climate Action Tracker, los escenarios actuales conducirían a un calentamiento de entre 2,7°C y 3,6°C para el año 2100.

Según el Ipcc, es necesario reducir los gases de cualquier tipo para evitar un calentamiento catastrófico, pues estos ya son lo suficientemente elevados como para producir efectos a corto plazo, es decir un estimado a décadas y no a siglos. Los hallazgos aseguran que la última década fue la más calurosa que cualquier otro periodo de los últimos 125.000 años, momento en el que el mar era hasta 10 metros más bajo. La agricultura y combustibles han sido los principales elementos que han contribuido a una concentración de metano y óxido nitroso, superando cualquier punto en los últimos 800.000 años.

De acuerdo con Antionio Guterres, secretario general de Naciones Unidas, el informe es tan solo una alerta con datos consolidados y debe convertirse en ‘sentencia de muerte’ para el uso del carbón y combustibles como la gasolina, el diesel y los derivados del petróleo, que destruirán el planeta de forma mucho más rápida que la prevista por los científicos.

El documento además precisa que luego de haber ignorado por décadas las advertencias sobre la preservación del medio ambiente, ahora se está evidenciando un aumento en el ritmo de afectación para el clima en el planeta Tierra, por lo que fenómenos como los patrones de lluvia, ciclones e incendios forestales se están volviendo más destructivos y continuarán en una tendencia al alza durante los próximos años.

“Casi la mitad de las emisiones causantes del cambio climático resultan de nuestra manera de producir y utilizar los productos y alimentos, por eso, aunque la transición a las energías renovables y el aumento de la eficiencia energética serán esenciales para hacer frente a este fenómeno, lo cierto es que la transición a una economía circular es el pilar fundamental de la transformación”, comentó Luisa Santiago, líder de la fundación Ellen MacArthur para América Latina.

Santiago además precisó que los gobiernos latinoamericanos y las empresas de la región ya están considerando migrar a una economía circular, es decir, a una estrategia que busca reducir la entrada de materiales vírgenes a las fábricas.

Entre los efectos, la investigación apunta a que las olas de calor se han vuelto más intensas desde 1950, producidas en su mayoría por la incidencia humana pues algunos extremos calientes registrados habrían sido ‘extremadamente improbables’ si no fuese por los humanos. Además, con el paso del tiempo se ha visto una creciente tendencia de incendios forestales alrededor del mundo. El Amazonas, California, Australia y los incendios que desde hace varios días se vienen presentando en Grecia y Turquía son algunos de los hechos que lo reflejan.

El informe apunta a que hay varios impactos en el ambiente que ya no pueden evitarse, como el crecimiento del nivel del mar tras el derretimiento continuo del permafrost en el Ártico. Pese a ello, las acciones enérgicas pueden ralentizar ese fenómeno y, de esa forma, preservar las especies que habitan en esos ecosistemas. Si el calentamiento global se limita a 2ºC, se prevé que el nivel del mar aumente solo entre dos y seis metros durante los próximos 2.000 años, pero si se permite continuar con la tendencia acelerada, para el mismo periodo, podría crecer entre 19 y 22 metros y seguirá aumentando en los milenios siguientes.

El mensaje central del informe apunta a que, en las soluciones para evitar un cambio climático abrupto, se debe priorizar el no aumento de la fracción de grados mayor a 0,5°C y se deberá mantener en 1,5°C, pues los objetivos de cero emisiones netas de cada país no son suficientes, por lo que la eliminación de combustibles fósiles, cantidades de Co2 en la atmósfera, además de un mayor control en la industria del gas, pueden configurar la única solución a la problemática, que de ser así, verá avances positivos en 20 años.

RELACIONADAS