Claves Del Día
Fecha de publicación: 2019-02-08

Nicaragua recibió 800.000 turistas menos en 2018

El sector es uno de los más golpeados por la crisis sociopolítica que se inició en abril. Se estima que el año pasado se perdieron más de 60.000 empleos y hay temor de que la implementación del plan fiscal de Ortega ahogue más al sector.

Por estrategiaynegocios.net

La llegada de turistas a Nicaragua retrocedió ocho años debido al impacto de la crisis, destaca un informe presentado este jueves por la Cámara Nacional de Turismo (Canatur).

De acuerdo con Canatur, en 2018 ingresaron al país 975.000 turistas, 800.000 menos en comparación con los que llegaron en 2017.

El sector turístico de Nicaragua perdió el año pasado 62.400 empleos y US$400 millones en ingresos, porque 800.000 turistas cancelaron sus viajes a este país.

La presidenta de Canatur, Lucy Valenti explicó que la frecuencia de vuelos semanales durante el 2018 se redujo de 149 que se registraban en febrero de ese año a 67 en diciembre. "Retrocedimos ocho años en la llegada de turistas", enfatizó Valenti.

Carlos Schütze, vicepresidente de Canatur, comentó que el efecto de esa reducción en la frecuencia de vuelos impacta en el precio de los boletos, porque hay menos posibilidades de establecer conexiones aéreas hacia Nicaragua.

Ana Valeria Vargas, presidenta de la Asociación de Rentadoras de Vehículos de Nicaragua (Arvenic), destacó que han cerrado algunas sucursales porque hay una mínima ocupación de carros rentados. Parte de las consecuencias son el despido de personal y la postergación del reemplazo de la flota vehicular.

De acuerdo a Valenti, un 78% de las empresas redujo su planilla más de la mitad, otro 15% negoció con sus colaboradores horarios de flexibilidad para retenerlos.

La presidenta de Canatur afirmó que "los empleados más calificados migraron a Centroamérica y a Norteamérica; muchos de ellos bilingües lo hicieron hacia call centers".

“Esto significa que se ha minado la calidad del servicio turístico del país”, enfatizó Valenti.

Ahora, los empresarios del turismo temen que la reforma fiscal propuesta por el Gobierno acabe con la liquidez de las empresas de este sector y provoque el cierre de muchas.

“Creemos que esas reformas implican descapitalización de las finanzas en las empresas, por el aumento en el pago de impuestos; las empresas van a quedar sin liquidez, sin flujo para poder operar”, afirmó.

En 2017, Nicaragua recibió 1,7 millones de visitantes que dejaron unos US$800 millones en ingresos.

Ni ometepe2.1(800x600)

En el proyecto de reforma fiscal gubernamental se establece el aumento al impuesto selectivo de consumo (ISC) a las bebidas alcohólicas, azucaradas y a los cigarrillos; y gravar con impuesto del valor agregado (IVA) algunos productos industrializados, entre otras medidas.

“Muchas empresas no van a ser capaces de asumir esas responsabilidades tributarias y sociales y se van a ir a la informalidad y menos competitividad”, advirtió Valenti.

Juan Carlos Gutiérrez, representante de la Asociación de Restaurantes de Nicaragua, afirmó que, además del impacto de la reforma de la seguridad social, ya aprobada, “con el aumento del ISC, un cálculo rápido es que nos pegaría un 10% en aumento de costos de los insumos, nos pega con el tema de las retenciones, el adelanto del pago adelantado del IVA, precios de bebidas a los bares; todo lo que es la industria fiscal es un golpe fortísimo”.

Para este año, Canatur espera que lleguen unos 900.000 turistas, que le permitan al sector percibir unos US$390 millones. De ser así, el retroceso en ingresos sería de 6 años.

Con información de El Nuevo Diario.

RELACIONADAS