Claves Del Día
Fecha de publicación: 2020-01-25
Galeria  Ver Fotogalería

WEF 2020: El cambio climático fue el gran protagonista de Davos

Este año las contradicciones habituales entre la conversación ecológica y el rico e influyente descenso del mundo hacia la estación de esquí suiza en aviones privados y limusinas se hicieron más evidentes por este enfoque climático.

Por Bloomberg

A las élites mundiales les tomó cinco décadas colocar el cambio climático en el centro del Foro Económico Mundial, la reunión anual en Davos, Suiza, que tiene como objetivo dar forma al futuro y resolver problemas del tamaño de un planeta. Este año, cuando el aumento de las temperaturas y la reducción de emisiones finalmente dominan la agenda, parecía que casi nadie podía dejar de hablar de eso.

“Algo que estaba en gran parte en la periferia de las finanzas ha entrado en la corriente principal”, asegura Mark Carney, un habitual de Davos y presidente del Banco de Inglaterra, durante el Foro Climático Bloomberg. “Estos problemas han pasado muy rápidamente de ser problemas de responsabilidad social corporativa o más problemas de nicho dentro de las finanzas a impulsores de valor fundamentales”.

RELACIONADO: Trump denuncia ‘catastrofismo’ climático en su discurso en Davos

Las contradicciones habituales entre la conversación ecológica y el rico e influyente descenso del mundo hacia la estación de esquí suiza en aviones privados y limusinas se hicieron más evidentes por este enfoque climático.

Davos seguridad(800x600)

Sin embargo, los llamados a la acción no vinieron principalmente de jóvenes activistas como Greta Thunberg, quien regresó para su segundo año consecutivo de discursos y planeó una huelga climática el viernes para marcar el final del evento.

“El clima y el medio ambiente son un tema candente”, dijo Thunberg sobre este nuevo enfoque. “Pero si se ve desde otra perspectiva, prácticamente no se ha hecho nada, ya que las emisiones globales de CO2 no se han reducido”.

Por primera vez, los problemas ambientales ocuparon los cinco primeros lugares en la clasificación de riesgos de los miembros del FEM. Incluso los nombres dados a las sesiones de reunión en el programa habían cambiado. Hace dos años, los asistentes escucharon un debate titulado “The New Energy Era” (La nueva era de la energía). Este año, fue “The Future of Fossil Fuels” (El futuro de los combustibles fósiles).

La forma de abordar las cuestiones climáticas fue el centro de los debates, y personas poderosas hicieron sonar las alarmas.

“El cambio climático se está convirtiendo en un riesgo de inversión”, estuvo de acuerdo el director ejecutivo de Blackrock, Larry Fink, en declaraciones esta semana. “Esto se está convirtiendo en un tema dominante entre más de nuestros inversores”.

RECOMENDAMOS: Greta Thunberg, la adolescente que increpó a los líderes en Davos

Fink dio el disparo inicial la semana pasada, poco antes de dirigirse a Davos y usar una bufanda temática del calentamiento global, enviando una carta a los inversores en la firma de gestión de activos de aproximadamente US$7 billones en la que declara la llegada de una “remodelación fundamental de las finanzas”.

Ahora, BlackRock planea adoptar consideraciones climáticas en su estrategia y presionar para que más compañías adopten índices de referencia ambientales.

Pero la falta de normas globales sobre lo que hace que las empresas sean ambientalmente responsables sigue siendo una preocupación palpable. Es probable que incluso BlackRock siga invirtiendo en carbón, y una queja común entre los ejecutivos de Davos fue que no pueden ser ellos los que establezcan las normas.

“Les digo a nuestros clientes: ‘no quiero ser el extremo afilado de la lanza’”, haciendo cumplir las normas de la industria, dijo Michael Corbat, director ejecutivo de Citigroup Inc.

Panorama del clima

Las normas son difíciles de encontrar. La comunidad internacional no se puso de acuerdo sobre las reglas para establecer un mercado global de carbono en la COP25, la conferencia anual de Naciones Unidas sobre el clima celebrada en diciembre. Eso dejó a los gobiernos, las instituciones financieras y las empresas luchando por calcular cuánto valen las emisiones y cuánto pagar voluntariamente por compensar su costo en el clima.

Sin reglas para un mercado global de carbono, la Unión Europea está decidida a proteger el suyo, que ha estado funcionando durante más de una década.

WEF 2020: Más del 50% de los CEO del mundo anticipan desaceleración de la economía global

La región apunta a la neutralidad de carbono para 2050 y está considerando imponer impuestos a las importaciones vinculadas a las altas emisiones de dióxido de carbono, como parte de una estrategia para obligar a sus socios comerciales a ser más ecológicos.

Davos protestas(800x600)

“No tiene sentido reducir solo las emisiones de gases de efecto invernadero en casa si aumentamos las importaciones de CO2 del extranjero”, dijo la presidente de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, a una audiencia de Davos. “Es un problema climático, pero también es un problema de equidad hacia nuestras empresas y nuestros trabajadores: los protegeremos de la competencia desleal”.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, dijo a un panel de cierre que un impuesto al carbono sería un “impuesto sobre las personas que trabajan duro”, al tiempo que le apostó todo a los avances tecnológicos para ayudar a enfrentar los desafíos ambientales.

Algunos asistentes a Davos, incluido el Príncipe Carlos del Reino Unido, expresaron su apoyo a un impuesto al carbono. La canciller alemana, Angela Merkel, dijo que reducir las emisiones podría ser una “cuestión de supervivencia” para Europa. Pero un impuesto al carbono también podría poner a prueba los lazos de Europa con China, justo cuando el liderazgo en Pekín enfrenta presión para establecer objetivos climáticos ambiciosos en su próximo plan quinquenal.

Al mismo tiempo, se habló en Davos sobre cómo la relación frenética de China con Estados Unidos desafiaría cualquier esfuerzo por controlar las emisiones.

“La guerra comercial y la retirada estadounidense del Acuerdo de París redujeron la presión sobre China casi por completo”, asegura Ma Jun, director del Instituto de Asuntos Públicos y Ambientales en Pekín, uno de los principales grupos climáticos del país. “Este es un momento de confusión y de opiniones diferentes”.

Davos encontró espacio para puntos de vista en conflicto. Fuera del foro, un manifestante disfrazado como plutócrata con un cigarro y un maletín lleno de dinero posó para fotos a pocos metros y decía con seriedad: “lo que necesitamos es promover una economía circular“.

Alguien grabó el lema “Actúen sobre el clima” en la nieve cerca de la zona de aterrizaje de helicópteros utilizada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Su discurso incluyó golpes a alarmistas ambientalistas sin nombre. ”Somos limpios y hermosos y todo está bien”, dijo a una audiencia que incluía a Thunberg y otros jóvenes activistas climáticos. “Debemos rechazar a los perennes profetas de la fatalidad y sus predicciones del apocalipsis”.

Daavos 50 años(800x600)

Ian Bremmer, presidente de la consultora Eurasia Group, notó que la reacción a las políticas de Trump no es uniformemente negativa en Davos. “Puedes tener a Greta aquí, puedes hacer que un montón de personas hablen sobre el clima y la sostenibilidad”, dijo a Bloomberg TV, “pero la realidad es que Trump no enloquece a la gente en Davos como lo hace en Estados Unidos”.

Hacia el final de la semana, Mnuchin cuestionó la autoridad de la activista de 17 años para hablar sobre temas económicos. ”Después de que vaya y estudie economía en la universidad”, dijo, “puede regresar y explicarnos”. Thunberg respondió en un tuit, citando investigación científica.

Desde la perspectiva de Thunberg, como explicó en Davos, las manifestaciones que llevaron a millones a las calles el año pasado tuvieron un éxito inesperado en hacer que las élites hablaran más como activistas climáticos. Pero vio pocas señales de progreso más allá de esa charla. En una conferencia de prensa el viernes, declaró que el foro fue un fracaso para abordar la acción climática.

DESTACADO: Cambio climático amenaza la economía mundial, según Gobierno de EE.UU.

“Antes de venir aquí, teníamos algunas demandas para el FEM, y las demandas han sido completamente ignoradas”, dijo. “Por supuesto, no esperábamos nada menos”.

La adolescente sueca hizo sonar las alarmas en Davos en 2019 con un discurso en el que declaró: “Nuestra casa está en llamas”. Este año mostró su desdén por aquellos a quienes culpa del aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero, incluso más que antes. ”No les estamos diciendo que sigan hablando de alcanzar ‘emisiones netas cero’ o ‘neutralidad de carbono’ haciendo trampa y jugando con los números”, dijo. “Los hechos son claros, pero aún son demasiado incómodos para que los aborden“.

RELACIONADAS