Claves Del Día
Fecha de publicación: 2021-05-02

Sector textil confección de Centroamérica es golpeado, pero en pie y batallando

Honduras y El Salvador son los países más afectados en sus exportaciones anuales; prevalece optimismo moderado en 2021.

Por Roberto Fonseca – estrategiaynegocios.net

Las exportaciones del sector textil confección que opera en Centroamérica y que se dirigen hacia los Estados Unidos, cayeron en 2020 en un rango que oscila entre 15% al 34%, resultando Honduras el país más afectado, de acuerdo al reporte anual de The Office of Textiles and Apparel (OTEXA), de la International Trade Administration.

En 2020, un año complejo e incierto por el impacto de la pandemia de la COVID-19, las exportaciones de textiles y confección desde Honduras hacia el mercado estadounidense se redujeron en -34,3% en comparación al año anterior, debido a múltiples factores, entre ellos la caída de la demanda.

Visite el sitio de E&N para noticias de Pymes y emprendedores: estrategiaynegocios.net/pyme-emprende

A Honduras, en orden descendente, le siguen El Salvador (-29,3%), Nicaragua (-21,8%) y Guatemala (-15,0%). En República Dominicana, las exportaciones de la industria textil y confección disminuyeron -37,9% en comparación al año 2019.

Patricia Figueroa, Directora Ejecutiva de la Cámara de la Industria Textil, Confección y Zonas Francas de El Salvador (CAMTEX), recordó que debido a la pandemia en el país se estableció un cierre total de operaciones, que se prolongó por tres meses.

Posterior a ese periodo, dada la importancia del sector en la economía salvadoreña, se aprobó el reinicio de operaciones en la primera etapa de reactivación económica, bajo estrictos protocolos de bioseguridad.

“Sin duda, el año 2020 fue un año atípico y con muchos retos, que afectó a todo el mundo y a todo tipo de industria, la nuestra no fue la excepción donde nos dejó una disminución en las exportaciones de US$$684,4 millones con respecto al 2019, y una disminución de 5.825 empleos, en el periodo de enero a noviembre 2020”, señaló Figueroa.

Sin embargo, agregó que el sector demostró su capacidad de reconversión y respuesta, ya que algunas empresas incursionaron en un nuevo nicho de mercado, al reconvertirse para fabricar insumos médicos, como mascarillas, gabachas médicas, guantes y ropa de cama, entre otros.

Hoy, afirmó que la industria ya se encuentra en el 90% en su producción normal de productos de alta demanda en el mercado estadounidense, entre otros, camisetas de algodón y sintéticas, chumpas para hombre y niños, calzoncillos de algodón, calcetines de material sintético, etc.

En el caso de Nicaragua, Dean García, asesor de la Asociación Nicaragüense de la Industria Textil y Confección (ANITEC), indicó que por efectos de la COVID- 19 se registró el cierre de dos empresas del sector y la pérdida del empleo para 2.000 personas.

Descargue nuestra edición impresa: Con solo click acá

“La reactivación del mercado americano significó en la renegociación y reactivación de las órdenes de trabajo y permitió que el sector pasara de una caída de -30% en el mes de julio a -21,8% a diciembre de 2020. La recuperación es lenta en vista que el COVID-19 ha obligado a nuestros clientes a modificar los procesos y procedimientos hacia una política de cero tolerancias de almacenamiento de inventarios”, señaló García.

En Guatemala, el impacto fue menor. Carlos Arias, presidente de la Asociación de la Industria de Vestuario y Textiles (VESTEX), señaló que hay varios factores que contribuyeron al desempeño del sector.

“Es importante mencionar que las empresas textiles de Guatemala producen tela que es utilizada en algunos países vecinos como El Salvador, Honduras, Nicaragua y Haití y se convierten en prendas de vestir que son exportadas hacia Estados Unidos. El año pasado se exportaron alrededor de 71 millones de metros de tela, que equivalen a US$282 millones”, apuntó.

Además, destacó que las disposiciones del Gobierno de la República permitieron la continuación de la operación de las empresas con protocolos claros y cumpliendo las disposiciones presidenciales.

Agregó que las empresas de la industria en Guatemala fueron muy rápidas en adaptar sus operaciones y sus instalaciones, para cumplir con los requisitos de Salud y Seguridad Ocupacional establecidos y seguir operando.

Además, se crearon nuevos turnos para reducir la cantidad de personas trabajando en un mismo espacio.

“Adicionalmente, las empresas lograron convertir sus operaciones para poder atender la demanda de Productos de Protección Personal, exportando más de 80 millones de unidades en el 2020”, agregó.

Por otra parte, el Presidente de VESTEX aseguró que no se registraron cierres de empresas y varias empresas se acogieron al Fondo de Protección del Empleo, que el gobierno de su país implementó, para cubrir durante tres meses una proporción del salario de los trabajadores. Esto permitió a la mayoría de las empresas sostener la fuerza laboral sin realizar despidos.

Refirió que según sus registros de exportación, la recuperación de las exportaciones del sector en el año 2020 coincidió con los programas de estímulos que otorgó el gobierno de los Estados Unidos, pero sin alcanzar los niveles de exportación del año 2019.

¿Qué esperan de 2021?

Figueroa, de CAMTEX, señaló que son optimistas sobre el desempeño de la industria textil y confección de El Salvador en 2021. No obstante, indicó que están conscientes que continúa la incertidumbre y los retos, ya que la pandemia no ha desaparecido y la recuperación económica global y de Estados Unidos se avizora a un ritmo moderado.

Refirió que el Fondo Monetario Internacional (FMI), en su última actualización de las Perspectivas de la economía mundial, proyecta un crecimiento global de 5,5% en 2021 y de 4,2% en 2022, así como una tasa de 5,1% en Estados Unidos este año y 2,5% en 2022.

“Nuestra industria depende en gran medida de la demanda y agenda comercial de Estados Unidos y otros socios comerciales, por lo que si éste se recupera pronto, de igual manera será la recuperación en nuestro sector”, señaló.

También valoró como un factor positivo el avance del proceso de vacunación masiva en Estados Unidos, pero admitió que los rebrotes del nuevo Coronavirus y variantes climáticas causan inquietudes sobre esas proyecciones económicas del FMI.

Por su parte Arias, de VESTEX, destacó que las proyecciones de la demanda para el 2021 aún son inciertas, porque dependen en gran medida de los cambios y las acciones que se implementen en países como Estados Unidos, principal comprador.

“De acuerdo con los registros del sector, se observa una recuperación en las exportaciones de materias primas a Centroamérica y los niveles de exportación de los principales productos (camisas de algodón y de fibra sintética), muestran un crecimiento que esperamos sea sostenible a lo largo del primer semestre del presente año”, añadió.

Sin embargo, señaló que sí han identificado algunas tendencias. Por ejemplo, debido a la modalidad de trabajo en casa (home office), la demanda de vestimenta para trabajo (camisas, pantalones, trajes, faldas) será más baja, por lo que prevén un decrecimiento en las exportaciones de esas vestimentas.

Esa tendencia coincide con los hallazgos del reporte Time of Change: Challenges and implications for Apparel and Textile Manufacturers, elaborado por la empresa consultora global Euromonitor, con oficinas en 15 países.

En el sector de confección reportan que la caída de las ventas en los negocios de retail por categorías corresponde así: trajes formales (-23%), vestidos (-21%), chaquetas (-20%), licras (-15%) y ropa interior de damas (-13%), entre otras.

El reporte sectorial de Euromonitor refiere que el comportamiento de los consumidores a nivel de tiendas por retail a nivel global, se describe así: 49% optaron por ahorrar dinero, 31% prefirieron comprar en tiendas de descuentos, 21% compró en tiendas de ropa de segunda mano y 28% gastó en ropa y calzado.

Por su parte García, de ANITEC, señaló que sus expectativas sobre la demanda del mercado estadounidense son “conservadoras”, porque toman en cuenta que cuestiones claves como el caso de la efectividad de los procesos de vacunación, la reducción de los contagios, brotes y las mutaciones del virus, no están bajo el control de la industria textil y confección.

“Las expectativas son por lo menos retomar las cifras de exportación del año 2020, en vista que la recuperación del sector será lenta; y ello dependerá de la reducción de los contagios ante los procesos y sistemas de vacunación”, apuntó García.

En enero 2021, según cifras de OTEXA, Nicaragua exportó US$120.9 millones en textil confección, cifra por debajo en -4,6% con respecto a enero de 2020, aunque 1,4% más que en diciembre de 2020.

RELACIONADAS