Claves Del Día
Fecha de publicación: 2019-07-13

La tormenta Barry se convierte en huracán de categoría 1 antes de tocar costa de EEUU

La tormenta Barry se convirtió este sábado en un huracán de categoría 1, en una escala de 5, al acercarse a la costa de Luisiana donde se espera toque tierra más tarde, informó el Centro Nacional de Huracanes.

Por AFP/Univision.com

El huracán presenta ahora vientos de unos 120 kilómetros por hora, un poco por encima del mínimo para calificar como huracán de categoría 1, aseguró el centro en su último boletín.


Aunque es un huracán débil y no se espera que aumente de categoría, las más de 75 millas por hora que lo convierten en huracán empeoran aún más las condiciones climatológicas ya severas en el sur del estado de Louisiana, producto de las inundaciones.

El nivel de las aguas ya ha comenzado a subir en varios puntos y el fenómeno meteorológico tiene un desplazamiento muy lento, lo cual agrava el peligro de inundaciones catastróficas, que podrían ser las mayores en casi 70 años si el río Mississippi sobrepasa los 19 pies de altura en algunos puntos, en los que ya ha alcanzado aproximadamente 16.

lv_ny3_barry_tracker_190711-1(800x600)

En uno de sus reportes más recientes, el Centro Nacional de Huracanes (NHC) señaló que Barry representa un nuevo reto para las autoridades debido a una situación que podría no tener precedentes, ya que confluyen fuertes precipitaciones, marejadas ciclónicas y la crecida del río Mississippi.

A ello se suman ahora vientos huracanados y, por si fuera poco, las autoridades han emitido una alerta por posibles tornados.

El gobernador del estado, John Bel Edwards, explicó que "hay tres formas de que Louisiana se inunde: marejada ciclónica, crecida de ríos y lluvia. Vamos a tener las tres", especialmente el aumento del nivel de las aguas del Mississippi.

Los funcionarios estatales ordenaron por primera vez el cierre de todas las compuertas que forman parte del "sistema de protección contra huracanes", que se pondrá a prueba una vez más ante el azote de Barry.

Se ha decretado una advertencia de marejada ciclónica e inundaciones para el lago Pontchartrain y al este de Shell Beach hasta Biloxi, Mississippi, mientras la alerta de huracán está activa desde Intercoastal City hasta Grand Isle, y la de tormenta tropical para el área de los lagos Pontchartrain y Maurepas, incluyendo el área metropolitana de Nueva Orleans.

Miles empacaron y abandonaron sus hogares cuando las aguas empezaron a cubrir zonas bajas como la parroquia Plaquemines, al sur de Nueva Orleans, donde los cierres de carreteras dejaron a algunas comunidades aisladas. Esta municipalidad se ha visto arrasada varias veces en su historia por huracanes e inundaciones.

Docenas se refugiaron en el auditorio Belle Chasse de Plaquemines, mientras que otros se dirigieron tierra adentro para quedarse con amigos o familiares y evitar lo que el NHC llamó "inundaciones que amenazan la vida" en las zonas costeras y fluviales.

Se han registrado importantes cortes de luz y miles de personas permanecen sin electricidad, pues el restablecimiento del servicio se ve afectado por las inundaciones. Del mismo modo, árboles caídos bloquean carreteras y amenazan con causar daños a viviendas.

El gobernador Bel Edwards dijo que Nueva Orleans está bien preparada para resistir a Barry, pero instó a los residentes de todo el estado a vigilar la situación, ya que las autoridades llamaron a la gente a permanecer a salvo y no salir a la calle.

RELACIONADAS