Claves Del Día
Fecha de publicación: 2019-08-15

Guerra comercial: China advierte que tomará represalias contra EEUU

Pekín rompe oficialmente la tregua comercial con Washington. El gobierno chino acusa a EEUU de violar seriamente el acuerdo que pactaron Xi y Trump en Osaka.

Por estrategiaynegocios.net

La paz comercial entre Estados Unidos y China está cada vez más lejos. La tregua pactada a finales de julio entre las dos mayores potencias del mundo ya estaba tocada, pero el gigante asiático ha terminado de romperla oficialmente este jueves.

A través de un comunicado, el ministerio de Finanzas chino acusa a Washington. de violar "seriamente" los acuerdos pactados por Xi Jingping y Donald Trump, a finales de junio en Osaka (Japón), en el marco de la pasada cumbre del G20.

China advierte de que tomará "las contramedidas necesarias" contra Estados Unidos.

La tregua solo duró mes y medio y el primer desencuentro fue un anuncio de Trump, de imponer un arancel del 10% sobre una serie de importaciones chinas que aún no sufren ningún gravamen, por valor de US$300.000 millones.

En un principio, este arancel iba a entrar en vigor el 1 de septiembre. Pero este mismo lunes el gobierno estadounidense anunció su retraso hasta el 15 de diciembre, además de una reducción de la lista de los productos que se verían afectados. Una noticia que, aunque de forma efímera, insufló de optimismo a los mercados mundiales hace tan solo dos días.

China anunció lo que entonces pareció un contragolpe a la Administración Trump: devaluó su divisa, el yuan, a niveles mínimos de once años, por debajo de los US$7. Sin embargo, tras la advertencia de hoy, parece que la devaluación del yuan fue más bien una respuesta a las posiciones bajistas que sufre la divisa y que la respuesta 'de verdad' aún está por llegar.

Por el momento, Estados Unidos no ha respondido por ninguna vía oficial a esta amenaza. Tampoco Trump ha escrito por ahora ningún mensaje al respecto en su cuenta personal de Twitter, un comportamiento habitual en el presidente norteamericano.

Las reuniones de septiembre, en el aire

Este último movimiento del gigante asiático hace más probable que las próximas reuniones entre delegaciones de ambos países se suspendan. Tras la ronda de negociaciones cara a cara que tuvieron lugar en Shanghai a finales de julio, estaba previsto que China y Estados Unidos retomaran las conversaciones en septiembre, en Washington.

Sin embargo, las dudas sobre si estos encuentros tendrán finalmente lugar aumentan por momentos. La tensión entre ambas potencias se ha disparado en las últimas semanas. Un periodo en el que, además, a China se le ha sumado un nuevo frente: la tensión en Hong Kong. El aeropuerto de la ciudad ha sufrido paralizaciones totales en los últimos días por las protestas masivas y pacíficas que están teniendo lugar en la ciudad.

Un asunto que también tiene su impacto en la guerra comercial con Estados Unidos: ayer mismo, Donald Trump supeditó el acuerdo comercial a que China trabaje de forma "humana" con Hong Kong. Lo hizo a través de una serie de tuits en los que también aseguró que su homólogo chino, Xi Jinping, es "un buen hombre".

Reacción inmediata en los mercados

La advertencia de China de este jueves ha provocado un vuelco en todos los mercados. La renta variable europea, que al principio del día intentaba recuperarse de las fuertes caídas que sufrió ayer, se ha dado bruscamente la vuelta. Los principales índices del Viejo Continente se ven golpeados un día más por la guerra comercial y retroceden hasta más de un 2,5% en la sesión.

Los futuros norteamericanos, que previamente anticipaban ganancias para hoy en Wall Street, también se han teñido de rojo. En otras palabras, se prevé que la bolsa de Nueva York extienda las masivas ventas que vivió este miércoles.

Los inversores de todo el planeta huyen a activos considerados como seguros ante la disparada incertidumbre por la guerra comercial. Una muestra de ello son las fuertes caídas que hoy vuelven a sufrir los precios del petróleo, en torno al 2%. El crudo West Texas, de referencia en EE.UU., se mueve sobre los US$54 el barril al tiempo que el Brent, de referencia en Europa, cotiza este jueves sobre los US$58 el barril. Asimismo, la onza de oro sube hasta los US$1.530, precios no vistos desde marzo de 2013.

Pero donde mejor se refleja el pánico en los mercados es en la renta fija. En Estados Unidos, los bonos ya dieron ayer auténticas señales de alarma, anticipando una próxima recesión global. Unas alertas que hoy están cerca de repetirse: la conocida como curva de tipos está a punto de volver a invertirse. Esto es, el interés del bono norteamericano a largo plazo, diez años (Treasury), podría volver a ser inferior al del bono a corto plazo, o dos años. El Treasury se mueve en el 1,540% y el bono de EE.UU. a dos años, en el 1,530%

Además, en Europa, el bono alemán a diez años (bund), considerado como uno de los activos más seguros del mundo y tomado como referencia por los analistas, encadena su enésimo mínimo histórico este jueves. Su rentabilidad se ha llegado a situar en el -0,680%.

La guerra comercial, protagonista de 2019

Que la guerra comercial determina el rumbo de los mercados no es nada nuevo. De hecho, los 'roces' entre las dos mayores potencias del mundo son uno de los principales catalizadores (sino el principal) de este año.

Los vaivenes comenzaron a finales del año pasado. El 2 de diciembre, China y Estados Unidos acordaron su primera tregua, con el objetivo de comenzar las negociaciones para alcanzar un acuerdo comercial permanente.

Este primer 'alto el fuego' tenía en un principio una duración de 90 días que finalmente se alargó. Pero los choques no tardaron en repetirse: a principios de mayo, Estados Unidos elevó los aranceles al 25% a importaciones chinas por US$200.000 millones. Justificó su decisión en que China había modificado gran parte del borrador del pacto que habían acordado. Unas acusaciones que el gigante asiático rechazó y, como respuesta, incrementó también gravámenes a productos norteamericanos por US$60.000 millones desde junio.

En consecuencias, las negociaciones entre ambos países se rompieron. Las retomaron a mediados de junio, de cara a la última cumbre del G20 en Osaka, donde se reunieron de forma bilateral Donald Trump y Xi Jinping que firmaron una nueva tregua. Pero, de nuevo, las tensiones han tardado poco en regresar.

Así, en un primer momento se pensó que las dos potencias podrían firmar el acuerdo final en marzo. En cambio, los pronósticos se fueron retrasando para abril y después a junio. Actualmente, de darse, no se espera un pacto hasta al menos 2020.

Con información de El Economista (España).

RELACIONADAS