Claves Del Día
Fecha de publicación: 2019-10-08

¿El futuro de Netflix está en problemas?

En el segundo trimestre del año la compañía perdió abonados en EEUU por primera vez desde 2011, en concreto 120.000. Fuera de EEUU, Netflix sólo consiguió 2,8 millones de abonados nuevos en el trimestre.

Por Yahoo! Finanzas

Netflix está viviendo un 2019 bastante convulso. A pesar de ser la plataforma de streaming más popular del planeta, con 150 millones de suscriptores, su ritmo de crecimiento parece haberse estancado. El pasado mes de julio se supo que la compañía pierde suscriptores en EE.UU. por primera vez en ocho años, y a continuación las acciones bajaron más del 12%. ¿Qué está pasando?

En el segundo trimestre del año la compañía perdió abonados en el mercado estadounidense por primera vez desde 2011, en concreto 120.000. Fuera de EEUU, Netflix sólo consiguió 2,8 millones de abonados nuevos en el trimestre, la mitad de los que había previsto. Estas dos noticias combinadas supusieron un golpe bursátil de 17.000 millones de dólares, de la noche a la mañana.

En el tercer trimestre de 2019, que está a punto de cumplirse, Netflix espera hacerse con 7 millones de nuevos suscriptores, una previsión que parece demasiado optimista viendo cómo le ha ido este año a la compañía que dirige Reed Hastings.

2,8 nuevos millones de abonados es una cifra respetable, aunque no se alcancen los objetivos esperados. ¿Por qué el batacazo bursátil? Financial Times da la clave: la estrategia de Netflix consiste en invertir miles de millones en contenido original para conseguir nuevos suscriptores. Así que si aumenta el número de suscriptores, es que la estrategia está funcionando, y las acciones suben. Si el número de suscriptores se estanca o no crece como se espera, las acciones bajan.

Por ese motivo entidades como Barclays han alertado a sus clientes que no inviertan en Netflix porque consideran que las acciones son “demasiado caras”. Para el banco británico, la compañía de streaming debería tener muchísimos más. En concreto, 1.300 millones en 2026. Esto quiere decir que prácticamente tiene que multiplicar su base de abonados en tan solo 7 años.

Netflix invierte más dinero en contenido original que cualquier otra productora de cine en todo el mundo: US$15.000 millones al año (Disney es la segunda, con US$12.000 millones). Los mercados esperan que su número de suscriptores aumente sustancialmente.

Y en medio de todas estas cifras económicas, también hay que hablar de talento. Y parece que el de Netflix está descendiendo. Por ejemplo, en la última entrega de los premios Emmy, los Oscar de la televisión, su gran rival en Estados Unidos y Europa, HBO, se coronó con 34 galardones, por 27 de los de Netflix.

Además, a finales de este año a Netflix le van a salir dos rivales muy temibles. Por un lado, Apple va a lanzar Apple TV+, su propio canal de series y películas originales. Por otro, Disney presentará Disney+, con todas las películas y series del mundo de Mickey Mouse, de Pixar, de Marvel y de Star Wars. Estos dos nuevos contrincantes valdrán al mes 4,99 euros, frente a los 12,99 que cuesta actualmente la tarifa HD de Netflix, la más popular.

Y por si esto fuera poco, a principios de 2020 lanzarán sus propias plataformas WarnerMedia de AT&T y NBCUniversal de Comcast lo harán a principios del año que viene.

Otro de los problemas de Netflix tiene que ver con su estrategia de pagos a productoras. Según revela Financial Times, la plataforma tiene por costumbre pagar meses después del estreno por el contenido a productoras externas. Sin embargo sus grandes rivales (Apple, HBO, HULU, etc…) pagan en el momento de comprar los derechos. Este detalle podría estar haciendo que pequeñas productoras terminen vendiendo sus productos a la competencia. Parece ser que Netflix es consciente de este problema y está adelantando los pagos a proveedores, según revela el mismo medio.

A todos estos reveses, hay que sumar la enorme deuda que tiene la plataforma con sus acreedores. Financial Times la desglosa así: US$10.400 millones en deuda a largo plazo, US$19.000 millones en obligaciones y de US$2.000 a US$5.000 millones en gastos "desconocidos”: inversiones en proyectos secretos.

Más del 70% de la deuda a largo plazo no vence en al menos 5 años, por lo que de aquí a 2024 Netflix tiene tiempo a conseguir más suscriptores o a recortar gastos para ser más rentable. Así que el número de abonados seguirá dictando sentencia.

RELACIONADAS