Claves Del Día
Fecha de publicación: 2019-11-30

EE.UU. es exportador neto de petróleo por primera vez en 70 años

Durante septiembre, el país exportó 89.000 barriles diarios más de los que importó, impulsado por la llamada ‘shale revolution’, detonada por el uso del fracking.

Por Expansion.mx

Estados Unidos hilo un mes completo exportando más barriles de petróleo de los que importó, con lo cual se consolidó como un exportador neto por primera vez desde que hay registro, en 1949. Durante septiembre, el país colocó en el extranjero 89.000 barriles diarios más de los que importó, según información de la Administración de Información Energética citada por la agencia de noticias Bloomberg.

Aunque anteriormente Estados Unidos había reportado exportaciones netas de manera semanal, el dato reportado por la autoridad resultó sorpresivo respecto a lo que los especialistas habían estimado una década atrás, justo antes del auge del auge del petróleo de esquisto (o shale oil), conocido como la shale revolution.

“El regreso de Estados Unidos como un exportador neto sirve de recordatorio de cómo la industria petrolera puede dar sorpresas –en este caso, la shale revolution– que ha cambiado los precios a nivel mundial, la producción y los flujos de comercio”, dijo al medio Bob McNally, ex asesor energético de la administración de George W. Bush y presidente de la consultora Rapidan Energy Group.

Los resultados del otro lado de la frontera han sido principalmente impulsados por la producción de estados como Texas y Nuevo México, pero existe la previsión de especialistas de la industria de una disminución en el ritmo de producción para 2020 debido a la petición del Partido Demócrata de prohibir el fracking, la controvertida técnica de perforación que empujó los altos niveles de extracción de petróleo de esquisto.

El dato de exportación se da en un contexto en el que el presidente estadounidense Donald Trump ha empujado a una independencia de petróleo extranjero, que a pesar de mejorar en las exportaciones netas, aún muestra una fuerte tendencia a comprar crudo pesado de otros países, así como otros derivados menos costosos de proveedores externos.

RELACIONADAS