Claves Del Día
Fecha de publicación: 2019-12-06
Foto Salvador Meléndez
Galeria  Ver Fotogalería

El salvadoreño Grupo Poma alcanza el hito de su primer centenario

El grupo fundado por Bartolomé Poma cumple 100 años, consolidado como una multicentroamericana con intereses en los rubros automotriz, bienes raíces, hotelero, industrial y financiero. La firma, sin embargo, no pierde su visión que apunta al impulso de programas de interés social.

Por José Barrera - Claudia Contreras - estrategiaynegocios.net

"Durante la guerra fue difícil operar. Pasamos años difíciles, pero tratamos siempre de mantener la organización intacta y tratar de mantener a toda la gente que trabajaba en las diferentes divisiones... nunca cerramos ninguna empresa, nunca", resume Ricardo Poma, presidente de Grupo Poma, sobre una de las etapas más difíciles en la historia de El Salvador y del ya centenario conglomerado salvadoreño.

"Papá y yo estábamos, básicamente, siempre viviendo acá, nunca, aún con los riesgos que había en ese momento -después del secuestro de mi hermano- siempre nos mantuvimos aquí en El Salvador y siempre seguimos operando a las empresas al máximo que nos permitía el mercado", reflexiona el empresario quien pertenece a la tercera generación de la familia Poma, un grupo empresarial que se ha consolidado como referente en gestión y que nació con una idea en 1919 gracias al empuje de Bartolomé Poma quien puso los cimientos de un legado que ahora expande sus intereses por Centroamérica, Colombia y República Dominicana.

"En 1970, mi hermano Roberto y yo regresamos al país recién graduados de
nuestras maestrías. Ni a él ni a mí se nos pasó por la mente no regresar a El Salvador. Nos sentimos muy atraídos por nuestra tierra, con muchos bríos por hacer cosas y por apoyar a nuestro padre (Luis Poma) en lo que él y mi abuelo habían construido", añade Ricardo.

Destaca que los cinco años subsiguientes fueron de acelerado crecimiento de la empresa, pero también reconoce que se palpaba una efervescencia subyacente. "Soplaban vientos de cambio, con altas dosis de radicalización y resentimiento. Afloraron grupos guerrilleros que entraron de lleno en el flagelo de los secuestros. Fue así como en enero de 1977, mi hermano Roberto fue secuestrado y asesinado, aun cuando cumplimos con todas las demandas de los secuestradores. Fue un golpe muy duro para nuestra familia, pero aun en medio de ese profundo dolor, nuestro compromiso con El Salvador se mantuvo firme. En esta tierra yace lo más querido y bajo este cielo se han forjado nuestros mejores sueños", recalca el presidente y CEO de Grupo Poma.

En la actualidad conglomerado es uno de los mayores empleadores de la región. La firma, mediante la consolidación de sus marcas Excel, Grupo Roble, Real Hotels & Resorts, Solaire y Autofácil ha consolidado el liderazgo en las áreas automotriz, bienes raíces, hotelera, industrial y financiera, respectivamente, las que generan alrededor de 12.000 empleos directos.

"Siempre he dicho que lo más importante de todo es la gente, son las personas. Una frase filosófica que decía que lo importante es tener 'Visión, Gente, Pasión'... 'Visión' por qué hay que saber a dónde vamos, pero la Gente es la que realmente genera el éxito y los equipos motivados son los que llevan a cabo las estrategias que salen de la visión y eso es lo que nosotros hemos tenido siempre, un grupo de colaboradores que se sienten parte de la empresa, que decimos es una gran familia", explica.

Ricardo Poma destaca, por ejemplo, que la antigüedad promedio de los empleos en Excel Automotriz es de 21 años. "Tenemos miles de personas y no hay rotación, la gente no se va, la gente se retira y nosotros promovemos eso, no tanto como una estrategia, sino por que nos gusta da una sensación de gran familia y obviamente cuando la gente trabaja así lo hace con más motivación, son equipos motivados que actúan por convencimiento, más que por autoridad. Es una forma que funciona mejor y para nosotros es hacer lo correcto, lo correcto es darles una calidad de vida a esas familias, un empleo digno y una calidad de vida buena, en el sentido de educación, medias becas, un montón de prestaciones...", puntualiza.

Bartolome Poma(800x600)

El grupo fundado por Bartolomé Poma cumple 100 años, consolidado como una multicentroamericana con intereses en los rubros automotriz, bienes raíces, hotelero, industrial y financiero.

Un viaje que comienza con un modesto taller

Excel, su división automotriz, es de hecho la piedra angular del conglomerado, por que fue el primer interés de Bartolomé Poma cuando se instaló en El Salvador en los primeros años del Siglo XIX.

La compañía nació en 1919 por el empuje de Bartolomé, maestro mecánico de origen español, que viajó a América en busca de mejores oportunidades.

Tras residir en México y EE.UU. se estableció en El Salvador, donde años después instalaría un pequeño taller llamado B. Poma Limited, emprendimiento que marca el origen de lo que ahora es Excel y del conglomerado conocido como Grupo Poma.

Su legado lo continúo, su segundo hijo, Luis Poma, se incorporó de lleno al negocio familiar tras concluir sus estudios en Europa.

Luis es descrito como un hombre visionario. En los años 30 llevó el pequeño negocio familiar a otra escala, logrando la distribución de los vehículos de la estadounidense General Motors, con sus marcas Chevrolet y Buick.

Sin embargo, la consolidación del liderazgo en la venta de vehículos, el servicio en los talleres y la venta repuestos en El Salvador, llegó de la mano de la marca Toyota, la cual se logró a través de una gestión personal de Luis Poma en 1953.
Excel Luis Poma.1(800x600)

La consolidación del liderazgo en la venta de vehículos, el servicio en los talleres y la venta repuestos en El Salvador, llegó de la mano de la marca Toyota, la cual se logró a través de una gestión personal de Luis Poma en 1953.

La compañía fue la primera distribuidora de la marca en el continente y una de las primeras en el mundo.

Excel comercializa más de 30.000 vehículos al año (entre automóviles y camiones), asimismo, representa a 14 marcas y opera en Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Panamá.

Solo la división automotriz de Grupo Poma genera empleo para más de 3.540 personas en la región, cuenta con 153 puntos de atención al cliente; 58 salas de ventas de vehículos, 43 sucursales de repuestos y 52 talleres en los que atiende a más de 360.000 autos al año.

El negocio crece como un Roble

Luis Poma fue el responsable de la diversificación del negocio más allá de la industria automotriz, un legado que ahora impulsa su hijo Ricardo como presidente del Grupo.

“En la década de los sesenta incursionamos en el sector industrial. Mi padre fue pionero en impulsar el uso del aluminio en puertas y ventanas. Así comenzó Solaire y con ella nuestra contribución al diseño de una nueva fisonomía urbana en El Salvador y, más adelante, en la región”, dijo Ricardo Poma, quien explica: “siempre me ha sorprendido cómo de una idea surge, casi por arte de magia, una obra que viene a cambiarle la vida a miles de personas y cómo estas ideas, con trabajo y perseverancia, se convierten en palpable realidad”.

La compañía logró dar un gran salto al consolidar su operación inmobiliaria, ahora conocida como Grupo Roble. Su despegue contribuyó a la transformación de la fisonomía de San Salvador con el desarrollo de la colonia Miramonte, su emblemático centro comercial Metrocentro, la Torre Roble y el Hotel Camino Real -ahora Real InterContinental-, estos últimos convertidos en el primer concepto de “complejos de usos múltiples”, una idea que cruzó fronteras de la mano de Ricardo Poma, en la década de los noventa con réplicas del modelo en ciudades como San José, Costa Rica.

Roble cuenta con más de 55 años en el negocio de inmobiliario y en su historia ha logrado colocar alrededor de 60.000 unidades habitacionales, además es uno de los protagonistas regionales en el desarrollo de centros comerciales en Centroamérica, región donde administra 20 inmuebles los que reportan un tráfico anual de más de 180 millones de personas.

El más exitoso de sus proyectos comerciales es Metrocentro San Salvador, el cual recibe -en promedio- 2,3 millones de visitas al mes (en un mes normal), pero que en temporadas altas como la Navidad sobrepasa los tres millones visitas.

“Siento primero una gran responsabilidad hacia el grupo empresarial, hacia mi familia y el país. Somos parte importante de la vida del país, por un lado me siento orgulloso de lo que se ha hecho, también en algunos aspectos hemos ayudado a transformar las fisonomías de nuestras ciudades, por ejemplo aquí (en San Salvador) lo que significa Metrocentro o Multiplaza, los centros comerciales, hoteles... lo hemos hecho de una forma responsable y tratando de liderar esos movimientos hacia la modernidad. Es algo que queremos seguir haciendo y en la medida lo podamos hacer y sea rentable queremos seguir por 100 años más, mientras se pueda. Lo más importante con todo y todo será mantener a la familia unida”, puntualiza.

Fuerte compromiso social

Aún cuando las cifras del negocio son impresionantes un área vital para Grupo Poma es su impulso a programas de interés social, algo que Ricardo Poma dice es clave.

“Los principales logros, aparte de -que es fundamental- mantener unida a la familia con base en un legado de valores que vienen de varias generaciones, (...) es todo lo que hemos hecho en la parte social. Parte de las empresas, desde los años ochenta y en una forma organizada con la Fundación Poma, hemos entrado en una serie de iniciativas sociales con la Fundación Poma, Fundación Salvadoreña para la Salud y el Desarrollo Humano (Fusal), La Escuela Superior de Economía y Negocios (ESEN), Teatro Luis Poma... una serie de instituciones dedicadas a apoyar a nuestro país y eso es otro elemento importante que ha mantenido ese sentido de pertenencia y sano orgullo de ser miembro de esa familia. Ese es otro punto diferenciador que nos ha favorecido bastante y además que nos genera mucha satisfacción”, dijo el empresario.

ricardo poma al.1(800x600)

Ricardo Poma, empresario quien pertenece a la tercera generación de la familia, fue reconocido por el parlamento salvadoreño por su labor social y contribución a El Salvador.

Mediante estas iniciativas, a las que se suman la Fundación Renacer y la Salvadoran American Humanitarian Foundation (SAHF), creada con el apoyo de otros empresarios el grupo es un activo impulsor de iniciativas de alto impacto social.

Fusal, desde su creación, a través del Programa de Ayuda Humanitaria, ha entregado más de US$600 millones en medicamentos, insumos y equipo médico, entre otros artículos de primera necesidad.

Asimismo, mediante el Programa de Primera Infancia, la organización está impulsando la importancia de la estimulación temprana y la atención oportuna en salud y nutrición, durante los primeros 1.000 días de vida de los niños.

La ESEN, en sí misma es una universidad que busca formar integralmente a los futuros líderes de El Salvador y la región centroamericana. Desde sus inicios, promueve dos objetivos fundamentales: excelencia académica y oportunidad para todos.

En la actualidad dos de cada tres estudiantes han tenido apoyo económico a través de becas o financiamiento y han brindado apoyo a más de 1.700 jóvenes, quienes han tenido la oportunidad de potenciar sus conocimientos, competencias y habilidades.

Ricardo Poma sostiene que el desarrollo del negocio no está alejado del impulso social y agrega que el legado más importante de la historia familiar es el de valores, como la integridad, la solidaridad, el respeto y la excelencia. “Todos esos valores los vamos a pasar de generación en generación, son vitales... y hacer siempre lo correcto. Nosotros gracias a Dios, y a esos valores, hemos podido operar en este país y en todos donde operamos haciendo lo correcto. No es cierto que no se puede ser exitoso sin hacer las cosas bien y la única forma de hacer las cosas es hacerlas bien, quiere decir de una forma limpia, honesta, decente y la forma en la que esperamos seguir operando 100 años más”, dice.

Anoche, en su discurso por la celebración del centenario, Ricardo Poma sostuvo: "agradezco especialmente a mi familia por su amor y confianza incondicional. Estoy orgulloso de formar parte de ella. Me siento muy seguro de la cuarta generación; cinco de sus miembros tienen posiciones de liderazgo. Cada uno de ellos trabaja en lo que le apasiona, lo cual me alegra mucho. Tienen la identificación, el compromiso y la dedicación para ser exitosos en lo que hacen".

Grupo Poma1.1(800x600)

RELACIONADAS