Claves Del Día
Fecha de publicación: 2019-02-04
Imagen de referencia

Buques con petróleo venezolano están varados en Golfo de México

Las sanciones del gobierno de Donald Trump complican la entrega a los clientes de PDVSA.

Por Reuters

Más de una decena de buques petroleros permanecen anclados esta semana en el Golfo de México o fuera de aguas venezolanas, a la espera del pago y la entrega de instrucciones de los compradores, según datos de Eikon de Refinitiv, y luego de las sanciones más recientes que Estados Unidos le impuso a Venezuela.

Según operadores y datos de Eikon de Refinitiv, una flota cargada con unos 7 millones de barriles de crudo venezolano se ha formado en el Golfo de México, algunos barcos contienen suministros adquiridos antes de las más recientes sanciones de Estados Unidos contra Venezuela y otros están varados porque sus compradores evalúan a quién pagar.

La semana pasada el gobierno de Donald Trump impuso varias sanciones a Venezuela, entre ellas, a los cargamentos petroleros que el país latinoamericano envía a Estados Unidos, los cuales, representan la mayoría de los ingresos que obtiene el gobierno venezolano desde el extranjero. Con esto, el gobierno de Donald Trump busca socavar el respaldo al presidente Nicolás Maduro.

Las sanciones también pretenden impedir que las refinerías estadounidenses transfieran recursos a cuentas de PDVSA que están controladas por el gobierno de Maduro -una de las razones por las que muchos buques petroleros esperan en un limbo frente a Venezuela sin que estén claros los pagos-. Estados Unidos compra unos 500 mil barriles de crudo venezolano por día.

Los clientes estadounidenses de la estatal venezolana PDVSA están obligados, bajo sanciones, a depositar los pagos en cuentas de garantía que aún no se han creado. Los fondos serán controlados por el líder de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, quien ha sido reconocido por Estados Unidos, la Unión Europea y gran parte de América Latina como el presidente interno del país.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos y la Casa Blanca no respondieron a una solicitud de comentarios.

Operadores dijeron que algunos de los cargamentos eran usados como almacenamiento flotante por compradores que aprovecharon las ventas de mercado abierto de PDVSA antes de las sanciones. Otros eran retenidos por firmas comerciales que tienen problemas para hallar refinerías dispuestas a aceptar el petróleo debido a las dificultades de pago asociadas a las sanciones.

Los buques habían sido contratados por compradores regulares de petróleo venezolano en Estados Unidos, incluidos Chevron, la unidad de refinación de PDVSA Citgo Petroleum y Valero Energy, y corredurías que venden a refinerías.

RELACIONADAS