Claves Del Día
Fecha de publicación: 2019-02-09

Fin del TLC El Salvador - Taiwán impacta a la agroindustria azucarera

Los exportadores en general han mostrado su sorpresa por el fin del acuerdo, el cual será efectivo a mediados de marzo. El Gobierno decidió suspender el acuerdo de forma una abrupta decisión que derivó del rompimiento de relaciones con Taiwán, tras reconocer a una sola China.

Por estrategiaynegocios.net

La industria salvadoreña fue sorprendida el viernes con el fin del Tratado de Libre Comercio de la nación centroamericana con Taiwán.

La agroindustria azucarera salvadoreña es la más afectada por la suspensión por parte del Gobierno de Salvador Sánchez Cerén, sin previa consulta.

El sector manifiesta su descontento ya que la medida provocará gastos que quizá no puedan recuperar porque ya había contratos en firme con embarcaciones, manejo de contenedores y transportistas, entre otros, para el envío de azúcar a la isla.

El sector, integrado por productores de caña de azúcar, ingenios azucareros y trabajadores agrícolas e industriales, hizo una enérgica protesta por el abrupto movimiento diplomático y comercial.

Mario Salaverría, presidente de la Asociación Azucarera de El Salvador, señaló que el mismo viernes “se enteraron por parte de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Asamblea Legislativa, que el TLC quedará terminado el 15 de marzo de 2019, ya que el Ministerio de Relaciones Exteriores (Cancillería) lo dio por finalizado durante el cuarto trimestre del año 2018, sin haber notificado a los exportadores”.

Agregó que la denuncia se hizo en septiembre de 2018 mientras el Ministerio de Economía y otras instancias de Gobierno les decían que no lo iban a denunciar.

Esta acción del gobierno dañará económicamente a los productores de caña, ingenios azucareros, transportistas y otros actores de la cadena productiva del azúcar, puesto que no se podrán cumplir los contratos comerciales de exportación pactados para el presente año 2019.

Asimismo, “el incumplimiento de contratos comerciales provocará penalidades que el sector deberá enfrentar; y además dañará la credibilidad y la confianza internacional de nuestro país y de nuestra agroindustria”, apuntó un comunicado enviado por la gremial a esta redacción.

Silvia Cuéllar, directora ejecutiva de la Corporación de Exportadores de El Salvador (Coexport), apuntó que al menos serán alrededor de 20 empresarios exportadores también serán afectados con esta decisión gubernamental.

El país centroamericano estableció relaciones diplomáticas con China el año pasado, el establecimiento de relaciones con Pekín comprende el reconocimiento de una sola China.

Para los azucareros esta acción ha sido muy irresponsable, ya que hasta hace dos semanas se expresaba por parte de funcionarios de gobierno, que se mantendría la vigencia del tratado con Taiwán.

“Dichas autoridades nos reafirmaban esa promesa, a sabiendas de que el tratado con la República de Taiwán ya había sido terminado; y sabiendo también que se estaban pactando contratos de exportación de azúcar a dicho destino”, se quejó Salaverría.

El empresario sostiene que si al menos les hubieran avisado con tiempo habrían podido prepararse, les habrían avisado a los compradores que ya no iban a exportar y no habrían generado gastos y costos extras, además de que podrían haber buscado otros mercados donde comercializar su producto.

Actualmente la agroindustria azucarera exporta a Taiwan alrededor de 80.000 toneladas de azúcar mediante una cuota y precio preferencial, sin pagar aranceles, equivalentes a unos 4.000 contenedores anuales.

Con la medida tomada por el Ejecutivo será difícil que las exportaciones nacionales entren a Taiwán, pues los empresarios tendrán que pagar 35 % de aranceles adicionales a los costos ya incurridos.

Salaverría dijo que incluso hay empresas que maquilaban azúcar para empresas taiwanesas, a las que les ponían marcas de ese país, y que hay embodegados miles de quintales que ahora habrá que ver donde se pueden vender.

Cuéllar dijo que esto no debería haber sucedido porque abrir mercados es una tarea difícil, y abrir Taiwan no fue fácil pues se hicieron viajes, se acompañó a las autoridades, y se hicieron prospecciones mercadológicas. “Además no es tan fácil decir vamos a China, deben hacerse estudios de mercado, conocer la cultura, y creo que podrían haberse mantenido dos TLC a la par”.

Aparte de edulcorantes también se exporta café, artesanías, entre otros productos al mercado taiwanés.

Con información de elsalvador.com

RELACIONADAS