Claves Del Día
Fecha de publicación: 2021-07-19

Escasez de chips alcanza al negocio de refacciones de los concesionarios

Si bien los repuestos de partes de alto desgaste, como balatas, filtros y bujías, no se han visto afectados por el desabasto, hay algunos componentes electrónicos que sí lo están.

Por Expansión

La escasez de semiconductores no solo ha reducido la disponibilidad de vehículos nuevos en los pisos de venta de los concesionarios, sino que también está empezando a dejar espacios vacíos en los almacenes de refacciones.

Entre una pandemia que detuvo la actividad industrial durante varios meses, la escasez de chips y una devastadora tormenta invernal en Texas que afectó la producción de polímeros y resinas, la industria de autopartes ha estado luchando por mantener los inventarios de refacciones en el último año.

Svein Azcué, director de Mopar México, la marca de servicios, refacciones y accesorios originales de Stellantis, explica que si bien los repuestos de componentes de alto desgaste, como balatas, filtros y bujías, no se han visto afectados por el desabasto, hay algunos componentes electrónicos que sí lo están.

“Las partes mecánicas no tienen problema, pero si el cliente pierde sus dos llaves del vehículo, probablemente nos vamos a tardar un poco más en poderlas hacer, porque requieren microchips. Si se echa a perder la computadora del vehículo o algún componente electrónico, también podría haber un retraso”, dijo. La escasez de semiconductores obedece a la combinación de dos fenómenos. El primero fue el crecimiento exponencial e inesperado de la demanda de los consumidores de diversos productos electrónicos, como consolas de juegos, computadoras portátiles y televisores. La segunda es que la demanda de automóviles se recuperó y luego aumentó más rápido de lo esperado en 2020, tras la crisis inicial de producción y ventas, sin la capacidad de fabricación adicional establecida para adaptarse a esos aumentos.

Aún es muy incierto cuánto tiempo durará la escasez de chips, pero IHS Markit dijo en un informe de finales de abril que la oferta puede comenzar a estabilizarse hasta el cuarto trimestre, mientras que la recuperación llegaría a principios de abril de 2022. La reducción en la producción petrolera global durante el año pasado también ocasionó un desajuste en la oferta de algunos componentes base para producir aceites y lubricantes, lo que ha reducido también la oferta en el mercado.

Más noticias en estrategiaynegocios.net


“Afortunadamente, Stellantis tiene un acuerdo con Shell que nos garantiza el abasto de estos básicos y hasta ahora no hemos tenido problemas de desabasto, pero sí sé que hay otros (fabricantes) que han tenido problemas”, explica Azcué.

Demanda inesperada

Junto con la escasez de semiconductores, los cambios en el gasto de los consumidores durante la contingencia sanitaria ha cambiado la dinámica en el mercado de repuestos automotrices, que normalmente vería disminuir las ventas cuando aumenta la demanda de automóviles nuevos.

“El mercado de repuestos automotrices es típicamente anticíclico porque la demanda de refacciones normalmente está ligada al kilometraje de los autos y el desgaste es distinto en cada modelo”, explica Azcué.

Pero ahora la escasez de autos nuevos ha impulsado las ventas de seminuevos, lo cual ha detonado una demanda adicional de refacciones. A esto se suma un creciente interés en la accesorización de automóviles, ya que algunos consumidores han diversificado los usos que dan a sus vehículos y los están adaptando para trabajar o para hacer viajes más largos por carretera. Según datos de un concesionario de Stellantis, la venta de un coche nuevo deja alrededor de un 7% de utilidad, que baja a 3% si se otorga algún bono. Un accesorio deja entre 15 y 2%.



RELACIONADAS