Claves Del Día
Fecha de publicación: 2021-05-31
Wooden blocks with icons of various types of insurance. Life insurance concept.

Grupo ASSA, mayor grupo asegurador en Centroamérica

Esta edición del Ranking E&N del sector seguros regional reunió las aseguradoras según sus grupos de origen. En este ejercicio, Grupo ASSA aparece como el mayor grupo asegurador en el istmo, con primas de US$684,8 millones, un incremento anual de 2,7%.

Por Pablo Balcáceres, Unidad de Inteligencia E&N

Los activos de Grupo ASSA ascienden a US$1.329,4 millones y, en su conjunto, reportó US$41,7 millones de utilidades.

Para estimar las cifras anteriores se consideraron las operaciones de las aseguradoras en todos los países de la región, al cierre de diciembre de cada año. Sin embargo, por la data disponible al cierre de esta nota, los apartados de activos y utilidades de las aseguradoras en Panamá se tomaron a septiembre de cada año. En cuanto a las primas se privilegiaron las primas brutas en la medida de lo posible.

Screenshot_5.435(800x600)

El español MAPFRE mantiene una presencia sólida en Centroamérica, con primas de US$584,7 millones, con lo cual se planta como el segundo lugar. El tercer bloque asegurador en la región lo conforma Pan-American Insurance Life Group, de origen estadounidense, gracias a sus US $338,4 millones en primas en toda la región, con excepción de Nicaragua.

Siempre en el rango superior a los US$300 millones en primaje, Grupo Sura continúa en la lista como cuarta posición (US $336,2 millones) y Corporación BI, de Guatemala, le sigue en el quinto (US $324,1 millones).

Otros grupos relevantes con primas que superan o coquetean con los US $100 millones son los siguientes: Grupo FICOHSA, de Honduras (US $145,2 millones), Grupo Financiero Atlántida (US $119 millones), Grupo LAFISE (US $93,4 millones); Grupo Banrural y Grupo Bolívar, de la marca Davivienda, ambos con US $85,9 millones y US$85,1 millones respectivamente.

Impacto de la pandemia

La pandemia por COVID19 ha representado el desafío mundial más importante en décadas. Ante ello, el sector asegurador ha mostrado una gran resiliencia, dice Giancarlo Caamaño Lizano, presidente de la Asociación de Aseguradoras Privadas de Costa Rica (AAP) y gerente general de ASSA en ese país.

En su mirada retrospectiva, Caamaño Lizano contextualiza que al inicio de la pandemia había mucha información desconocida sobre el virus y, todavía aún, sobre sus efectos a mediano y largo plazo. "Para ciertas coberturas y pólizas esto significa un desafío sobre cómo nuestras compañías aseguradoras vamos a analizar y a procesar esa información que sale día a día con respecto al virus”, sopesa el representante gremial.

A pesar de ello, cree que la industria se adaptó velozmente a los retos del año pasado. “Las compañías han hecho un esfuerzo digno por estar a la altura. La primera adaptación que se hizo de manera exitosa y muy rápida fue migrar de un esquema de atención presencial a uno digital, por la salud de los asegurados y de nuestros colaboradores”, relata el costarricense.

Se estima que la cantidad de siniestros reportados asociados con la pandemia ronda los 16.000, relacionados con la vida, salud, riesgos de trabajo y desempleo. La pandemia marcó a la industria de seguros regional. En Guatemala, el promedio de seguro pagado por hospitalización de COVID19 asciende a los 60.000 quetzales, es decir alrededor de US$7.800, según datos de la Asociación Guatemalteca de Instituciones de Seguros (AGIS).

En total, la industria aseguradora guatemalteca respondió por más de 10.000 casos de COVID-19 en el último año, por un monto de US $46,7 millones en tres tipos de cobertura: gastos médicos, desempleo y vida, según Christian Nölck, presidente de AGIS.

“Del total de personas que han sido positivas de COVID a nivel de país, el 4,3 % ha tenido una cobertura por medio de una póliza de seguros”, dice Nölck, haciendo la aclaración que una persona puede contar con múltiples pólizas.

En El Salvador, el sector respondió con cerca de US $78,4 millones a sus asegurados el año pasado, en concepto de COVID19. Si se toma la cifra de siniestralidad en ese país, de US$383,6 millones de siniestros incurridos, la pandemia significa cerca de un 20%.

“Si bien es cierto los picos lo vimos en junio, agosto y septiembre, cuando fue
realmente impresionante, la desviación de la siniestralidad por muertes de COVID
o sospechas de COVID o fue muy alta y afectó a todo el mercado nacional”, relata
Eduardo Montenegro, presidente de SISA Seguros en El Salvador.

Tan solo SISA se responsabilizó de más de 1.000 asegurados. “Al inicio era todo tratado por el Estado, pero una vez se abrió al tratamiento privado del COVID empezamos a tener casos de clientes nuestros. Sorprendentemente hubo algunos tratamientos complicados que excedieron hasta los US $150.000”, comenta.

Lea el Ránking más de completo de aseguradoras en Centroamérica

¿Con qué actitud encaran los aseguradores este año 2021? Caamaño, de la AAP, plantea que la pandemia continúa muy presente. “El sector asegurador mira este 2021 con un optimismo responsable. Se apuesta por una recuperación gradual de la actividad económica que pueda ir reactivando el clima de negocios, eso es vital conforme avancen los procesos de vacunación y se vaya controlando la pandemia”, resume el titular de la AAP.

Recinos, de Fitch Ratings, identifica las tendencias para los próximos meses: la transformación digital del sector, un rediseño de productos y servicios sobre todo en el rubro de vida y salud, y una mayor competencia en el sector como resultado de factores económicos y financieros.

En este último apartado, el especialista recuerda que apenas las economías están en proceso de recuperación. Además, existe un factor financiero: las tasas de interés, que se van a mantener bajas durante más tiempo.

¿Por qué son relevantes las tasas para las compañías de seguros? Su importancia reside en los ingresos financieros, ya que suelen poseer un portafolio de inversión que les permite obtener rendimientos. “Eso genera un ingreso adicional secundario, distinto al ingreso por la rentabilidad técnica del negocio asegurador, por eso le llamamos ingreso financiero. Al estar las tasas muy bajas como es el caso de los depósitos a plazos, los bonos, en general, los portafolios de inversión tienen menor rendimiento que antes”, explica Recinos.

RELACIONADAS