Claves Del Día
Fecha de publicación: 2019-09-09

Diplomáticos de EEUU confirman: Honduras será tercer país seguro

Con la declatoria, el territorio hondureño contendrá el masivo flujo de ciudadanos procedentes de Cuba y Nicaragua. Estas las claves del acuerdo, al cual tuvo acceso La Prensa de Honduras.

Por La Prensa (Honduras)

Al igual que México y Guatemala, el Gobierno de Honduras cedió a las presiones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y se convertirá en un “tercer país seguro” para contener el masivo flujo de ciudadanos procedentes de Cuba y Nicaragua, confirmaron en exclusiva a diario LA PRENSA fuentes diplomáticas de Estados Unidos.

La decisión se concretó en la última visita que realizaron el 26 de agosto a Estados Unidos el presidente Juan Orlando Hernández , el canciller Lisandro Rosales, el ministro de Seguridad Julián Pacheco y la directora del Instituto Nacional de Migración (INM), Carolina Menjívar, durante la cual se entrevistaron con el secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Kevin K. McAleenan, con quien abordaron la problemática migratoria y de seguridad en las fronteras.

Aumenta deportación

Hasta agosto del presente año, México había deportado a 48,374 hondureños por la vía terrestre y 2,903 por la vía aérea.

Por sus implicaciones internas y externas, los puntos más sensibles de esta reunión no trascendieron a la opinión pública; sin embargo, el equipo de investigación de LA PRENSA tuvo acceso a la bitácora e información confidencial vinculada a ese encuentro que refleja que los temas sensitivos fueron reservados a la opinión pública nacional.

hn joh firma(800x600)

Los acuerdos públicos

Al cabo de la cita, ambos Gobiernos emitieron un comunicado conjunto en el que informaron que el encuentro entre Hernández y McAleenan concluyó con el compromiso “de trabajar juntos para mejorar la seguridad y abordar la migración irregular a través de un mayor intercambio de la aplicación de la ley con las autoridades competentes en Honduras para investigar y procesar a los involucrados en la organización de violaciones masivas de la ley de inmigración y delitos de trata de personas”.

A su regreso a Honduras, Hernández rindió una rueda de prensa en la que, entre otras cosas, dejó entrever en sus declaraciones la firma de un acuerdo bilateral con Estados Unidos para frenar la masiva migración de extranjeros por territorio hondureño.

En esa ocasión informó que hasta agosto de 2019 habían llegado a Honduras unos 30,000 ciudadanos de África, Sudamérica, Cuba y Haití, y que al final del año podían superar las 70,000 personas.

“Para nosotros este es un asunto delicado y difícil de manejar; por eso venimos a hacer el planteamiento de que tenemos que trabajar en conjunto, con responsabilidades compartidas, aunque diferenciadas”, indicó.

“Hemos visto varios escenarios y nos imaginamos el enorme peso, el enorme problema social de que ese enorme número de personas llegaran a quedar estancadas o acumuladas en Honduras y nosotros como país no podríamos dejar de atenderlas”, agregó.

En ese contexto, el mandatario adelantó que para resolver este problema social se tenía que construir una solución en conjunto “para que Honduras no vaya a cargar con toda esta situación”.

El verdadero acuerdo

La fuente diplomática, que pidió el anonimato, dijo que en este mensaje el Presidente dejó entrever los lineamientos del acuerdo con Estados Unidos. En ese sentido, reveló que el verdadero objetivo de la reunión entre Hernández y McAleenan fue delinear un acuerdo migratorio que permita contener el masivo flujo migratorio de cubanos por territorio hondureño, similar a lo que hicieron México y Guatemala para frenar el tránsito de hondureños, salvadoreños y guatemaltecos hacia la frontera sur de Estados Unidos.

Para poner en contexto la problemática, la directora del INM, Carolina Menjívar, informó en esa reunión que el 57% de los inmigrantes irregulares que ingresaron en territorio hondureño eran cubanos, y que los nicaragüenses eran el grupo que más se había acogido al estatus de refugio en Honduras.

¿Qué es tercer país seguro?

La idea de tercer país seguro surge a raíz de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados que se firmó en Ginebra, Suiza, en 1951. El concepto se resume en lo siguiente: cuando una persona abandona su país para solicitar asilo en otro, este segundo país puede negarse a recibirlo y remitirlo a un tercero que considere que puede darle las mismas atenciones. Es justamente lo que hace México y Guatemala con los centroamericanos.

El Gobierno de Honduras también externó su preocupación que el acuerdo pudiese generar un fuerte rechazo de opositores políticos y afines a Cuba y Venezuela, por lo que acordaron que se manejaría con otro nombre para evitar su impacto mediático

En ese sentido, Hernández y McAleenan acordaron elaborar un borrador que para efectos formales y mediáticos se denominará Acuerdo de Cooperación en Materia de Asilo, pero que en la práctica se trata de un acuerdo formal de tercer país seguro, similar al que Trump impuso a México y Guatemala.

Este pacto bilateral solo será aplicable a inmigrantes de Cuba y Nicaragua que transitan por territorio hondureño.

Con respecto a los inmigrantes de otras nacionalidades que utilizan como puente a Honduras para llegar a Estados Unidos, el secretario de Seguridad adelantó que su Gobierno está construyendo una alianza regional con Panamá, Colombia, Ecuador y Brasil para que se conviertan también en los próximos países seguros que frenen el tráfico de inmigrantes sudamericanos y de otras nacionalidades que pasan por sus fronteras.

Al entrar en vigor el acuerdo entre Honduras y Estados Unidos, los migrantes cubanos y nicaragüenses que lleguen a suelo catracho y quieran solicitar refugio o asilo en el país norteamericano deberán tramitarlo desde Honduras. Ambos Gobiernos también hablaron de eliminar el salvoconducto y sustituirlo por un manifiesto que se entregaría con 48 horas de anticipación para facilitar la deportación de hondureños de Estados Unidos, implementar los vuelos mixtos o combinados, que ya se aprobaron con El Salvador y Guatemala, para deportar en un mismo avión a los niños no acompañados. Sobre esto último, los funcionarios estadounidenses explicaron que los vuelos contarán con más agentes para prevenir cualquier incidente y estarán segmentados en hombres, mujeres, familias y niños no acompañados. Honduras también se comprometió a suscribir un acuerdo alterno para deportar a cubanos y nicaragüenses que lleguen a su territorio.

Agentes. Como contraparte, EEUU se comprometió a facilitar los recursos económicos para la implementación de este plan y, además, estudiar la posibilidad de reforzar la seguridad fronteriza con el envío de agentes federales a Honduras, tal como se hizo en Guatemala. También aumentar la cooperación para combatir las maras y cooperar en la formación de agentes hondureños en buenas prácticas para cárceles de máxima seguridad.

6 claves del acuerdo:

1-Cubanos y nicaragüenses que viajen a Estados Unidos deberán tramitar en Honduras su solicitud de asilo o refugio para entrar a suelo estadounidense.

2-Estados Unidos propuso a Honduras que los vuelos compartidos que incluyan a hombres, mujeres, familias y niños no acompañados que llegaron a EEUU.

3-Para agilizar deportación de hondureños desde Estados Unidos, Honduras aceptó cambiar salvoconducto por manifiesto que se entregará 48 horas antes.

4-También se plantea la aplicación de pruebas de ADN rápidas para poder determinar que en los vuelos no vengan ciudadanos de otros países.

5-Aunque Honduras tiene mayores capacidades en seguridad fronteriza, se estudiará la posibilidad de enviar agentes federales al país.

6-Investigar y procesar a los involucrados en la organización de violaciones masivas de la ley de inmigración y delitos de trata de personas.

RELACIONADAS