Claves Del Día
Fecha de publicación: 2020-10-16

IV Encuentro Mujeres Desafiantes 2020: Alicia Pizarro devela las 4 fuerzas del nuevo liderazgo femenino

La coach Alicia Pizarro conversó en la conferencia de cierre de nuestro mega evento virtual Mujeres Desafiantes sobre el nuevo liderazgo que las mujeres están implementando en las empresas, organizaciones y comunidades, a pesar de la pandemia

María José Núñez Chacón-estrategiaynegocios.net

Ser una superwoman se quedó en el siglo pasado, hoy las mujeres están construyendo nuevos liderazgos e inciden en los espacios en los que se desenvuelven de una forma muy variada. Precisamente esas maneras de liderar están marcadas por cuatro fuerzas para hacerle frente a los desafíos.

Así lo planteó la reconocida coach emocional y ontológica Alicia Pizarro, quien fue una de las expositoras en el megaevento Mujeres Desafiantes, organizado por E&N y que por primera vez en la historia se vivió de manera virtual.

En tiempos en que la crisis provocada por la pandemia del COVID-19 ha puesto de cabeza todos los sistemas sociales, económicos y empresariales, parece que hay una oportunidad de oro para crear nuevas formas de ser mujer, soltar las herencias de siglos pasados, que pasaban por ser la mejor profesional; esposa; hija; madre; empleada, y reconstruir esos liderazgos.

“Ser una mujer es diferente en cada continente, país e incluso estrato social, pero definitivamente es algo muy complejo; claro que en occidente hemos avanzado, a pesar de que la discriminación y desigualdad de género aún nos duele, pero soy optimista y creo que podemos avanzar en ese giro de la forma de liderar”, señaló Pizarro.

Desde su perspectiva, la pandemia extendió un escenario negativo; sin embargo, trae consigo cosas positivas vinculadas con los desafíos por enfrentar. Aquí las mujeres pueden aprovechar cuatro fuerzas esenciales, que están presentes en todos los seres humanos, pero que se transitan de una forma más peculiar desde la mirada femenina.

Esas fuerzas son la Vitalidad, Versatilidad, Ciclicidad y la Trascendencia, las cuales puestas en marcha permiten generar cambios en las organizaciones, buscar nuevos caminos para alcanzar los objetivos y se concentrar las energías en lo que realmente se puede transformar.

Conexión con la vida

“La fuerza de la Vitalidad nos viene de la conexión con la vida, es ese impulso que nos permite sobrevivir, ir más allá de la emergencia y vivir intensamente a través del arte, las imágenes y emprendimientos. Es la fuerza de empuje que nos lleva a meter las manos para generar nuevos resultados y muchas veces levantarse para reconstruir la vida”, detalló la experta.

Mediante la Vitalidad es posible hacer una adecuada gestión emocional, conectar las emociones y dirigirlas para ayudar a la gente a salir adelante desde posiciones de liderazgo, a mirar los resultados y discriminar los que funcionan y los que no.

En este punto se suma la Versatilidad, que es aquella capacidad de ser múltiples, de aprovechar la riqueza interior para desempeñar distintos roles y pasar de un estado a otro transformándose, según se requiera.

Para Pizarro, esta es una de las fuerzas que están más presentes en las mujeres, quienes deben construirse y reconstruirse muchas veces a lo largo de sus vidas, avanzando en el aprendizaje y desafiando los hábitos.

“Definitivamente el modelo del siglo 20, cuando nos contrataban las empresas porque el liderazgo femenino estaba asociado con la capacidad de escuchar, tener inteligencia emocional y estar dispuestas al sacrificio, está caduco. Hoy las mujeres líderes son multifacéticas, versátiles y están equipadas para enfrentar una crisis, sacar adelante los retos y renacer de nuestras propias dificultades”.

Los ciclos del éxito

Otra de las fuerzas esenciales que deben tener los liderazgos femeninos en la actualidad es entender la Ciclicidad, algo en lo que las mujeres son muy perceptibles y que les permite ir más allá de las circunstancias sin ahogarse en la coyuntura que estén pasando.

El nuevo liderazgo está marcado por darse cuenta de los grandes movimientos que integran los procesos de la vida, lograr subir la mirada de los problemas temporales y entender que son fases que empiezan y terminan. Eso hace la diferencia.

Cuando una líder es capaz de conectarse con esos ciclos puede aprovechar toda la energía existente para conocer las fronteras, los panoramas e ir más allá de las limitaciones, anticipando el momento de esperar y el de actuar.

“Por último, tenemos la fuerza de la Trascendencia, que es aquella necesidad que tenemos los seres humanos de trascender, de ir más allá de nuestras vidas. El modelo actual está vinculado a distintas formas de trascender y lograr equilibrios”.

Pizarro concluyó su presentación explicando como las líderes pueden aplicar su confianza para emprender; usando estas fuerzas en función de liderar sus espacios, equipos de trabajo, organizaciones y comunidades.

Alicia Pizarro es coach emocional y ontológica, CEO de la Red Global de Newfield Consulting, socia fundadora y directora de la Escuela de Coaching Ontológico de Rafel Echeverría.

RELACIONADAS