Claves Del Día
Fecha de publicación: 2020-08-30
FOTO Orlando SIERRA / AFP

¿Por qué Centroamérica debería enfrentar su recuperación en bloque?

Centroamérica diseñará una estrategia conjunta para hacer frente a los efectos a la economía por el covid-19, y al evidente impacto que se tiene previsto para este ejercicio sobre todo en sectores vulnerables, el aumento del desempleo y los índices de pobreza.

Por Prensa Libre

Esta fue una de las conclusiones que se conocieron durante el foro “Impacto social económico y social del covid-19 en Centroamérica”, en la cual expusieron representantes de varios organismos y brindaron una lectura de la situación actual, así como los mecanismos a implementar como medidas de atención en los países.

Impacto regional

En el encuentro participó Alicia Bárcena Ibarra, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina (Cepal) quien explicó que la región Centroamericana y República Dominicana (CARD), tendrá un crecimiento en el rango de -1.6 a -6%, siendo los países como El Salvador, Costa Rica y República Dominicana los más afectados por la prestación de servicios asociados al sector turístico, mientras que Guatemala, Honduras y Nicaragua, con menos afectación.

El impacto del turismo en esos países representa más del 50%, según las proyecciones, y por primera vez las economías tendrían una profunda contracción en la historia.

Puede leer: Al borde del precipicio el negocio de los buses que conectan Centroamérica



No obstante, la funcionaria de la Cepal puntualizó que el esquema de integración es más resiliente en el CARD, y la Cepal recomendó tres medidas para proteger a los hogares y sector productivo, que algunos países ya lo están implementando, como el ingreso básico de emergencia por seis meses a toda la población en pobreza, un bono contra el hambre a toda la población en extrema pobreza, y ampliación de plazos y periodos de gracia en los créditos a pequeñas y medianas empresas sobre todo las que producen alimentos, y cofinanciamiento parcial a la nómina salarial.

Domingo González, secretario ejecutivo del Consejo Monetario Centroamericano, declaró que la recuperación de la crisis podría llevar más de dos años en la región, por lo que hay desarrollar acciones en conjunto.

“En las economías se empezó con un proceso de una apertura ordenada como una salida a la crisis, los Gobiernos están brindando apoyos en aplazamientos en pago de impuestos, otorgando subsidios y otros instrumentos”, resaltó González, mientras que por el lado de políticas monetarias, regulatorias y fiscales se están implementando acciones por los bancos centrales.

Recordó que originalmente los efectos se habían trazado para un período de tres a seis meses del “apagón económico”, sin embargo, dada la magnitud se extendió volviéndose una crisis sanitaria y económica.

González afirmó que los Gobiernos están recurriendo a más deuda, aumentando los déficits fiscales, que en este caso es algo necesario.

Por otor lado se está observando una estabilidad en el comportamiento del tipo de cambio en cada uno de los países, así como la inflación.

Mandato

Para hacerle frente a los efectos, acortar sus efectos y brindar alivio a los sectores, el Consejo de Ministros de Economía de Centroamericana (Comieco), bajo la presidencia pro tempore de Nicaragua dio las instrucciones de elaborar una estrategia regional para definir los nuevos motores de crecimiento económico.

El titular de la Secretaria de Integración Económica Centroamericana (SIECA), Melvin Redondo, manifestó que se está diseñando un plan de reactivación económica, que se presentará en breve a las autoridades para la toma de decisiones.

El plan estaría enfocado en actividades críticas como el turístico, pequeñas y medianas empresas, sector agrícola y transporte.

“El plan se tendrá en corto plazo, pero se necesita una coordinación en utilizar los instrumentos de integración económica disponibles, para retomar el crecimiento económico sostenible en el largo plazo”, aseguró el secretario de Sieca.

Ligera recuperación

Redondo explicó que han percibido una ligera recuperación de las transacciones de operaciones del comercio intrarregional, pero no a los niveles previos a la pandemia, pero en la medida que en que se esté realizando las aperturas de las economías, el tránsito de las mercancías empiece a recuperarse.

La estructura del comercio en la región está concentrada en alimentos, medicamentos y bienes primarios, pero “existe una leve tendencia de recuperación”, y según el secretario indica la importancia del comercio intrarregional, que debe ser llamado a atenuar como una de las actividades para enfrentar los efectos de la pandemia, y priorizar las acciones para la facilitación de los negocios, y otros mecanismos que eleven la competitividad de la región en el corto plazo.

No obstante, aclaró que las condiciones del mercado laboral en la región han sido seriamente afectadas, que afectará la capacidad de consumo.

“Los cambios estructurales, la coordinación de políticas y la reapertura en una nueva normalidad debe descansar en una herramienta fundamental en la integración económica regional”, puntualizó.

Sugirió que ante estas circunstancias se debe pasar a un dialogo muy coordinado entre los Gobiernos, a través de una institucionalidad regional para avanzar para convertir la integración en este caso.

Redondo y la secretaria ejecutiva de Cepal, reconocieron la capacidad de resiliencia de Centroamérica, que es una de las más altas en comparación con otros bloques económicos de Latinoamérica, dado su coeficiente de integración y asentada para poder atender los efectos de la pandemia para llevar a cabo un trabajo muy preciso de la reactivación económica.

RELACIONADAS