Claves Del Día
Fecha de publicación: 2020-10-15

Mujeres Desafiantes: Emprendiendo e innovando: 5 historias de superación

Emprendedoras tecnológicas, en la industria del chocolate, en el servicio de limpieza e impulsoras de proyectos locales y redes de emprendimiento compartieron sus historias con el propósito de incentivar a más mujeres a que emprendan y crean en sus proyectos.

Por Sonny Figueroa

El mantra: “Nosotras somos emprendedoras, nosotras somos empresarias, eso debemos creerlo porque con creer eso, soy una mujer de éxito”.

Emprendedoras tecnológicas, forjadoras de redes de emprendimiento, mujeres emprendedoras e innovadoras expusieron las dificultades que durante muchos años tuvieron que superar hasta consagrarse como mujeres de éxito. Las historias de esas empresarias y líderes sociales se dieron en el marco del IV Foro Mujeres Desafiantes de Centroamérica 2020 impulsado por Estrategia & Negocios.

Susana Lau Hou es CEO y fundadora de ETYALAB.

Se graduó en ingeniería Eléctrica y con una maestría en Tecnologías de Información y Administración de Software en el Carnegie Mellon University. Trabajó en Silicon Valley, pero su sueño era crear una empresa de tecnología, usando como base lo aprendido en sus estudios y las experiencias de trabajo que tuvo.

Fundó EtyaLab, una empresa de desarrollo de software en Panamá. En 2016 creó Mercadito, una aplicación que conecta productores en el campo con consumidores que buscan productos frescos y que ha sido nombrada como el “Amazon del Agro”. Lidera Women in Engineering (WIE), espacio desde el cual impulsa programas para escuelas donde buscan motivar a niñas a tomar carreras STEAM.

Hay dos momentos claves en la vida de Susana que la marcaron. El primero es el que hace referencia a que su familia tenía un negocio de abarrotes y ella tenía que trabajar a diario lo que le dio una oportunidad para aprender. El segundo, fue cuando estudió en el extranjero porque aprendió nuevas culturas. Eso le motivó a fundar una empresa.

“Para muchos es una decisión difícil es el tema de conseguir mi capital (dinero) para crear mi propio negocio. Regresé a Panamá con casi nada en el banco. Empecé a contar a mis amigos y familiares sobre mi empresa de desarrollo de tecnología y así fue creando mi portafolio. En cinco años hemos logrado trabajar con más de 30 clientes entre empresas grandes y hemos logrado concretar más de 50 proyectos con talento humano panameño”.

La empresa de Susana creó un producto llamado Mercadito para ayudar a productores del agro a crear oportunidades a nivel local e internacional. Esta plataforma fomenta a los pequeños empresarios para que puedan vender sus productos sin tener que hacerlo a través de las grandes cadenas de distribución y venta.

En temas de programación hay pocas mujeres, pero poco a poco ella se han creado un camino. “A pesar de que hay muy poca representación de mujeres, pero he visto muchas oportunidades para nosotros. Los eventos como Mujeres Desafiantes son ventanas que nos abren oportunidades a otros mercados y que nos conozcan”, dijo Lau.

ANASTASIA YIBRIN: CHOCOLATERA EN REINVENCIÓN

Anastasia Yibrin ayudaba a vender el cacao de una finca familiar en Honduras en 2007. Se enamoró del producto, el cultivo y la plantación. Fundó Chocolates Zucoleto y ha ganado en tres años la medalla de bronce con una muestra de sus barras, en los Premios Internacionales de Chocolates, entre ellos los otorgados por la Academy of Chocolat en Londres en el 2018 y por la International Chocolat Awards en Italia en el 2019.

La empresaria dijo que el momento que marcó su vida fue cuando tuvo el deseo de tener una empresa y conoció la producción del cacao. Explicó que desde entonces se siente satisfecha porque les enseña constantemente a sus hijos que una persona puede comenzar desde cero.

La crisis del coronavirus afectó a millones de empresas por el mundo y Honduras no fue la excepción. Los problemas financieros afectaron la empresa Chocolates Zucoleto de Anastasia por lo que tuvo que despedir a algunos trabajadores. Sin embargo, fue una oportunidad para innovarse y crear nuevos productos que le ayudaran a generar ventas en la reapertura de la economía.

“Al principio de la pandemia pensamos que pasaría en dos semanas y todo volvería a la normalidad, pero luego pasaron tres semanas y luego fueron tres meses. En ese momento fue cuando dije: tenemos que hacer algo, porque ya eran tres meses parados.

Lamentablemente tuve que separar a unas personas, pero me quedé con la mayoría del personal”.

En Honduras ya se está abriendo la economía y para aprovechar ese impulso. Anastasia reinventó su marca y lanzó nuevos productos. “El trabajo anterior de chocolate lo usamos para ser aceptado aun en esa pandemia. Tuvimos que reinventarnos”, dijo la empresaria quien valoró el trabajo de sus colaboradoras.

FRANCELLA MUÑOZ: DE MIGRANTE A LÍDER EMPRENDEDORA

Francella Muñoz es fundadora de Serviplus S.A. y de Colectivo Shop Nicaragua. Cuando vivió en Estados Unidos, trabajó limpiando oficinas y viviendas. Con esa experiencia desarrolló su propia compañía de limpieza corporativa, Serviplus, que hoy emplea a más de 130 colaboradores. Muñoz dijo que hay muchas situaciones que la marcaron en la vida. Una de ellas, que la impulsó a fundar su empresa fue que vivió como inmigrante ilegal en Estados Unidos.

“Vivir de manera invisible es bastante complicado y te abre la mente. Te enseña a ser responsable y a trabajar con dedicación. Creo que eso fue lo que me marcó en la vida”.

Ante la pregunta ¿Cuál ha sido la experiencia y dificultades que la limitaron como empresaria? Francella dijo que el acceso al crédito para crear su empresa fue uno de los retos más fuertes a los que tuvo que enfrentarse. Pero existió un desafío que siempre lo recuerda y del cual se siente orgullosa de compartir: llevarse a sus hijos a su trabajo de limpieza.

“Me voy a trasladar cuando yo vivía en Estados unidos y me tocaba limpiar bancos, oficias y hospitales me tenía que llevar a mis hijos y dejarlos en una cafetería de ese lugar o en una esquina porque me daba miedo dejarlos en la casa. Para mi fueron bastante difíciles esas situaciones, pero te hacen más fuerte, una mejor persona y una mejor empresaria”. En 2018, en medio de la crisis política en su país, lanzó Colectivo Shop Nicaragua, que promueve lo hecho en Nicaragua.

LARÚ LINARES: FORJANDO EMPRENDEDORAS

Larú Linares es Gerente de Emprendimiento Femenino en la Ciudad del Saber, plataforma desde la cual inició el proyecto del Canal de Empresarias, que ha capacitado a más de 3.000 emprendedoras panameñas. A nivel personal ha desarrollado su empresa MindSchool, enfocada en fomentar el emprendimiento entre los jóvenes.

Con la pandemia del Covid-19, han desarrollado una plataforma solidaria denominada “Yo compro en Ciudad del Saber”, donde los emprendedores exponen gratuitamente sus productos y pueden venderlos por dicho canal electrónico.

Linares viene de una familia emprendedora y recuerda que cuando su papá enfermó su mamá tuvo que cargar con las responsabilidades financieras. Relató que fue un ejemplo de vida porque le demostró que las mujeres pueden superarse. Larú contó que la vida le ha dado la oportunidad de apoyar a mujeres que quieren aprender y abrir sus negocios.

La Ciudad del Saber son instalaciones en donde empresarios, científicos, pensadores, artistas, líderes de las comunidades, así como expertos del gobierno, de ONGs y de organismos internacionales, colaboran para desarrollar iniciativas que generan cambio social. También se impulsan programas que promuevan la equidad y la participación de la mujer en emprendimientos.

“Este trabajo lo hacemos en pro del emprendimiento. Es un poco lo que hace el canal de empresarias apoyar a las mujeres en emprendimiento con fondos de Ciudad del Saber y del Banco Interamericano de Desarrollo. Hemos atendido a más de 3 mil talleres en donde les enseñamos a armar un modelo de negocios competitivos”.

Linares dijo que uno de los principales retos para las mujeres emprendedoras es tener un doble rol: emprendedora y su papel en la familia. Explicó que debe existir una buena distribución de las actividades del hogar con las parejas para encontrar tiempo para sus proyectos empresariales.

“Después de analizar con mujeres y levantar estadística. Uno de los principales retos y obstáculos que las mujeres debemos de vences es ese doble rol. Nosotras después del trabajo tenemos que atender a nuestros hijos y a nuestras parejas. Nosotros debemos hablar con las personas con las que vivimos para repartirnos obligaciones y así tener un tiempo para invertir en los proyectos”.

MELISSA MONGE: CERRAR BRECHAS DE DESIGUALDAD

Melissa Monge es Co-Fundadora y Directora Ejecutiva en Ideas en Acción, de Costa Rica. Estudió comunicación y es una apasionada por comunicar la responsabilidad social. En 2013 co-creó Ideas en Acción, una organización no gubernamental que trabaja en el ámbito de la innovación colaborativa, con diversos programas.

Uno de esos programas es MenTe (Mujeres en Ciencia y Tecnología), que nació en 2015 para apoyar la inclusión de jóvenes en el ámbito de la ciencia y la tecnología, programa por el que han pasado ya más de 580 chicas. En 2021 lanzará su primera experiencia regional, en línea para toda Centroamérica.

Una de las preguntas planteadas a Monge durante al Foro Mujeres Desafiantes: Innovadoras y emprendedoras fue ¿Qué momento te marcó para crear este proyecto que ayuda a las personas? Y sobre esto respondió: “Mis tres momentos. El primero fue cuando decidí que quería impactar a la sociedad y fue cuando fundé Ideas en Acción. Luego convertirme en mamá porque entender los retos que tenemos como mujeres nos cambia la perspectiva y nos hace pensar en qué mundo queremos dejarles a nuestros hijos. En tercer punto pondría a promover proyectos y ayudar a mujeres a través de Ideas en Acción”.

Monge dijo que la crisis de la pandemia les ha abierto la oportunidad como organización para crear programas digitales. Explicó que las mujeres quedan fuera de estas oportunidades porque no tienen acceso a la tecnología. Comentó que seguirán impulsando proyectos para hacer donaciones de tablet para las adolescentes. “Debemos cerrar esa brecha de desigualdad en las comunidades especialmente con las mujeres”.

RELACIONADAS