Claves Del Día
Fecha de publicación: 2019-07-23

Funides advierte que Nicaragua se dirige a una 'depresión económica'

La previsión del desempeño del PIB para el cierre de 2019 sigue en terreno negativo y se mantiene entre el -5.4% al -6.8% para 2019.

Por estrategiaynegocios.net

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) advierte que la economía de Nicaragua sigue en terreno negativo y confirma que la actividad se enrumba hacia "una depresión".

De acuerdo con Confidencial, Funides mejoró sus previsiones de desempeño económico para el país 2019, que pasaron de oscilar entre -7.3% y -10.9% (en su cálculo de febrero pasado) a la banda de -5.4% y -6.8%.

El informe “Nicaragua en Crisis Política y Socioeconómica”, fechado en julio 2019, reconfirma el deterioro de los principales indicadores económicos tras más de 12 meses de crisis sociopolítica.

Antes de abril de 2018, la previsión de Funides era de un crecimiento sostenido de 4.9% para el período 2017 – 2019, lo que afianzaba a la economía nica como la de mejor desempeño en el istmo.

El magro desempeño ha impulsa al incremento del número de despidos y de personas que caen en la pobreza, además que profundiza la baja recaudatoria, el déficit fiscal y el del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS).

El PIB per cápita, que era de US$2.165 por persona, antes de la crisis, se redujo en -6.2% en 2018 para quedar en US$2.031 por persona y se prevé que se reduzca aún más en 2019, para quedar en una banda entre US$1.892 y US$1.866.

Consecuente con esos datos, volvió a crecer el número de personas en situación de pobreza: si hasta 2017 ese flagelo se cebaba en las vidas del 20.1% de los habitantes del país, y la crisis desatada por la represión estatal en contra de los ciudadanos elevaba ese número para situarlo en 23.8% en 2018, los cálculos de Funides indican que podría subir hasta 29.8% al cerrar 2019.

Los economistas de Funides mostraron los cinco elementos básicos del cálculo efectuado para determinar sus proyecciones de crecimiento para 2019, a saber, el consumo de los ciudadanos, el gasto público, la inversión nacional y extranjera, las exportaciones, y las importaciones.

Los cuatro primeros indicadores caen de forma consistente en los dos escenarios calculados (-5.2 puntos porcentuales el consumo; -2.6 el gasto; entre -3.6 y -4.6 la inversión, y entre -3.1 y -3.6 las exportaciones), pero uno solo de los indicadores -las importaciones- cuyo aporte es positivo (9.1 puntos porcentuales), bastó para que el desplome de hasta -10.9% vaticinado inicialmente, se moderara para fluctuar entre el -5.4% y -6.8% actual.

“El cálculo del PIB proviene de una ecuación en la que se suman y restan factores. En ese contexto, la caída de las importaciones ‘mejora’ el resultado, pero dependiendo de cómo evolucionen las sanciones, (las que afecten a la economía en su conjunto, más que a personas, y depende de a qué personas, y en qué momento del año) y en la calle, variará ese número”, indicó Funides.

Por otra parte, los depósitos en la banca nacional se redujeron 34%, lo que representa una pérdida de US$1.859 millones, al pasar de US$5.496 millones en marzo 2018, a US$3.637 millones en junio 2019. Si bien la merma se ha ralentizado en el presente año, no se puede obviar que los depósitos cayeron US$255 millones en este primer semestre.

Como reacción a la menor disponibilidad de recursos, (las utilidades del sistema en pleno fueron de cinco millones de dólares en junio 2019, para una caída de -49.5% con respecto a junio 2018), la banca disminuyó su cartera de crédito en US$1.324 millones (-26%), desde los US$5.092 millones que exhibía en marzo 2018.

Ese desempeño sirve para entender que las reservas internacionales netas del BCN se hayan reducido en US$984 millones (-33.6%) entre abril 2018 y mayo 2019. Poco más del 10% de ese monto (unos US$90 millones de dólares), se evaporaron entre enero y mayo del presente año.

El análisis también muestra que si la reforma tributaria propuesta inicialmente pretendía recaudar US$300 millones de dólares, el estrés financiero al que están siendo sometidas las empresas solo servirá para que el gobierno recaude –en el mejor de los casos- unos 3.039 millones de córdobas, o sea, poco menos de US$92 millones.

Con información de Confidencial.

RELACIONADAS