Claves Del Día
Fecha de publicación: 2019-08-09

ONU: 1,4 millones de centroamericanos necesitan ayuda alimentaria

La zona del corredor seco de América Central es especialmente vulnerable a fenómenos climáticos como El Niño.

Por DW/Voz de América

Un total de 1,4 millones de personas de Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua necesitan asistencia alimentaria urgente debido a una reducción significativa de las cosechas por la combinación de lluvias torrenciales y sequías, alertó este viernes el Programa Mundial de Alimentos dependiente de la ONU.

"Por quinto año consecutivo, los patrones climáticos erráticos han diezmado las cosechas de los cultivos de maíz y fríjol en el corredor seco de América Central, lo que ha afectado a la seguridad alimentaria de los agricultores", expresó el portavoz del PMA Herve Verhoosel.

La zona del corredor seco de Centroamérica es especialmente vulnerable a fenómenos climáticos como El Niño, que ocurre como consecuencia del calentamiento anormal del Océano Pacífico y que prolonga la temporada seca y disminuye a niveles mínimos las lluvias.

Los más de 2 millones de agricultores de la zona son "especialmente vulnerables a la inseguridad alimentaria" y "si los cultivos fallan, no tienen acceso a alimentos ni a reservas de comida hasta que llegue el próximo ciclo de cultivo", advirtió el PMA.

Cuando los agricultores de estas zonas pierden sus cosechas, tratan de encontrar trabajo en plantaciones locales o emigran a otras ciudades.

El Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas anunció planes para cuadruplicar la ayuda que la agencia envía a cuatro países centroamericanos afectados por la sequía, considerada uno de los factores que impulsan la migración regional.

El vocero del PMA, Herve Verhoosel, dijo que la agencia quiere enviar ayuda alimentaria a 700.000 personas en El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua, comparado con las 160.000 en lo que va de este año.

Cinco años de sequía han afectado a más de 2 millones de personas y han acrecentado la inseguridad de los agricultores de subsistencia y sus familias.

Según estadísticas de los gobiernos, el PMA y la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura, el 8% de las familias indicó recientemente que recurrirían a la migración.

“La migración no es una solución”, dijo Verhoosel. Los “sistemas de seguridad alimentaria a largo plazo” sí lo son, agregó.

RELACIONADAS