Claves Del Día
Fecha de publicación: 2019-02-19

India compra el 55% de la producción de petróleo de Venezuela

De acuerdo con las sanciones de EEUU a Pdvsa, los países tienen prohibidas las importaciones de productos venezolanos en dólares americanos, lo que le permite al régimen pagar parcialmente su deuda a Pekín y Moscú por medio de otros canales como India, sin embargo, esto significa menos liquidez.

Por La República

Calificada como el peor declive económico en el mundo después del fin de la Guerra Fría, la crisis venezolana sigue agravándose tras las sanciones que el Departamento del Tesoro, en Estados Unidos, le impuso a Petróleos de Venezuela (Pdvsa). A raíz de los impedimentos, las refinerías indias Reliance Industries y Nayara Energy, respaldadas por Rosneft Oil Co PJSC, han captado 55% de la producción de la estatal venezolana con 620.000 barriles diarios, un aumento de 66% respecto a enero de 2018.

“Es posible que, por medio de Rosneft, Rusia esté tomando el crudo de Venezuela que tiene derecho a retener con los contratos firmados antes de las sanciones”, dijo Julian Lee, analista en estrategias del sector petrolero para Bloomberg.

De acuerdo con las sanciones a Pdvsa, los países tienen prohibidas las importaciones de productos venezolanos en dólares americanos, lo que le permite al régimen pagar parcialmente su deuda a Pekín y Moscú por medio de otros canales como India, sin embargo, esto significa menos liquidez para el régimen en Miraflores.

“Las medidas anunciadas contra Venezuela son estructuralmente distintas a las de Irán, pues no prohíben la compra de los productos, sino hacerlo en dólares estadounidenses. Si bien India se perfiló como el puerto ideal de crudo para el oficialismo, gran parte de lo que envían se da en parte de pago a sus obligaciones”, agregó Lee.

Aunque no hay una prohibición expresa en la compra, las exportaciones de crudo venezolano se han desplomado desde finales del mes pasado. Los envíos de petróleo, que equivalen a más de 90% de los ingresos del régimen, cayeron a 1,1 millones de barriles por día en la primera quincena de febrero, lo que representó una disminución en esta actividad de 9,2% comparada con el mismo período en 2018.

“Los mercados internacionales tienen grandes confusiones sobre cómo operar con Pdvsa. Hay barcos atracados en las distintas costas del Caribe que no tienen rumbo y están a la espera de un comprador que le haga el pago por adelantado y en una divisa distinta a la del dólar”, indicó César Ferrari, profesor de economía y desarrollo en la Universidad Javeriana.

A esta coyuntura, se suma la dramática caída en la producción de barriles que atraviesa el país. De acuerdo con el último informe publicado por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep), la cuota de Caracas llegó a 1,1 millón de barriles diarios en enero, una contracción de 31% en comparación con el mismo mes del año pasado.

“Este fenómeno se ve desde hace mucho tiempo. Las refinerías y extractoras en el país pasaron de producir cuatro millones de barriles diarios a producir menos de la mitad. Esto se dio por el total abandono del Estado, que no invirtió en mantener la industria”, señaló el profesor de economía.

Si los vaticinios de los expertos se cumplen, la industria petrolera en Venezuela podría llegar a 500.000 barriles por día a finales de 2019. Así lo confirmó Elliott Abrams, enviado especial de Estados Unidos para Venezuela ante una audiencia en la Cámara del Senado. “Creemos que la coyuntura política y económica actual es insostenible y que el régimen no podrá resistirlo mucho tiempo”, comentó Adams.

Cada vez son menos los compradores del petróleo venezolano, si bien los ingresos de India le darían un respiro al régimen, su acceso a la liquidez es más limitado.

RELACIONADAS