Claves Del Día
Fecha de publicación: 2019-07-23

¿Trump puede fijar impuesto a exportaciones y remesas de Guatemala?

El 38% de las exportaciones de Guatemala tiene como destino EE.UU., porcentaje que el año pasado alcanzó los US$3.845 millones, en tanto, en 2018, pasado los migrantes guatemaltecos enviaron a su país más de US$9.287 millones, la mayoría desde territorio estadounidense.

Por Prensa Libre

Luego del anuncio del presidente de Estados Unidos Donald Trump de fijar o aumentar aranceles u otros impuestos a las importaciones que se hagan desde Guatemala, así como fijar cobros por el envío de remesas por los migrantes existe incertidumbre acerca del alcance del mandatario para no pasar por el Congreso y ejecutar esas medidas.

Tanto el presidente de la Cámara de Comercio Guatemalteco Americana (AmCham) Juan Pablo Carrasco y Enrique Lacs, Director Ejecutivo de la Cámara Guatemalteca de Alimentos y Bebidas (CGAB) coincidieron que Trump ya ha demostrado que puede fijar ese tipo de cobros, aunque no ha detallado cuáles serán.

Carrasco explicó que el Organismo Ejecutivo de Estados Unidos puede establecer este tipo de tarifas tanto para las remesas como aranceles para las importaciones. De esa forma lo ha anunciado para China, o para México y Canadá con los cuales tienen Tratados de Libre Comercio (TLC).

Estos pueden entrar en vigencia cuando el presidente así lo decida, agregó.

Aunque se tenga un TLC ratificado por el Congreso de Estados Unidos las decisiones de Trump como presidente surgen dentro de una excepción y se pueden aplicar.

Sin embargo, los países firmantes como Guatemala podrían, eventualmente reclamar la vigencia de ese tratado de libre comercio y presentar los recursos necesarios contra lo que considere se esté incumpliendo.

Pero los aranceles o nuevos cargos a las importaciones que impondría Trump seguirían en vigencia hasta que alguna instancia emita alguna resolución, dijo Carrasco.

Lacs enfatizó que en el ámbito de comercio la acción que propone Trump, sería contraria al TLC que rige los aranceles entre ambos países, y que fue aprobado por el Congreso de EE. UU. “Habría que ver cómo puede violentar el acuerdo”.

Según Lacs, el comercio podría verse afectado, existen sectores que poseen algún margen y pueden seguir vendiendo aunque suban los aranceles, pero otros como el textil, azúcar, banano, café, entre otros, se verían impactados.

Bernando Solano, presidente de la Asociación Nacional del Café (Anacafé) dijo que la decisión de Trump aún no es oficial, pero en el escenario que sucediera, sería lamentable porque ya existen tratados comerciales que deben respetarse.

“Definitivamente tendría un impacto negativo para el comercio de café hacia Estados Unidos, el 50% del grano guatemalteco se envía a ese país, por lo tanto, es un mercado importante, y actualmente está libre de aranceles”, afirmó Solano.

El 38% de las exportaciones de Guatemala en promedio anualmente se dirigen hacia los Estados Unidos y el año pasado se despacharon US$3 mil 845.4 millones, según los datos de comercio exterior.

Decisión generaría informalidad

En el tema de las remesas, tendría que llegar la propuesta al Congreso de Estados Unidos, si cobrará impuestos también debe reflejarse en la Ley de Presupuesto de ese país. “No había escuchado antes un impuesto a las remesas, es complicado cobrar impuestos a transacciones bancarias, porque es meterse en el sistema bancario y eso es bastante delicado”, expresó el especialista en comercio exterior.

Por otro lado, podría generarse informalidad en el traslado de las remesas sin necesidad de un intermediario como un banco o una remesadora, las personas buscarían otra forma de enviarlas, antes las personas viajaban con las remesas, como personas individuales, dijo Lacs.

Además, no todos los migrantes en Estados Unidos están bancarizados, agregó Lacs. “Las personas entran en pánico al escuchar estas amenazas, porque le queda la incertidumbre tanto a quienes envían remesas como quienes las reciben”.

“Las soluciones son escasas y se tendría que negociar con el país del norte para mitigar la migración, así como lo hizo México. Lo ideal es que los países del Triángulo Norte lograran unirse para buscar soluciones, pero se debe discutir a un alto nivel”, recomendó el profesional.

Carrasco manifestó su preocupación porque Estados Unidos es el principal socio comercial de Guatemala, y las remesas representan el principal componente del Producto Interno Bruto (PIB) del país.

En promedio cada año Guatemala recibe Q44 mil 903 millones y la mayoría de esas remesas se reparten en Huehuetenango, San Marcos, Quiché, Quetzaltenango y Guatemala. Estos cinco departamentos serían los más afectados en caso el gobierno de Estados Unidos establezca un impuesto por envío de remesas, según el estudio de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

RELACIONADAS