Claves Del Día
Fecha de publicación: 2019-10-08

EEUU reconoce fracaso del Plan Alianza para la Prosperidad

Las autoridades impulsarán un nuevo plan orgánico y diferente para Guatemala, Honduras y El Salvador, ya que cada país tiene necesidades y prioridades económicas distintas y unirlos bajo el paraguas de Triángulo Norte

Por Prensa Libre

El gobierno de Estados Unidos ha firmado una serie de acuerdos con Centroamérica desde el 31 de mayo pasado para frenar la migración irregular y una vez contenida esta, aseguró que se implementará un plan para llevar prosperidad la región, algo en lo que fracasó el Plan Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte (PAPTN) que se lanzó en el 2014 luego de la llegada masiva de menores de edad no acompañados.

El PAPTN, aseguró el asesor del presidente Donald Trump para asuntos del Hemisferio Occidental, Mauricio Claver-Carone, no fue más que una iniciativa “propagandística” y un “parche de corto plazo” que no cumplió sus metas.

“Estados Unidos va a ayudar verdaderamente… La alianza para la prosperidad trajo un poco de alianza y nada de prosperidad. Nosotros queremos crear un verdadero crecimiento económico para estos países”, señaló Claver-Carone en una conferencia telefónica ofrecida este lunes desde aquel país.

“Queremos enfocarnos en ayudar bilateralmente a las comunidades empresariales, ciudadanos y fuerzas productivas”, enfatizó el funcionario estadounidense, a la vez, indicó que el plan será orgánico y diferente para Guatemala, Honduras y El Salvador, ya que cada país tiene necesidades y prioridades económicas distintas y unirlos bajo el paraguas de Triángulo Norte “es un insulto porque son países soberanos”.

Al hablar del fracaso del PAPTN, Claver-Carone enfatizó en que “los resultados hablan por sí mismos” ya que los objetivos teóricos que eran generar progreso y oportunidades de empleo no fueron alcanzados, por lo cual el nuevo plan que trabaja EE. UU. con los tres países le apuntará a “reformas estructurales que permitan el crecimiento económico a largo plazo”.

En el caso de Guatemala, añadió el asesor del presidente Trump, se trabajará con los equipos de transición de los gobiernos entrante y saliente y será anunciado a principios del 2020. Este contará con la participación de “socios internacionales” e instituciones financieras.

“Queremos que los ciudadanos de esos países trabajen productivamente, y queremos ayudarlos a trabajar para que en sus países de origen tengan un futuro brillante y prometedor”, aseveró Claver Carone.

El informe destaca logros en cuatro ejes: dinamización del sector productivo, desarrollo de capital humano, mejoramiento de la seguridad y acceso a la justicia, así como fortalecimiento de las instituciones; no obstante, estas acciones no han dado el resultado deseado que era reducir la migración, al menos para el caso de Guatemala.

Desde el 2014 cuando ocurrió la crisis humanitaria en la frontera sur de EE. UU. por la gran cantidad de menores no acompañados que arribó, el número aumentó gradualmente hasta alcanzar 29 mil 602 este año a falta de un mes para que termine el año fiscal 2019 en el país norteamericano, lo que representa un 74% de incremento.

En el caso de la migración de familias, o unidades familiares como las identifican las autoridades estadounidenses, el aumento del 2016 a la fecha es de 691%.

Solo de Guatemala, hasta el 31 de agosto pasado se contabilizaron 182 mil 467 unidades familiares interceptadas en la frontera sur de EE. UU.

Se consultó al Pronacom una postura por las críticas al PAPTN y la oficina de Comunicación respondió que como parte del plan, desde febrero pasado se echó a andar la Ruta Hacia la Prosperidad que fortalecerá el desarrollo económico de la población, ya que es una alianza que involucra a autoridades, pueblos indígenas, gobierno central, cooperación internacional, sociedad civil y sector privado.

La oficina precisó que gracias a esa ruta se han identificado “en conjunto con los pueblos indígenas los proyectos que pueden fortalecer el desarrollo económico local, con la posibilidad de vincularlos con inversión pública y privada”.

Añadió que el Pronacom está abierto a apoyar cualquier iniciativa que genere prosperidad y desarrollo.

Acuerdos de asilo

Pero, según las autoridades estadounidenses antes de trabajar en un plan para desarrollar económicamente y brindar prosperidad a los países de Centroamérica era necesario poner candado a las fronteras de estas naciones.

Queremos que los ciudadanos de esos países trabajen productivamente, y queremos ayudarlos a trabajar para que en sus países de origen tengan un futuro brillante y prometedor.

Fue así como se firmaron nueve convenios, la mayoría con el objetivo de contener la migración y dos una especie de recompensa para Guatemala y Honduras por aceptar firmarlos.

De hecho, EE. UU. ya comenzó la implementación del acuerdo migratorio firmado con Guatemala, pese a aún está pendiente de que sea conocido y aprobado por el Congreso de la República, y a pesar de que la Corte de Constitucionalidad resolvió que el mismo debe aprobarlo el Congreso.

Sin embargo, el Legislativo aún no tiene planes de conocerlo y podría ser la próxima legislatura que tomará posesión el 14 de enero del 2020 la que lo conozca y apruebe.

Pero EE. UU. dice que esta ya se implementa.

“En Guatemala estamos trabajando en conjunto con nuestros aliados, enfocándonos en capacitación, mejorando las capacidades de Guatemala trabajado en sus fronteras en el tema de investigaciones y en el intercambio de información”, aseguró Edward Dolan, agregado del Departamento de Seguridad Nacional de EE. UU. en Panamá.

En cambio, Dolan indicó que, en el caso de Honduras y El Salvador, cuyos acuerdos de asilo se firmaron después del que se signó con Guatemala, aún están en el proceso de elaborar el plan de implementación.

Por aparte, Claver-Carone, destacó los acuerdos con los tres países centroamericanos los cuales ahora se encuentran “en etapa de implementación”.

Añadió que con la firma de los convenios “hemos cerrado conjuntamente entre estos países amigos los agujeros que existían” en los procedimientos de asilo, los cuales eran aprovechados por bandas criminales para traficar personas que pagaban miles de dólares por una promesa falsa.

Cerrados esos agujeros, señaló el asesor presidencial, la única forma de ingresar a EE. UU. es solicitando una visa, puesto que si alguien es perseguido por cuestiones étnicas, políticas o ideológicas, debe pedir asilo en el primer país de tránsito.

Dolan precisó que actualmente continúa la “crisis humanitaria” en la frontera sur de EE. UU. y que el 72% de los migrantes detenidos el presente año fiscal son originarios de Guatemala, El Salvador y Honduras.

Claver-Carone reiteró que la mayoría de las personas que migra de forma irregular lo hacen por motivos económicos y aseguró que apenas el 7% de solicitudes de asilo que recibe EE. UU. se otorgan.

RELACIONADAS