Claves Del Día
Fecha de publicación: 2021-02-15
The Fuego volcano, as seen from Alotenango, a municipality in Sacatepequez department 65 km southwest of Guatemala City, erupts on February 14, 2021. - Civil Protection Authorities of Guatemala increased surveillance on Sunday to the increase in eruptive activity of the volcano of Fuego, in the southwest of the country, which has dispersed ash particles in nearby municipalities and records avalanches of incandescent material. (Photo by Johan ORDONEZ / AFP)

Guatemala: Comunidades se preparan tras erupción del volcán de Fuego

Hay al menos 36.000 familias de tres departamentos que viven cerca del cono.

Por Prensa Libre / AFP

El volcán de Fuego mantiene explosiones moderadas y fuertes desde el viernes 12 de febrero, lo que pone en alerta a autoridades porque hay alrededor de 36 mil familias comunidades de tres departamentos cercanas al cono. Según Daniel García Montes, delegado de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres para Sacatepéquez (Conred), están en riesgo 15 comunidades de Escuintla, siete de San Pedro Yepocapa, Chimaltenango -alrededor de 36 mil familias-, y tres comunidades de Alotenango, Sacatepéquez, -250 familias más-.

En San Juan Alotenango, las poblaciones más expuestas son las comunidades El Porvenir, Finca Candelaria y el Condominio La Reunión y San José Las Lajas. La Conred señala que hay columnas de ceniza de hasta 4.200 metros sobre el nivel del mar. Según los vecinos, se han reportado explosiones fuertes y moderadas que han hecho vibrar las puertas y ventanas.

“Uno se pone nervioso. Yo pienso en mis nietos”, dice don Francisco, quien tiene 48 años de vivir en El Porvenir y las recientes explosiones las toma con nerviosismo, pero también consciente de que es mejor que haya actividad que reduzca el riesgo de explosiones violentas como la de 2018. Él es parte de una directiva que tiene definidos planes de evacuación y coordinación con las autoridades locales.

En medio de la caída de ceniza, la vida cotidiana el centro de Alotenango continúa. Los vehículos tienen una capa fina de ceniza y las personas se protegen al caminar por las calles.

Isabel Cojolon, una vecina de Alotenango, contó que la actividad del volcán genera miedo e incertidumbre porque hay historias y registros de que las erupciones han ocasionado daños en las comunidades. En cambio, para Salvador Galindo, otro vecino de Alotenango, ya es normal saber que las ventanas y las puertas vibran ante la actividad del volcán.

Por su parte, las autoridades se coordinan ante un evento de emergencia. El alcalde de Alotenango Sergio Gonzalo Sul explicó que el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) está activo y delegados han comunicado a las comunidades más expuestas los boletines informativos del Instituto de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh). La Conred y la municipalidad de Alotenango han verificado instalaciones de los Albergues Transitorios Unifamiliares (Atus) construidos a propósito de la tragedia de 2018 para utilizarlos si hubiera necesidad de evacuar las familias aledañas al cono, las cuales deberán ahora cumplir con medidas de distanciamiento social para evitar casos de covid-19.

La médica María Cristina Tocay informó que el plan de acción contempla habilitar un área de muestreo y de aislamiento ante posibles casos de coronavirus. El municipio está en color amarillo del semáforo epidemiológico, pero hay riesgo de que la condición agrave porque la población acude a trabajar a otros municipios que están en alerta máxima de covid-19.

En la finca Santa Inés, junto a la ruta RN14, hay 180 Albergues de Transición Unifamiliar (Atus), que fueron instalados debido a la tragedia del junio 2018. Acá se prevé que las familias aledañas al Volcán de Fuego fueran trasladadas. En cada ATU pueden ser albergadas 4 familias de 5 integrantes

De habilitarse los atus estaría funcionando por al menos 30 días, aseguran las autoridades, que de momento no consideran realizar evacuaciones.

Disminuye actividad

Autoridades de protección civil de Guatemala informaron que disminuyó la actividad eruptiva en los volcanes Pacaya y Fuego, ambos cercanos de la capital del país, luego de haber expulsado lava y ceniza a varios poblados.

Un informe del Instituto de Vulcanología indica que el volcán Fuego, de 3.763 m de altura y ubicado a 35 km al suroeste de la capital, registró durante la noche y madrugada actividad en el cráter pero ahora con explosiones débiles y moderadas.

Sin embargo, mantiene material incandescente a 100 metros de altura y aún emiten flujos de lava activos.

"Las explosiones han causado retumbos débiles y provocado la vibración de techos en las viviendas de comunicadas aledañas", dijo el vocero del organismo de protección civil Conres, David de León, al presentar el informe.

De León aclaró que aunque el volcán Fuego continúa en erupción, ya disminuyó su actividad.

En tanto el Pacaya, de 2.552 metros de altura y situado a unos 25 km al sur de Ciudad de Guatemala, registra también explosiones de débiles a moderadas, contrario a las fuertes de la semana pasada.

Pero los retumbos -con sonidos que comparan con los de una locomotora de tren- y las emisiones de columnas de ceniza ya no eran observables este lunes, señalaron las autoridades.

El volcán Fuego registró el 3 de junio de 2018 una potente erupción que provocó una avalancha de gases, ceniza y rocas ardientes que arrasó una comunidad en Escuintla, dejando 202 muertos y 229 desaparecidos, según datos oficiales.

El Pacaya, el 27 de mayo de 2010, también se activó y causó la muerte de un periodista de televisión mientras cubría la noticia. Además provocó daños en cultivos.

RELACIONADAS