Claves Del Día
Fecha de publicación: 2020-03-18

Panamá accederá a fondo disponible por el FMI

Es una línea de crédito por US$50.000 millones para países emergentes que puso a disposición el Fondo Monetario Internacional para combatir el golpe económico de Covid-19.

Por La Estrella de Panamá

Panamá accederá a la línea de crédito del Fondo Monetario Internacional (FMI) –por US$50.000 millones– que ha puesto a disposición de los países emergentes que requieran capital para afrontar la crisis del coronavirus. Así lo ha confirmado una fuente del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), quien indicó que la mayor parte de este dinero estará libre de intereses y disponible de manera inmediata.

La fuente aún no especificó el monto solicitado por Panamá al FMI, dinero que se planea emplear con cautela, pues “mucha gente querrá pescar en río revuelto y debemos cuidar las finanzas del Estado”, advirtió.

El gobierno trabaja en varias proyecciones del impacto del virus, y aunque se percibe una gran mesura por parte de sus voceros económicos, “el gobierno está preparado hasta para el peor escenario”.

Por ahora, no se percibe un panorama similar al de Francia, por ejemplo, cuyo gobierno asumió los créditos y suspendió el pago de alquileres, impuestos y recibos de servicios básicos. Hay alivio de aproximadamente un 5% en la factura energética, y la Autoridad de los Servicios Públicos analiza algunas otras opciones.

La mayor parte de los países han hecho frente al virus inyectando dinero a la economía, lo hará Panamá también, pero aún no se ha revelado la estrategia o los sectores que se beneficiarán con el apoyo económico del Estado.

Puede leer: Las empresas luchan por no quebrar

Periodo de gracia

Gracias a la flexibilidad que otorgó la Superintendencia de Bancos a la banca local para el uso de provisiones específicas que totalizan $1,250 millones, los bancos podrían ofrecer varias opciones a los deudores como: periodos de gracia en el pago de hipotecas a tres o seis meses o según lo que se negocie con los clientes; ajustes en la tasa de interés; modificación en el plazo del pago de la hipoteca o disminuir el monto del pago de cuotas, según sea el caso.

Estas alternativas oxigenan y alivian el nerviosismo latente en el sector comercial e individual, que por el impacto del virus se les dificulta cumplir con los compromisos. Las medidas no se verán reflejadas en el récord crediticio de los deudores.

Amauri Castillo, superintendente de Bancos, manifestó a La Estrella de Panamá, que estas acciones son posibles gracias a la liquidez y solvencia con la que cuenta la banca, sin necesidad de poner en riesgo a los depositantes.

“Los bancos tienen la disposición y la disponibilidad de llegar a acuerdos; se liberó la prohibición del uso de provisión dinámica, que se construye en épocas de economía y crecimiento económico más acentuado. En consecuencia, lo que hacemos es que los fondos de los bancos, que ya están contabilizados como parte de su patrimonio, se pueden utilizar para aliviar a empresas y personas que tienen deudas”, manifestó Castillo en conferencia de prensa en horas de la tarde de ayer.

Vencer la incertidumbre

René Quevedo, consultor empresarial, ha efectuado un análisis de los posibles escenarios del impacto del virus en Panamá.

En Guatemala: Más de 3.000 turistas varados en el país

Explica que en los próximos cuatro meses el principal impulsor de la demanda interna será la confianza, y subraya la palabra. Los despidos y la caída de confianza del consumidor causará menor consumo en los hogares, y, como consecuencia, una menor confianza empresarial generará una disminución del consumo en los hogares y menor inversión.

Los sectores que aportan el 59% del empleo se verán afectados, entre ellos el comercio al detal, logística y transporte, hoteles y restaurantes, industria, servicios administrativos y de apoyo, actividades financieras y de seguros.

Quevedo opina que “al margen de las acciones que implemente el gobierno, lo primero que hay que hacer es estimular la demanda de bienes y servicios ante la inminente caída del consumo y actividad comercial en los próximos meses”.

Propuestas

Quevedo propuso crear un consejo público-privado para la planificación y seguimiento de las medidas de impacto, para la reactivación económica y generación de empleo.

Otra forma de reactivar la economía es poner en marcha los proyectos de infraestructura que ya han sido programados en el presupuesto nacional, como el cuarto puente sobre el Canal, la línea 3 del Metro, la ampliación de autopistas, y obras viales en Panamá y el interior.

“Como aspectos negativos, es previsible un aumento de la desocupación de la población joven y el agravamiento de la delincuencia, en un país que ya vive la más alta tasa de desempleo juvenil y peor explosión delictiva de su historia”, puntualizó el consultor.

RELACIONADAS