Claves Del Día
Fecha de publicación: 2021-06-04

Panamá: Ocupación hotelera sin superar el 10%

La Cámara de Turismo de Panamá indica que menos del 50% de las compañías que participan en el sector no se han reactivado y se prevé que un número importante no volverá a abrir sus puertas.

Por La Prensa (Panamá)

Los datos del comportamiento del turismo en los primeros meses de 2021 indican que la recuperación de este sector tomará más tiempo de lo proyectado.

El movimiento de visitantes en el primer trimestre estuvo 78% por debajo de lo reportado en igual periodo de 2020, pero la cifra aumenta a 84% al contrastarse con el comportamiento de enero a marzo de 2019.

El año pasado, el movimiento de visitantes cayó 74%, mientras que la Contraloría General de la República calculó el ingreso turístico o gasto que realizaron los visitantes en el país en US$1.115 millones, un desplome del 75%.

Armando Rodríguez, presidente de la Asociación Panameña de Hoteles (Apatel), y Ernesto Orillac, presidente de la Cámara de Turismo de Panamá (Camtur), señalan que el volumen de entrada de visitantes no justifica el gasto operativo de los hoteles, agencias de viaje, operadores de turismo y demás empresas vinculadas al turismo, industria que en 2019 aportó, junto con el sector aéreo, más de $8 mil millones al producto interno bruto (PIB).

De acuerdo con Rodríguez, la ocupación hotelera no supera el 10% y se ha reactivado el 38% de los hoteles que operan en el país, donde están habilitadas más de 32.000 habitaciones para hospedaje público, de las cuales poco más de 20.000 están en la provincia de Panamá.

La cifra revela lo grave de la situación que atraviesa el sector, tomando en cuenta que el 12 de octubre de 2020, cuando el turismo retomó operaciones, solo el 36% de los hoteles atendieron el llamado.

Señala que la reapertura de hoteles como RIU significa un avance importante para el turismo, pero advierte que la imposición de medidas no consultadas con el sector privado, como regresar a un toque de queda desde las 10:00 p.m., crea incertidumbre entre empresas y viajeros.

“Hay muchos hoteles que no van a abrir hasta que el número de visitantes mejore, pero también estas medidas restrictivas de toque de queda, cuarentena a los viajeros, no ayudan al sector y las proyecciones indican que no habrá mejoría durante los próximos tres meses”, comentó.

Señala que de las 113.498 pruebas de Covid-19 que se han realizado desde octubre de 2020 hasta el mes de mayo pasado en el Aeropuerto internacional de Tocumen, solo el 1.5% han arrojado un resultado positivo. “Nadie dice que no debe haber control, pero no se pueden tomar medidas de cuarentena sin una base científica”, acotó.

El débil movimiento de visitantes alcanza a otras empresas que participan en el sector hotelero y que no han comenzado el proceso de recuperación tras el desplome registrado en 2020.

Orillac comenta que menos del 50% de las empresas turísticas se han reactivado y las que ya lo hicieron no han podido reactivar todos los contratos suspendidos.

A la fecha, unos 35 mil contratos de un total de 100 mil que fueron suspendidos se han reactivado. Agrega que la normativa establecida por el Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral (Mitradel) permite que las empresas turísticas extiendan hasta septiembre la suspensión de contratos.

“Los números no dan y no hay un plan de apoyo financiero para las empresas turísticas afectadas por el coronavirus, y el programa que se establecerá con los fondos que aportó el Banco Interamericano de Desarrollo será para empresas nuevas”, explicó Orillac.

Para Rodríguez y Orillac, existe una desconexión entre las decisiones que toma el Ministerio de Salud y el resto del Gobierno. Por un lado, la Autoridad de Turismo y el Fondo de Promoción Internacional están asistiendo a ferias para atraer a más visitantes, pero al mismo tiempo, las autoridades de salud imponen más medidas restrictivas que le quitan competitividad al país frente a otros mercados, opinaron.

Destinos como la Riviera Maya, Cancún y Cozumel, todos en México, estaban reportando hasta mediados de mayo una ocupación superior al 50%, la mayoría viajeros estadounidenses. En cambio, República Dominicana registra desde abril pasado una ocupación cercana al 70%.

Para Orillac, la clave para lograr una mayor apertura es acelerar el proceso de vacunación y permitir que los viajeros que demuestren que ya se aplicaron las dos dosis ingresen al país sin restricciones.

Por su parte, Fernando Fondevila, gerente general del Fondo de Promoción, comentó que “sin duda las cifras de ingreso de visitantes al país con respecto a 2020 han caído como ha sucedido a nivel global debido a la pandemia, pero reconocemos nuestra fortaleza como destino y por ello estamos trabajando proactivamente para tener un posicionamiento de liderazgo como destino turístico en la región”.

Añade que al haber estado en confinamiento por tanto tiempo, los viajeros están buscando destinos con espacios abiertos y seguros, atractivos que son pilares del plan de turismo sostenible del país.

RELACIONADAS