Claves Del Día
Fecha de publicación: 2019-03-16

General Electric enfrentará un 2019 turbulento

El conglomerado mostró una perspectiva anual difícil debido a su deuda y menores ganancias, pero anticipó una recuperación en algunas de sus divisiones.

Por CNN

General Electric advirtió este jueves que 2019 será otro año despiadado, pero el presidente ejecutivo, Larry Culp, prometió enfrentar los problemas del histórico conglomerado “de frente”.

Arrastrada por su atribulada división de energía, GE se está preparando para registrar hasta 2,000 millones de dólares en flujo negativo de efectivo por parte de sus negocios industriales. Eso marcaría un fuerte deterioro respecto a 2018, cuando el fabricante de máquinas de resonancia magnética, motores a reacción y centrales eléctricas generó 4,300 millones de dólares en flujo de efectivo libre.

GE espera ganancias ajustadas de entre 50 a 60 centavos por acción en 2019. Eso está por debajo del objetivo de Wall Street de alrededor de 70 centavos por acción.

“Los desafíos de GE en 2019 son complejos pero claros”, dijo Culp en un comunicado. “Los enfrentamos mientras ejecutamos nuestras prioridades estratégicas para mejorar nuestra posición financiera y fortalecer nuestros negocios”.

GE se comprometió a continuar reduciendo su presencia corporativa, un cambio significativo en la forma en que la compañía hace negocios. GE dijo que su plantilla corporativa total se ha desplomado 36% durante el año pasado, y hay más acciones “en marcha”.

Culp expresó optimismo sobre el futuro. GE dijo que espera que los flujos de efectivo libres industriales ajustados sean positivos en 2020 y que el ritmo de mejoría se acelere en 2021.

Los inversores tomaron las noticias con calma.

'Demasiada deuda'

Después de ser apaleadas los dos años previos y ser expulsadas del Dow, las acciones de GE se han disparado en casi 40% en 2019. Wall Street está apostando a que la crisis de GE ha terminado, ayudada por el esfuerzo de Culp para recaudar efectivo rápidamente al deshacerse de una gran cantidad de las empresas. El mes pasado, GE acordó vender su negocio BioPharma a Danaher, la antigua compañía de Culp, por 21,400 millones de dólares.

GE reiteró en una presentación a analistas el jueves que la compañía tiene “demasiada deuda”. Pero los ejecutivos prometieron limpiar el balance general y reducir el incómodo alto apalancamiento de la compañía.

El mayor problema sigue siendo GE Power, la división que fabrica turbinas para plantas de energía. Las turbinas de gas natural de GE Power se han visto afectadas por el cambio de la industria hacia la energía renovable, un desafío magnificado por un exceso de suministro en GE.

El flujo de efectivo en GE Power se reducirá en 2019. El flujo de efectivo del próximo año será “significativamente mejor”, pero aún negativo, advirtió GE.

“Comenzamos a ver progreso” en GE Power, dijo la compañía, pero es “el principio de una jornada de varios años”.

La aviación es un punto destacado

Otro punto delicado en GE Capital son los remanentes del antes elogiado brazo financiero del conglomerado. Dañado por su negocio de seguros, no se espera que GE Capital llegue al punto de equilibrio sino hasta 2021. GE prometió deshacerse de otros 10,000 millones de dólares en activos de la división para reducir aún más su deuda.

GE señaló una nota más optimista en sus negocios de salud y aviación. La compañía dijo que continuará “jugando a la ofensiva” en esas dos divisiones más sanas en medio de un “crecimiento constante” en ellas en 2020 y 2021.

GE Aviation, que fabrica motores a reacción, debería continuar registrando una “fortaleza continua” gracias a los sólidos mercados comerciales y militares de aviación, dijo GE.

RELACIONADAS