Claves Del Día
Fecha de publicación: 2021-04-04

¿Qué se hizo con el dinero durante una pandemia mundial?

La respuesta para la mayoría de los inversionistas en Centroamérica fue garantizar la seguridad y el acceso a los fondos, aun sacrificando la rentabilidad. En 2021, ese panorama está por cambiar.

Por Pablo Balcáceres – Inteligencia E&N

La pandemia del COVID-19 ha dado pie a cambios importantes en el mundo de las inversiones. La reactivación de las economías comienza a vislumbrarse, pero los riesgos en el corto plazo se mantienen.

Tendencias como la digitalización y la sostenibilidad son ya innegables en la contemplación de toda inversión en la nueva era.

La recuperación de la actividad económica no es todavía un hecho consumado, pero la expectativa aumenta a medida que avanza el año. En un contexto de pandemia mundial, la distribución de las primeras vacunas para combatir el Covid-19 –con una alta tasa de efectividad– alienta la esperanza de la recuperación.

Siempre hay riesgos, y muy latentes aún. La aparición de nuevas cepas del COVID-19 más agresivas y resistentes a las vacunas podrían complicar el panorama; también los estímulos monetarios de los gobiernos amenazan con distorsionar a las economías, solo por mencionar algunos ejemplos.

Los inversionistas post-pandemia tienen claro que no hay que minimizar los riesgos por muy insólitos que parezcan. La experiencia les ha enseñado que todo puede suceder.

También han sido testigos del rompimiento de paradigmas en los mercados internacionales: en menos de 12 meses, vieron una de las mayores caídas en la Bolsa de Nueva York, seguida de un fuerte rebote y la consecución de máximos históricos; también quedaron estupefactos con el petróleo en precios negativos.

Descargue nuestra edición del mes: Gratis

Recientemente, una revolución de pequeños inversionistas contra la práctica del ‘short’ hizo tambalear a poderosos fondos de inversión y han notado el auge de las criptomonedas.

Pero lo más importante es que han aprendido a sobreponerse, a ser más creativos y resilientes. En toda crisis hay oportunidades. Y a los inversores en 2021 les toca ponerse la mascarilla y salir a buscarlas.

“La confianza de invertir para muchos nunca se perdió. El inversionista se volvió más cauto, en lugar de ir tan acelerado le puso un poquito de freno a los temas y comenzó a ser más selectivo”, resume Samuel Quirós, socio ejecutivo de The Network Company, un banco de inversión basado en El Salvador, con amplia experiencia en fusiones y adquisiciones.

“He vivido bastantes crisis que son grandes escuelas. Tiendo a ser extraordinariamente frío en una crisis, pero al que tiene cabeza caliente se le incendia, esa es la primera reflexión que hago sobre 2020”, plantea Quirós.

Dándole continuidad a esa metáfora, “todos los que tenían la cabeza fría empezaron a irse de cacería”, afirma. Quienes estuvieron muy activos el año pasado verán las recompensas en 2021.

Quirós opina no se pueden limitar las oportunidades según los sectores, pues de todos se puede sacar provecho. En efecto, algunos inversores aprovecharon la mala racha de bienes raíces para comprar. “Había cosas regaladas, estaban emproblemadas”, relata.

Más noticias en estrategiaynegocios.net

La empresa privada tiene una gran capacidad de transformación y en este proceso muchos harán ese cambio. En los centros comerciales, por ejemplo, muchos pasarán de ‘malls’ cerrados a abiertos, por temas de salud. “Cada quién en su área va a buscar cómo me pegó, por qué me pegó. Esa es una de las características del empresario, es como el camaleón, cambia de color”, dice el inversor.

INVERSIONES.35(800x600)

PRESIONES MONETARIAS

¿Qué viene tras la emergencia? El Covid-19 ya forma parte de la vida diaria no solo de los centroamericanos, sino en todo el mundo. Las economías ya llevan semanas abiertas, en un proceso de reactivación que avanza de forma dispar.

“En materia de inversiones estamos viendo que las tasas de interés están bajando, los rendimientos en depósitos, bonos y cualquier renta fija están cayendo; para el ahorrante está siendo un mal año no porque tengan pérdidas, sino que por las políticas monetarias mundiales tenemos un problema fuerte de rendimiento”, reflexiona Paulo de León, director de Inteligencia Económica y Financiera de Central American Business Intelligence (CABI), en Guatemala.

La política monetaria influirá considerablemente en los retornos de este año. Estados Unidos se ha volcado a brindar estímulos a la economía y a sus ciudadanos, para aplacar la furia de la pandemia. Según datos de la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) a noviembre del año pasado, el volumen de dólares aumentó en 24 %.

En 2021, la impresión de nuevos dólares seguirá creciendo. El gobierno del nuevo presidente Joe Biden promueve un paquete de estímulo por US $1,9 billones, del cual uno de los principales componentes sería enviar un cheque por US $1.400 a cada persona con ingresos inferiores a US $75.000 anuales.

La inyección desenfrenada de dinero a la economía presiona la inflación hacia el alza, se estima que en 2021 dicho indicador podría superar el 2,2 %.

Esa variable de precios encarecidos en la economía real se combina con bajas tasas de interés de referencia de la FED, del 0,25 % actualmente, para dar como resultados retornos negativos para los inversores en bonos de Estados Unidos, tradicionalmente uno de los títulos más confiables a escala global.

BlackRock le llama a este escenario: “El nuevo nominal”. “No es simplemente la expectativa de una inflación más alta en los próximos cinco años. Significa un crecimiento fuerte en el corto plazo y eventualmente una inflación más elevada, sin el alza típica de los rendimientos nominales de los bonos”, explica el gestor de activos en su Perspectiva Global 2021.

En el pasado, la inflación creciente ha sido costosa para los inversores. Los bancos centrales por lo general basan su política monetaria en alentar el crecimiento de la economía y en controlar la inflación; sin embargo, estarían más dispuestos a tolerar una inflación más alta en favor del impulso económico.

Los mercados más apetecibles

El mercado bursátil internacional, con la Bolsa de Nueva York como protagonista, recibió gran parte del flujo de los inversores. Los centroamericanos se vieron atraídos para invertir en la bolsa estadounidense tras la caída de marzo del año pasado y la posterior recuperación, apunta, por su lado, CABI.

Rubros como el de tecnología han tenido mejores desempeños, mientras que otros como restaurantes, el turismo y la hotelería sufrieron las consecuencias de las restricciones de los viajes.

En bienes raíces, particularmente los centros comerciales perdieron atractivo por dos razones principales: la merma de afluencia de personas en un afán de las autoridades por evitar la alta concentración de personas; y por la adopción de las compras en línea.

El plan de inversiones en 2021 debe considerar una serie de cambios en los hábitos de consumo; así como permanecer atentos a buenas oportunidades para comprar activos en venta a precios de ganga, recomienda Julio Girón, gerente de Riesgos Banca Empresa de Banco Promerica en El Salvador. Además, el manejo de liquidez es una apuesta segura a través de depósitos a plazo, fondos de liquidez, la compra de acciones de bancos, telefonías, o de títulos soberanos con grado de inversión.

En un análisis transversal previo a invertir, también deben figurar temas como los costos relacionados a los planes sanitarios, la solidaridad hacia los pequeños comercios y el impacto de la nueva realidad de comercialización, a través de los canales digitales.

RELACIONADAS