Claves Del Día
Fecha de publicación: 2019-03-15

Condena internacional por atentado terrorista en Nueva Zelanda

Al menos 49 personas murieron en ataques este viernes contra dos mezquitas de la ciudad neozelandesa de Christchurch, Según las autoridades uno de los autores fue identificado como un extremista australiano.

Por AFP

Al menos 49 personas murieron en ataques este viernes contra dos mezquitas de la ciudad neozelandesa de Christchurch, según las autoridades, que afirmaron que uno de los autores fue identificado como un extremista australiano.

Los ataques tuvieron lugar en esta localidad del la Isla Sur y también dejaron unos 20 heridos graves, declaró la primera ministra Jacinda Ardern. Hablando de un de los "días más oscuros" de este país del Pacífico Sur, denunció una violencia "sin precedentes".

Testigos describieron escenas caóticas y cuerpos ensangrentados. Niños y mujeres figuran entre las víctimas mortales.

La policía lanzó un llamado para no compartir en las redes sociales "imágenes extremadamente insoportables", después de que circulara en internet un video mostrando a un hombre blanco grabándose cuando disparaba contra los fieles en una mezquita.

"Esta claro que esto solo se puede describir como un ataque terrorista (...) Por lo que sabemos parece que estaba bien planeado", dijo Ardern. "Se encontraron dos artefactos explosivos en vehículos sospechosos y fueron desactivados", añadió.

El atacante de una de las mezquitas era un ciudadano australiano, reveló en Sídney el primer ministro australiano, Scott Morrison. Se trata de un "terrorista extremista de derecha, violento", dijo.

Terrorismo NZ.1(800x600)

Se desconoce el número exacto de atacantes pero, según Ardern, tres hombres estaban detenidos. La policía precisó que un hombre de algo menos de 30 años fue acusado de asesinato.

La policía afirmó además que ya no buscaba a más sospechosos.

Las dos mezquitas atacadas eran la de de Masjid al Noor, en el centro de Christchurch, y otra en Linwood, en las afueras. Ambas estaban repletas el viernes para la sesión vespertina de oraciones cuando se registraron los primeros disparos.

Las condenas tras los ataque a dos mezquitas que dejaron 49 muertos en Nueva Zelanda se multiplicaron el viernes.

Trump condena el atentado

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, condenó como una "horrible masacre" los ataques a dos mezquitas de Nueva Zelanda, que dejaron al menos 49 muertos y decenas de heridos durante las oraciones de este viernes.

El principal sospechoso, un australiano de 28 años, supuestamente publicó antes de los atentados un "manifiesto" racista en las redes sociales sobre la desaparición de los "pueblos europeos", una teoría que está ganando terreno en los círculos de ultraderecha.

"Mis más sinceras condolencias y mis mejores deseos a la gente de Nueva Zelanda tras la horrible masacre en las mezquitas. 49 inocentes han muerto sin sentido, con muchos más heridos de gravedad", escribió Trump en Twitter después de los ataques en Christchurch.

Trump, cuya retórica a veces está alineada con la extrema derecha de Estados Unidos, agregó: "Estados Unidos respalda a Nueva Zelanda en todo lo que podamos hacer. ¡Dios los bendiga a todos!".

Momentos antes, su portavoz, Sarah Sanders, había condenado el "despiadado acto de odio". "Nos solidarizamos con la gente de Nueva Zelanda y su gobierno", dijo.

Condena internacional por el ataque

Ejemplo de racismo e islamofobia" (Erdogan)

"Condeno firmemente el atentado terrorista cometido contra musulmanes que estaban rezando en Nueva Zelanda y maldigo a los que lo cometieron", declaró el presidente turco, Recep Tayyip Ergodan, en un comunicado en Twitter en el que estimó que este ataque es "un nuevo ejemplo del aumento del racismo y la islamofobia".

"Con este atentado la hostilidad hacia el islam (...) pasó los límites del acoso individual para alcanzar el nivel de un asesinato de masas", declaró en una alocución en Estambul. "Parece claro que la visión del asesino (...) gana terreno en Occidente como un cáncer".

Recuerdo "doloroso" (primera ministra noruega)

La primera ministra noruega, Erna Solberg, pidió luchar contra "todas las formas de extremismo" tras el ataque en Nueva Zelanda que recuerda según ella los atentados perpetrados en 2011 por el extremista noruego Anders Behring Breivik.

"Es evidentemente extremadamente triste. Evoca lazos dolorosos con nuestra propia experiencia del 22 de julio, el momento más difícil de la posguerra en Noruega", declaró al canal Tv2.

El 22 de julio de 2011, Breivik mató a 77 personas en dos atentados, con una bomba en la sede del gobierno en Oslo y disparando en la isla de Utoya donde se celebraba un encuentro de las juventudes laboristas.

"Profundamente entristecida" (Isabel II)

La reina Isabel II de Inglaterra, que es también jefe de Estado de Nueva Zelanda, se declaró el viernes "profundamente" entristecida por los ataques. "En este momento trágico, mis pensamientos y oraciones están con todos los neozelandeses", dijo en un comunicado.

"En nombre del Reino Unido, mis más sinceras condolencias a los neozelandeses", indicó por su parte la primera ministra Theresa May en Twitter.

"Horrible masacre" (Donald Trump)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, condenó una "horrible masacre" los ataques. "49 inocentes han muerto sin sentido, con muchos más heridos de gravedad. Estados Unidos respalda a Nueva Zelanda en todo lo que podamos hacer", tuiteó Trump.

Que los autores "sean castigados" (Vladimir Putin)

"Espero que todos los que están implicados en este crimen sean castigados", declaró el presidente ruso Vladimir Putin en un telegrama enviado a la primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, según el Kremlin.

Combatir "el racismo" (Imán de Al Azhar)

"Estos ataques terroristas contra dos lugares de oración deben incitarnos a no ser tolerantes con las corrientes y los grupos racistas que cometen este tipo de acciones abyectas", declaró en un comunicado el gran imán de Al Azhar, la principal institución del islam sunita

Estos ataques son el "resultado de la proliferación del discurso islamófobo en varios países, incluso en aquellos reputados por la coexistencia de sus poblaciones", dijo el imán.

"Sincera solidaridad" con los musulmanes (papa)

"El papa Francisco está muy entristecido (...) por actos de insensata violencia contra dos mezquitas en Christchurch, y expresa a todos los neozelandeses, y en particular a la comunidad musulmana, su sincera solidaridad", según un telegrama firmado por el número dos del Vaticano, cardenal Pietro Parolin.

Actuar "contra el terrorismo" (Emmanuel Macron)

"Todos nuestros recuerdos para las víctimas de crímenes odiosos contra las mezquitas (...) Francia se erige contra cualquier forma de extremismo y actúa junto a sus socios contra el terrorismo en el mundo", reaccionó el presidente francés Emmanuel Macron en Twitter.

Asesinados por "el odio racista" (Angela Merkel)

"Comparto el duelo de los neozelandeses con sus ciudadanos atacados y asesinados por el odio racista cuando rezaban pacíficamente en sus mezquitas", declaró la canciller alemana, Angela Merkel, en un tuit publicado por su portavoz.

"Acto depravado y despreciable" (presidente de Israel)

"Asesinar gente que reza, en su lugar más sagrado, es un acto depravado y despreciable. Para la gente de todas las religiones y de los que no tienen, se cruzó una línea roja", escribió en Twitter el presidente israelí, Reuven Rivlin.

Ataque "espantoso" (Mahmud Abas)

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas, condenó el ataque calificándolo como "espantoso" y como un "acto criminal atroz".

"Hipocresía occidental" (canciller iraní)

"Debe cesar la hipocresía occidental que defiende la demonización de los musulmanes en pos de la 'libertad de expresión'", escribió en Twitter el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohamad Javad Zarif.

"La impunidad en las 'democracias' occidentales a la promoción del fanatismo lleva a esto", añadió.

"Condena absoluta a los infames asesinos" (Matteo Salvini)

"Condena absoluta a los infames asesinos, oración para las víctimas inocentes, compasión por todos los que dicen que 'siempre es la culpa de Salvini'", reaccionó el ministro de Interior italiano y líder de la Liga (partido de extrema derecha), Matteo Salvini.

RELACIONADAS