Claves Del Día
Fecha de publicación: 2019-02-05
La fórmula presidencial de la Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), Nayib Bukele (a la derecha) y Felix Ulloa, resultó ganadora en los comicios presidenciales del 4 de marzo.
Galeria  Ver Fotogalería

Bukele enfrenta el desafío de buscar consensos en un El Salvador polarizado

El nuevo presidente para el período 2019-2024 tendrá que asegurar los consensos o no podrá conseguir en el Congreso la mayoría calificada de 56 votos para aprobar préstamos ni la mayoría simple de 43 votos para crear nuevas leyes.

Por estrategiaynegocios.net

El presidente electo de El Salvador, Nayib Bukele, asumirá el poder el 1 junio con el desafío de tender puentes con la oposición que domina el Legislativo.

Bukele, presidente electo por el partido Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA) tendrá que lidiar con una Asamblea liderada por el derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), con 37 diputados, y el gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), con 23 diputados, con quienes deberá establecer acuerdos para lograr fortalecer la economía y combatir a las violentas pandillas.

GANA, el partido con el que Bukele llegó al poder, solo cuenta con 10 diputados, mientras que el resto de los 84 que conforman la Asamblea Legislativa, se reparten entre los partidos minoritarios Concertación Nacional, con 9; Democracia Cristiana, con 3; Cambio Democrático, con 1, y uno independiente.

El nuevo presidente tendrá que asegurar los consensos o no podrá conseguir en el Congreso la mayoría calificada de 56 votos para aprobar préstamos ni la mayoría simple de 43 votos para crear nuevas leyes.

GANA.464(800x600)

La correlación le obligará a establecer consensos para poder implementar su ambicioso plan de gobierno, en el que destaca la idea de un nuevo aeropuerto internacional en el oriente del país, el impulso a una Comisión Internacional Contra la Impunidad que persiga la corrupción, el impulso a un gobierno digital, fideicomisos para el fomento empresarial y un tren internacional, entre otras iniciativas que requerirán de recursos o modelos de gestión que tienen que ser avalados en el Legislativo.

"El Salvador ha pasado la página de la posguerra y ahora podemos empezar a ver hacia el futuro", declaró Bukele la noche del domingo tras conocer su victoria, refiriéndose al periodo posterior al fin de la guerra civil en 1992, durante el que se sucedieron 20 años presidencias de ARENA y 10 bajo la bandera del FMLN, partidos que pertenecen a los grupos de derecha e izquierda que se enfrentaron en armas por 12 años.

"A partir de mañana nos toca a todos empezar a construir el país que queremos", dijo el carismático presidente electo de 37 años, que venció en primera vuelta al frente del Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA).

Gana2.2(800x600)

Pero tras la euforia del triunfo, que rompió el bipartidismo de tres décadas, Bukele deberá buscar un "franco diálogo" con otros partidos y formar un gabinete que marque diferencia con "la desgastada" gestión de gobiernos pasados, opinó el analista y profesor universitario Juan Ramón Medrano.

De acuerdo con el escrutinio preliminar, Bukele alcanzó 53,3% de la votación del domingo y venció a la coalición derechista encabezada por ARENA, que obtuvo 31,7% de los sufragios.

También se impuso a la izquierda gobernante del FMLN, que sumó 14,4% de los votos para el excanciller Hugo Martínez, y al minoritario partido Vamos (0,78%).

Gana3(800x600)

Castigo electoral

Para Medrano, Bukele deberá hablar con la oposición que domina el Congreso para mantener la gobernabilidad, luego de que en los últimos años el FMLN y ARENA "se neutralizaron mutuamente", bloqueando avances legislativos.

El resultado del domingo es una señal de que el electorado "castigó fuerte y claro" a ARENA y al FMLN, que se han repartido el poder.

Al finalizar la guerra civil de 12 años en 1992, mediante la firma de acuerdos de paz, ARENA y el FMLN "continuaron la guerra en el ámbito político en vez de negociar y de buscar proyectos para el bien del país. La gente no es tonta, por eso rechazó a uno y al otro", consideró el sacerdote Rodolfo Cardenal, de la jesuita Universidad Centroamericana (UCA).

"Los resultados de las elecciones son un rechazo a todo el sistema político, a toda la institucionalidad. Por esa pérdida de credibilidad, la gente no votó por los partidos tradicionales", subrayó Cardenal.

Frenar la violencia de las pandillas, hacer crecer la estancada economía y mantener los subsidios en servicios públicos para los más pobres, exigirá a Bukele un acuerdo con sus opositores.

"Se necesita un pacto fiscal (con el Legislativo), el cual pasa por un pacto social" para obtener los recursos necesarios para gobernar, advierte también el analista y profesor de la Escuela Superior de Economía y Negocios, Carlos Carcach.

A su juicio, Bukele debe llegar a acuerdos para elevar la recaudación tributaria, que según el Banco Central de Reserva (BCR) es de 17,8% del PIB, una de las más bajas de América Latina, que tiene un promedio de 22,3%.

La amenaza pandillera

La población sufre de las extorsiones de las pandillas a pequeños y grandes comercios, y espera que Bukele atienda el problema con métodos diferentes.

"Me gustaría que Bukele hiciera unos planes de reinserción para las pandillas. Yo siento que no es que ellos quieran hacerse pandilleros, es porque no tienen empleo o por la falta de oportunidad en el país", dijo a la AFP Henry Menjívar, un habitante de la capital.

En este sentido, el coordinador de la Comisión de Derechos Humanos, Miguel Montenegro, consideró que "las políticas de mano dura o súper mano dura, que tenían como prioridad la represión, ya no funcionan. Se necesita un cambio que pasa por atender la pobreza".

Cada año miles de salvadoreños emigran por la violencia, principalmente endilgada a las pandillas, y la falta de empleo.

El triunfo de Bukele, exalcalde capitalino que militó en el FMLN antes de postularse por GANA, ha sido reconocido en distintas latitudes y por gobiernos de tendencias divergentes, desde Estados Unidos hasta Latinoamérica.

"Estados Unidos estará dispuesto a trabajar con el próximo gobierno para avanzar en la prosperidad y democracia en la región", indicó el asesor de Seguridad del presidente estadounidense, Donald Trump, John Bolton, en Twitter.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, saludó de su lado a Bukele en Twitter y destacó que logró "una rotunda victoria", mientras que el gobierno de Perú en un comunicado señaló "su entera disposición" para trabajar con el futuro mandatario salvadoreño.

El gobierno de Guatemala saludó el triunfo de Bukele y dijo esperar "continuidad a las iniciativas que contribuyan a la paz" en la región.

La Secretaría de Relaciones Exteriores de Honduras felicitó a Bukele por el triunfo obtenido en las elecciones presidenciales de El Salvador.

En un comunicado expresó que Honduras continuará fomentando las "mejores relaciones políticas, económicas y de seguridad" con el Gobierno que presidirá el exalcalde de San Salvador.

Los gobiernos de Jimmy Morales y Juan Orlando Hernández fueron de los últimos en expresar sus felicitaciones públicamente. Tanto Morales como Hernández, han sido objeto de críticas directas de parte de Bukele durante su campaña electoral.

Con información de AFP.

RELACIONADAS