Claves Del Día
Fecha de publicación: 2019-02-05

La falta de agua presionará los costos en las empresas de Guatemala

El encarecimiento de la energía es una de las consecuencias directas, por la reducción del aporte que hacen las hidroeléctricas. La industria textil es una de las más afectadas por este aumento.

Por Prensa Libre

En Guatemala, los precios de la energía están llegando a niveles que las empresas deben manejar con dificultad. Una de las causas directas de que los costos de la energía suban es la falta de agua.

El viernes se registraba en US$102.20 el megavatio hora MWH en el horario de 6 de la mañana a 6 de la tarde (conocido como banda media), mientras que para este lunes se tenía previsto en US$99.05 MWH, según datos de precios previstos informados por el Administrador del Mercado Mayorista (AMM) comentó Melvin Quijivix, gerente de la firma consultora X´agon.

Explicó que el promedio registrado en diciembre en ese horario fue de US$54.71 por MWH, mientras que en enero estuvo en promedio de US$75.

Las razones de este incremento según el consultor es que aparte de haber menor generación con hidroeléctricas como efecto de invierno poco copioso en el 2018, por lo cual se ha tenido que convocar más generación con carbón y el petróleo, estos recursos han registrado alzas en los precios internacionales.

A esto se une que la generadora con carbón, Jaguar, una de las más que más inyectaba en Guatemala salió de operación por mantenimiento programado.

Durante la madrugada y hasta las 6 de la mañana los precios están entre US$46 y US$67 según los precios previstos informados por el AMM. Después de las 6 de la tarde están ente US$46 y US$77.

¿Tendrá un efecto en la tarifa a los usuarios?

En las tarifas social y no social podría tener otros impactos.

“Nos preocupa muchísimo” dijo Jorge Alonso, gerente de Empresa Eléctrica de Guatemala, S. A. (Eegsa).

Explicó que, aunque la distribuidora tiene contratos con generadores para cubrir el suministro a los usuarios de esa firma, varios estos son bajo la figura con opción de compra.

Es decir que se adquiere el más barato entre los dos. Compran de los generadores contratados solo si el precio es menor al spot.

Al registrar este tipo de alzas, obliga a comprar a precios más altos y se deja de aprovechar la opción con la mayor rebaja, explicó Alonso al mencionar que con ese comportamiento “los costos de la tarifa podrían verse afectados”.

La Eegsa atiende a los usuarios de en tarifa social y no social en los departamentos de Guatemala, Escuintla y Chimaltenango.

Dimas Carranza, gerente de regulación y tarifas de Energuate indicó que las tarifas de esas distribuidoras sí se ven afectadas por variaciones de los combustibles y el spot.

La mitad de la energía que se adquiere está afecta a los precios de combustibles y al spot ya que existen contratos de opción de compra “es decir que si es más bajo el spot que el contrato se compra del spot y viceversa”, al referirse a las condiciones del mercado actual.

La generadora con carbón Jaguar, con capacidad de 300 megavatios, tiene un contrato para proveer a Deocsa y Deorsa. Aunque indicaron expertos en el tema que al salir a mantenimiento Jaguar ésta planta debe adquirir la energía necesaria para cubrir el contrato.

Impacto en la industria

Alonso dijo que los grandes usuarios como industrias, preferiblemente compran en el mercado spot, y en ocasiones a los comercializadores de energía basan sus contratos en los precios de ese mercado.

Por ello sectores industriales y comerciales podrían tener impactos agregó Quijivix.

En el sector de vestuario y textiles también le impacta.

“Nos afecta porque hoy en día una buena proporción del negocio es la venta de textiles a Centroamérica, y en este segmento de fabricación la energía es un 50% del costo” dijo Alejandro Ceballos presidente del Comité de Vestuario y Textiles (Vestex) de Agexport.

Para los hilanderos la energía es el 70% del costo de producción, para el resto es menor, en actividades como tejer, teñir y acabar, agregó.

Además, comentó que todas las fábricas del sector compran energía en precio spot o tienen contratos con base a esos precios spot.

Javier Zepeda, director ejecutivo de la Cámara de Industria de Guatemala (Cig) dijo que la decisión de adquirir en ese mercado la electricidad es una política comercial de cada empresa. Hay algunas que deciden correr el riesgo porque en ocasiones el spot es más bajo y más favorable, indicó.

A su criterio también se podría ver afectado el sector que exporta energía a Centroamérica.

“Hay un tipo de contratos que tienen las distribuidoras y algunas empresas e industrias de que solo compra cuando es más barata que el spot, para esos sectores podría encarecerse” dijo Carlos Colom, expresidente de la Comisión Nacional de Energía Eléctrica (CNEE).

Los datos de la CNEE

Debido al invierno poco copioso o de sequías prolongadas, la generación con hidroeléctricas bajó 17% durante la época de invierno del año 2018, respecto al año anterior y bajó 10% durante todo el año explicaron autoridades de la CNEE.

Derivado de eso, y de otras condiciones, los precios spot (precio de la compra venta de energía sin contrato) subieron “porque se tuvo que quemar búnker en el invierno”, agregaron.

Según la CNEE el precio spot en época de invierno se registró en un promedio de US$75 por megavatio (MW) en el 2018 mientras que en el 2017 en esa misma temporada tuvo un promedio de US$45.

RELACIONADAS