Claves Del Día
Fecha de publicación: 2019-07-25
Galeria  Ver Fotogalería

¿Por qué los millennials son la generación incomprendida?

El BID realizó un estudio para explicar la realidad de los Millennials en América Latina y el Caribe en colaboración con académicos, especialistas de los diferentes países y la organización Espacio Público y el International Development Research Centre de Canadá. Estos los resultados.

Por BID

Los millennials, aquella generación que engloba a las personas nacidas entre 1980 y 2003, es comúnmente calificada como perezosa, poco preparada y sin aspiraciones. Basta sólo hacer una búsqueda sencilla en Google para darse cuenta de los estereotipos con los que cargan: al escribir “los millennials son” el buscador autocompletará con “la peor generación”. Sin embargo, estas etiquetas no representan la realidad de los millones de jóvenes en la región que pertenecen a ella. Y que son, realmente, el futuro de nuestros países.

Entre 2017 y 2018, el BID entrevistó a 15 mil jóvenes de entre 15 y 24 años de Brasil, Chile, Colombia, El Salvador, Haití, México, Paraguay, y usamos encuestas existentes en Perú y Uruguay, para conocer sus perspectivas de trabajo y educación.

Con dichos datos, se realizó un estudio para explicar la realidad de los Millennials en América Latina y el Caribe en colaboración con académicos y especialistas de los diferentes países, la organización Espacio Público y el International Development Research Centre de Canadá.

El estudio reveló que los estereotipos existentes sobre los millennials son erróneos. Comencemos con el primero: los millennials son perezosos. La verdad es que los datos señalan que el 41% se dedica a estudiar, el 21% a trabajar, un 17% realiza ambas actividades y el 21% no tiene trabajo ni estudia.

Casi ocho de cada diez jóvenes estudia, trabaja o hace las dos. Ese 21% es el responsable por la fama de toda una generación: los llamados “ninis”, los que no estudian ni trabajan. Sin embargo, el nombre está mal utilizado, ya que la mayoría realiza actividades productivas: el 31% está buscando trabajo,un 64% se dedica a labores de cuidado de familiares, y un 95% realiza labores domésticas o presta ayuda en los negocios de sus familias.

Solamente el 3% de los “ninis”, aproximadamente el 0.6% de todos los millennials latinoamericanos, no hace algo útil a pesar de tener las capacidades físicas e intelectuales para ello.

millenials bid info1(800x600)

Otro de los estereotipos negativos es que la generación Millennial es la peor preparada para el mercado laboral. Adivine: esto tampoco es completamente cierto, aunque los datos sí muestran una carencia en habilidades básicas.

Por ejemplo, que el 40% de ellos no es capaz de realizar correctamente cálculos matemáticos sencillos, como dividir una cantidad de dinero para repartirla en partes iguales a sus amigos. Por otro lado, solo el 22% reporta hablar inglés con fluidez, una habilidad valiosa en un mercado laboral cada vez más globalizado.

Pero veamos el lado positivo: hay otras áreas en las que los millennials están bien posicionados para desarrollarse en el mercado laboral. Y mucho más que las generaciones que les preceden, como la X o los baby boomers. La mayoría de los millennials maneja dispositivos tecnológicos con mucha facilidad y presentan fuertes habilidades socioemocionales, las cuales serán claves en un futuro cada vez más automatizado y robotizado. En particular, muestran niveles relativamente altos de autoestima, autoeficacia y perseverancia.

Sin embargo, posiblemente el estereotipo más falso de todos es que los millennials no tienen aspiraciones. El estudio reveló que, a pesar de que en América Latina y el Caribe en promedio sólo el 40% de la población accede a educación superior, el 85% de los jóvenes aspira a terminar la universidad y el 88% cree que va a lograr cumplir sus metas laborales.
millenials bid info2(800x600)
Los resultados del estudio indican que la generación Millennial enfrenta un contexto esperanzador y preocupante al mismo tiempo.

Para cerrar las brechas y potenciar las oportunidades que se señalan, los especialistas destacan tres áreas en las cuáles los países de América Latina y el Caribe pueden trabajar para mejorar las oportunidades educativas y laborales de sus jóvenes: aumentar el acceso para desarrollo de habilidades, mejorar la calidad y pertinencia de dichas habilidades, y ofrecerles orientación e información laboral.

RELACIONADAS