Claves Del Día
Fecha de publicación: 2019-09-04

Guatemala no cumple las condiciones de tercer país seguro

El acuerdo implicaría que miles de los que soliciten asilo en Estados Unidos podrían ser enviados a Guatemala, que cumpliría así su papel como un tercer país seguro.

Por La Prensa (Honduras)

Aunque lo diga un acuerdo o lo pida Estados Unidos para aliviar la cantidad de inmigrantes que le solicitan asilo, la realidad es que Guatemala no cumple con las condiciones, ni las cumplirá al corto o mediano plazo, para ser un tercer país seguro.

Así lo admitió incluso el presidente electo de Guatemala, Alejandro Giammattei, poco después de ganar las elecciones del domingo 11 de agosto.

“Como está la definición de tercer país seguro creo que Guatemala no está en condiciones de poderlo mantener”, aseguró Giammattei, quien asumirá la Presidencia el próximo 14 de enero.

Lo mismo opina el padre Mauro Verzeletti, director de la Casa del Migrante en Ciudad de Guatemala.

“Transformar a Guatemala de un plumazo en un tercer país seguro no es posible porque no hay las condiciones, no hay ningún tipo de infraestructura para esto. No hay ni trabajo ni condiciones de vida óptimas para los guatemaltecos, ya no digamos para extranjeros. Tienen que tratar a los centroamericanos como seres humanos, con derechos y dignidad”, dijo Verzeletti a Diario LA PRENSA.

El concepto de tercer país seguro tiene su origen en la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados que se firmó en Ginebra, Suiza, en 1951.

Guatemala ratificó este convenio en 1983. El acuerdo implicaría que miles de los que soliciten asilo en Estados Unidos podrían ser enviados a Guatemala, que cumpliría así su papel como un tercer país seguro.

Sin embargo, para que se concrete esa condición, como se establece en la convención, Guatemala debería proveer al menos las condiciones mínimas de salud, educación, vivienda y empleo mientras se resuelven las solicitudes de asilo.

Es difícil pensar que Guatemala, que no ofrece estas garantías ni para sus ciudadanos, podría hacerlo para los extranjeros.

Por dar un ejemplo, en el último año, más de 100,000 hondureños han solicitado asilo en Estados Unidos.

Con el acuerdo, ahora esos hondureños solicitantes de asilo terminarían en Guatemala, pues EEUU los enviaría al tercer país, que sería Guatemala, que no los podría expulsar mientras estén como asilados.

El padre Verzeletti dijo que es una mentira insostenible pensar que Guatemala puede “como por arte de magia ser un tercer país seguro”.

El director de la Casa del Migrante explicó que por cada persona que solicite asilo o refugio se necesitarían más de $100 diarios para “dar un trato digno y humano, ya que necesitan vivienda, alimentación, salud, educación, asesoría jurídica, servicios básicos, entre otras cosas. Ese costo no se cubriría ni con ayuda de Estados Unidos”.

Todos los indicadores parecen avalar lo expresado por el director de la Casa del Migrante.

Sería irónico pensar en Guatemala como un tercer país seguro cuando en gran parte su economía depende de las remesas, la mayoría de las cuales provienen justamente de Estados Unidos.

En Guatemala, 59.3% de la población vive en la pobreza, el 46.5% de niños menores de cinco años padecen desnutrición crónica, la tasa de homicidios es de 27 por cada 100,000 y tienen un 13% de analfabetismo. Mientras que el 70% de trabajadores laboran en el sector informal. También hay evidencias que están a la vista, como visitar los centros asistenciales de Guatemala y ver que no se dan abasto ni para brindar un servicio de calidad a los guatemaltecos, por ello no podrían atender a miles de extranjeros.

Confusión en la frontera. Donald René Carrera, jefe de delegados del grupo A de migración de Guatemala en la aduana de Corinto, cuenta que varios hondureños se han confundido creyendo que el acuerdo del Tercer País Seguro ya está vigente, por lo que llegan a ese punto fronterizo para tratar de solicitar el asilo a las autoridades guatemaltecas.

“En estas semanas ha habido varias familias hondureñas que dicen que han tenido problemas con maras. Hemos recopilado expedientes, pero por ahora no tenemos ningún protocolo ni procedimiento a seguir para estas personas que quieran tener asilo”.

Carrera agregó: “Con solo el anuncio del Tercer País Seguro han venido muchos hondureños a pedir asilo o refugio a Guatemala, aunque el acuerdo no está vigente”.

Guatemala ya es paso de la mayoría de deportados de Honduras y El Salvador, que son enviados de regreso a sus países por vía terrestre, pero estos solo van de paso, no son albergados en Guatemala. De los retornados vía terrestre hasta el 31 de julio, 47,982 hondureños han pasado por Guatemala para ser retornados hasta el territorio hondureño. “En Guatemala lo único que se hace es tomar el registro de control migratorio y se documenta que pasaron por Guatemala”, indicó Mena.

Actualmente, aunque el acuerdo del Tercer País Seguro no está vigente, ya es posible solicitar refugio en Guatemala.

Dicha solicitud se puede hacer en cualquiera de los puntos fronterizos autorizados, ya sea terrestre o aérea.

“El proceso lo deben documentar y Migración investiga cada uno de los casos”, expresa la portavoz de la Dirección General de Migración de Guatemala.

3 claves sobre el asilo:

El acuerdo para que Guatemala sea un tercer país seguro podría representar que EE UU dé ayuda económica adicional a Guatemala, pero la cifra de solicitantes de asilo podría ser tan grande que es casi incuantificable cuánto se necesitaría para atenderlos.

Hay entre 8,000 y 10,000 migrantes que están en condición de solicitantes de asilo, pero que se hallan en territorio mexicano mientras se define la respuesta en su caso. Muchos están en condiciones lamentables en ciudades fronterizas.

Buscando que el acuerdo del Tercer País Seguro se cumpla, el Gobierno de Andrés López Obrador propondrá a Alejandro Giammattei, presidente electo de Guatemala, implementar dos programas de desarrollo en los municipios con mayor migración irregular.

RELACIONADAS