Claves Del Día
Fecha de publicación: 2020-08-24
FOTO iSTOCK

El enorme reto que enfrenta la Educación Ejecutiva

Los cambios están para quedarse, no son temporales. Los alumnos van a poder experimentar que la pedagogía online, si está bien gestionada, puede ofrecer una calidad de enseñanza incluso superior a la presencial.

Por Daniel Zueras – estrategiaynegocios.net

Todo esto ha sido un enorme reto para las escuelas de negocios. José Ramón Padilla, director de Educación Ejecutiva del Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA, con campus en Venezuela, Panamá y República Dominicana) apunta que, con la nueva normalidad, habrá mucha más capacidad online: “Siento que las empresas y las personas descubrieron que la relación virtual es mucho más amigable, cómoda, práctica, de lo que suponían que era. Se han vencido, a la fuerza, algunos resabios, dudas y resquemores que había respecto a la educación virtual, por efecto de la necesidad”.

Padilla afirma que IESA contaba con unas metas en el horizonte de virtualización de contenidos que tuvieron que acelerar con la pandemia: “Concretarlos sobre la marcha, lo que iba a ser en un plazo de 2-3 años, en cuestión de semanas”.

Los cambios están para quedarse, no son temporales. Los alumnos van a poder experimentar que la pedagogía online, si está bien gestionada, puede ofrecer una calidad de enseñanza incluso superior a la presencial, explica Ignacio Gafo, decano asociado de Programas MBA Global y Ejecutivo de IE Business School (IEBS), la escuela de negocios más renombrada de España, y una de las más reconocidas del mundo, quien cree que además “van a irrumpir con fuerza modelos de impartición flexible (como son las aulas híbridas), incorporándose lo mejor de la pedagogía online y presencial. El resultado va a ser una educación superior y optimizada, en la que los datos (lo que se llama Learning Analytics) van a ser fundamentales”.

La pandemia es una situación inédita que convierte el papel de un director general en más relevante que nunca, apunta Aguirre, del IPADE, para quien las tendencias de enseñanza y temarios se centrarán en tres vertientes: generación de conocimiento a través de nuevas tecnologías, innovación en el modelo de negocios de carácter global y el desarrollo de liderazgo.

En IESA están viendo requerimientos que no existían antes. “Por la necesidad, hemos desarrollado muchos cursos de transformación digital para las empresas en In House, temas como manejo de equipos virtuales”, explica Padilla.

Puede escuchar nuestro Podcast: Un regreso seguro a las clases y la combinación con la infraestructura

El mercado está llevando a ello, pidiendo cosas que antes no hacía, porque no eran necesarias. “Hemos tenido que desarrollar cursos de, por ejemplo, trabajo en equipos virtuales, cursos de cómo reproducir la experiencia del cliente en ambientes virtuales, cómo superar la frialdad que supone atender a un cliente a través del teléfono, o de la computadora.

Hemos desarrollado muchas cosas en el área de transformación digital, de marketing digital, que son hoy mucho más pertinentes de lo que lo eran hace unos meses, y ya lo eran”, incide el director de Educación Ejecutiva de IESA.

En la misma línea está INCAE online, que ofrecerá programas relacionados con transformación digital, innovación, big data, analytics, design thinking y storytellin en un mundo digital y liderazgo estratégico en la cuarta revolución industrial.

“Así mismo, tendremos una oferta enfocada en las necesidades específicas de las mujeres, quienes representan más de la mitad de la población de América Latina”, comenta Camelia Ilie.

Lo que no era una prioridad, pasó a serlo de un momento a otro. “La crisis nos ha obligado a pensar en cosas nuevas”, comenta José Ramón Padilla. En este momento las empresas no pueden tolerar gestionar cambios organizacionales a la velocidad del pasado. “El curso de Cambio Organizacional lo he transformado en un curso de cambio ágil, de Lean Change Management, porque las empresas no tiene meses para poner en práctica un programa convencional de cambio, sino que deben adoptar una filosofía mucho más experimental, mucho más ligera, mucho más de aproximación por éxito y error”.

HORA DE ‘SER MÁS BLANDO’

La mejora de las habilidades blandas es un requerimiento del mundo corporativo actual. Ya no es suficiente con tener conocimientos técnicos, ahora las empresas atribuyen cada vez más importancia a las habilidades blandas, ser buen comunicador, saber trabajar en equipo, ser buen negociador, ayudará mucho a tener mejores relaciones.

“Es un hecho que cada vez vemos más jóvenes con habilidades duras, pero las blandas son tremendamente valiosas. Si como institución somos capaces de ayudar a una persona a equilibrar ambas habilidades, conjugarlas con un gran talento y fundamentarlas en valores sólidos empresariales estaremos formando nuevas generaciones de líderes que van a generar un gran impacto positivo en la sociedad”, apunta Óscar Aguirre, de IPADE.

Ya desde antes de la pandemia había una clara tendencia al trabajo de las habilidades blandas, que terminan siendo tan duras como las otras. “Todo este tema de trabajo colaborativo, de gestión de equipos multiculturales, el teletrabajo no tenía el peso específico que tiene hoy, pero ya veníamos trabajando en línea en esas temáticas, básicamente ahora hay una petición adicional, se ha consolidado una tendencia que ya venía ocurriendo”, dice José Ramón Padilla, de IESA. Esto, debido a la necesidad de gestionar un equipo que antes era presencial, y ahora es virtual.

Pero ¿por qué necesitan los líderes mejorar esas habilidades blandas, más allá de la emergencia de la virtualidad?

Básicamente porque el mundo es un sitio donde hay cada vez mayor incertidumbre, donde es más difícil anticipar lo que va a pasar, donde se trabaja con múltiples culturas, más abierto, con distintas coordenadas, capacidades, producto de las distintas generaciones que se van sumando al trabajo.

“Este es un mundo mucho más rico, más plural, que requiere mayor flexibilidad, más agilidad, más creatividad, y sobre todo mucha más capacidad para el trabajo colaborativo. Las jerarquías se han allanado; es un mundo más complejo y más horizontal, al mismo tiempo”, asevera Padilla.

Otra herramienta que deben sumar los ejecutivos actuales es el coaching. La enfermedad ha acelerado tendencias que ya estaban presentes en el mercado, y este es un claro ejemplo. “Desde hace muchos años observamos que ha habido un cambio en el perfil de los ejecutivos, que demandan un estilo de gestión diferente, no impositivo sino colaborativo. Esto hace que cualquier líder tiene que ser capaz de guiar e inspirar, en vez de mandar, y el coaching es ciertamente una herramienta clave”, abunda Gafo.

Y es que, en momentos inciertos, el coaching puede ayudar en el camino para crear la mejor estrategia de negocio. “Estamos en un momento tremendamente importante donde el director tiene que dar lo mejor de sí, explica Óscar Aguirre.

RELACIONADAS