Claves Del Día
Fecha de publicación: 2019-07-20

Panamá, primer país de Centroamérica en prohibir plástico de un solo uso

Con la entrada en vigor de la medida, supermercados, farmacias y otros comercios minoristas se ven obligados a dejar de usar las tradicionales bolsas plásticas de polietileno, mientras que los almacenes mayoristas aún tendrán hasta 2020 para adecuarse

Por estrategiaynegocios.net

Panamá se convirtió hoy en el primer país de la región centroamericana en poner en marcha una prohibición para las bolsas de plástico de un solo.

Con la medida, el istmo se suma a los más de 60 países que han prohibido -total o parcialmente- las bolsas de plástico que contienen polietileno, incluyendo a Chile y Colombia en la región latinoamericana.

RECOMENDAMOS: "21 líderes empresariales de Centroamérica"

La región debate iniciativas de este tipo, algunas medidas son impulsadas por gobiernos locales, como el caso de la municipalidad de Antigua Guatemala, en Guatemala.

Con la entrada en vigor de la medida, supermercados, farmacias y otros comercios minoristas se ven obligados a dejar de usar las tradicionales bolsas plásticas de polietileno, mientras que los almacenes mayoristas aún tendrán hasta 2020 para adecuarse a la norma aprobada en 2018, destaca la agencia Reuters.

La nueva norma supone multas por incumplimiento pero también permite el uso de bolsas plásticas por cuestiones de asepsia para alimentos crudos o insumos húmedos.

En las calles de la moderna capital panameña avisos con la frase "menos bolsas, más vida" recordaban a los transeúntes que el sábado entró en vigencia la medida.

Anualmente se consumen en el mundo 5 billones de bolsas plásticas, según datos de la ONU, uno de los contaminantes más perjudiciales para el medio ambiente. Las medidas de prohibición buscan frenar su uso para tratar de detener el daño ecológico en sus playas y, a la vez, ayudar a abordar lo que Naciones Unidas ha identificado como uno de los mayores desafíos ambientales del planeta.

Más de la cuarta parte de los océanos están contaminados con bolsas que pueden tardar hasta cuatro siglos en descomponerse.

Aves, tortugas, focas, ballenas y peces a menudo se enredan o ingieren restos de bolsas plásticas en Latinoamérica, una de las regiones más biodiversas del mundo.

En la franja costera de Panamá es común ver kilómetros de desechos plásticos, principalmente cerca de barrios populares.

LEA TAMBIÉN: "20 centroamericanos innovadores y disruptivos"

La decisión del gobierno cayó como balde de agua fría para la industria que fabrica bolsas de plástico de un solo uso. Industriales han llamado la atención del Gobierno por las secuelas económicas que la prohibición podría dejar a su paso.

Algunas empresas, como Plásticos Generales, el mayor productor de plásticos del país, tomaron la decisión fabricar otros tipos de bolsas consideradas más amigables con el medio ambiente, aunque más costosas.

En la región, esta semana se aprobó en Costa Rica -en segundo debate- una medida en el legislativo que prohibe el estereofón, un derivado usado para el transporte de alimentos, pero que no puede ser reciclado.

En tanto, en El Salvador los diputados impulsan desde mayo medidas similares, mientras los representantes del gremio de productores de plástico piden ser tomados en cuenta para una regulación de un producto que genera exportaciones por alrededor de US$400 millones al año.

Los productores de plástico de El Salvador sostienen que el sector puede acoplarse, adoptando materiales biodegradables o consolidando un modelo de economía circular.

Las prohibiciones ganhan popularidad el mundo, ya que se busca frenar uso para tratar de detener el daño ecológico en sus playas y, a la vez, ayudar a abordar lo que Naciones Unidas ha identificado como uno de los mayores desafíos ambientales del planeta, una labor difícil debido a la dependencia de la vida moderna de los recipientos y envoltoprios hechos de plástico y de su uso en diferentes industrias.

RELACIONADAS