Claves Del Día
Fecha de publicación: 2019-07-13

J&J a investigación penal por negaciones de asbesto en talcos

El Departamento de Justicia de Estados Unidos adelantará una investigación criminal sobre si Johnson & Johnson mintió al público sobre los posibles riesgos de cáncer de su talco en polvo, según personas con conocimiento del asunto.

Por Bloomberg

La investigación criminal, que no se ha informado anteriormente, coincide con una investigación reglamentaria y reclamos civiles de miles de pacientes de cáncer que indican que el talco en polvo para bebés de J&J fue responsable de su enfermedad. Ahora, un jurado en Washington está examinando documentos relacionados con lo que los funcionarios de la compañía sabían sobre cualquier carcinógeno en sus productos, según estas personas.

El talco para bebé representa solo una pequeña fracción de los ingresos anuales de J&J, pero ha sido una marca central para la compañía durante más de un siglo. Las preguntas sobre la seguridad del producto han llevado a más de 14.000 demandas de los consumidores que afirman que los productos de talco de la compañía causaron su cáncer de ovario o mesotelioma, una forma rara de la enfermedad relacionada con la exposición al asbesto.

J&J reveló en febrero que había recibido citaciones, pero se sabía poco sobre la investigación relacionada, incluso si el asunto era civil o penal.

"Hemos cooperado completamente con la investigación del Departamento de Justicia divulgada anteriormente y continuaremos haciéndolo", dijo la portavoz de J&J, Kim Montagnino. "El talco para bebé de Johnson y Johnson no contiene asbesto ni causa cáncer, como lo demuestran décadas de evidencia clínica independiente".

El Departamento de Justicia no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Las acciones de J&J cayeron hasta 5,1% el viernes, a US$132,97, su mayor caída intradiaria en más de un mes, con una pérdida de alrededor de US$19.000 millones en valor de mercado.

Memos internos

J&J, el mayor fabricante mundial de productos para el cuidado de la salud, ha dicho que las pruebas de seguridad de su talco para bebé a lo largo de muchas décadas no han demostrado la presencia de asbesto. Pero en algunos de los juicios se han presentado memos internos desde las décadas de 1960 y 1970 que contienen advertencias de científicos de la compañía de que el asbesto detectado en el talco de J&J era un "grave riesgo para la salud" que podría representar un riesgo legal para la compañía.

Los fiscales del Departamento de Justicia, los agentes del FBI y los reguladores de la Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por sus siglas en inglés) están casi seguramente analizando si las negaciones públicas de los funcionarios de J&J de que sus productos a base de talco nunca han contenido asbesto eran veraces, aseguran expertos legales. La Portavoz de la SEC Judy Burns declinó hacer comentarios.

Casi una docena de jurados han llegado a la conclusión de que J&J sabía que algunos de sus productos de talco para bebé y para la ducha tenían al menos pequeñas cantidades de asbesto y no lo revelaron a los consumidores. En los últimos tres años, los jurados han otorgado un total de más de US$5.000 millones a personas que culpan a los talcos por sus cánceres.

La compañía ha dicho que ha reservado dinero para los costos legales relacionados con las reclamaciones por los talcos, pero no ha dicho cuánto. Bloomberg Intelligence estima que los acuerdos civiles podrían costar a J&J hasta US$15.000 millones en total. J&J afirma no tener ninguna responsabilidad porque los productos son seguros.

Solicitudes de documentos

Las solicitudes de documentos de febrero del Departamento de Justicia, la SEC y el principal demócrata del Comité Senatorial de Salud, Educación, Trabajo y Pensiones pedían información sobre el conocimiento de la empresa sobre el asbesto en sus productos a base de talco. J&J dijo que "cooperaría con estas consultas del gobierno y produciría documentos en respuesta".

Los investigadores probablemente están buscando más comunicaciones internas que puedan entrar en conflicto con las declaraciones públicas de la compañía, explica Henry Klingeman, exfiscal federal ahora en práctica privada en Nueva Jersey.

"Dado que J&J es una compañía pública, probablemente estén evaluando si sus declaraciones equivalieron a declaraciones fraudulentas para los consumidores y los reguladores", dijo Klingeman en una entrevista. "También pensaría que analizan si violaron las leyes de fraude de valores".

RELACIONADAS