Claves Del Día
Fecha de publicación: 2018-12-10
Mauricio Ramos, CEO de Millicom. Foto de Salvador Meléndez
Galeria  Ver Fotogalería

Exclusiva E&N: Cómo el CEO de Millicom consolida la operación de Tigo en América Latina

Millicom, la multinacional basada en Luxemburgo, concretó en octubre la compra de Cable Onda, en Panamá, una jugada que le da la llave para una operación en todo el mercado centroamericano. Ramos, explicó en exclusiva a Estrategia&Negocios más sobre el plan de la compañía que pasa por un proceso de desinverciones en África para reforzar su posición en América Latina.

Por José Barrera – estrategiaynegocios.net

A tres años de tomar el mando de Millicom, el colombiano Mauricio Ramos tiene claro el rumbo que la compañía debe seguir. La ruta pasa por conectar más negocios en América Latina y la construcción –y fortalecimiento– de la que llama una “autopista digital” que ofrece soluciones tecnológicas y de telecomunicaciones mediante la marca Tigo. Bajo la dirección de Ramos, CEO de la multinacional, la firma ejecuta un plan de desinversiones en África para consolidar las operaciones en América Latina, un mercado emergente con alto potencial de desarrollo.

LEA MÁS: "Cable Onda vende el 80% de sus acciones a Millicom"

Millicom fue fundada en 1992, es conocida en la región por su marca Tigo, y está listada en Nasdaq OMX en Estocolmo, Suecia, bajo las iniciales MIC. En 2017 reportó ingresos de US$6.000 millones, un EBITDA de US$2.200 millones, un Capex de US$1.000 millones y un flujo de caja operativo de US$1.200 millones.

Uno de los planes de corto plazo es listarse en Nasdaq en EE.UU. Ramos explica la operación será completada en 2019, un paso que sostiene es natural para la compañía que ejecuta interesante apuesta por la conectividad y la tecnología, en ese proceso de reenfoque la empresa también está adoptando un perfil más latinoamericano donde avanza rápidamente en la construcción de su autopista digital, una concepto que engloba en la prestación de servicios en la categoría de “estilo de vida digital”, un portafolio que incluye a Tigo Money (transferencias de dinero), Tigo One TV (plataforma de internet, contenidos audiovisuales de TV paga y “on demand”) y Tigo Business (enfocada en soluciones tecnológicas para pymes), todo asociado a un boyante negocio de telefonía y datos móviles en los que la empresa ha estado inmersa desde su nacimiento.

El acuerdo para tomar el control de la panameña Cable Onda es parte de ese reenfoque, una jugada de US$1.460 millones por el 80% de las acciones del mayor proveedor de servicios de televisión por cable y telecomunicaciones fijas en Panamá (la firma cuenta con más de 433.000 clientes residenciales y 34.000 clientes comerciales y gubernamentales).

El acuerdo le permite a Millicom articular y consolidar un atractivo mercado que comienza en Guatemala y se extiende hasta Colombia, pero que también incluye a Bolivia y Paraguay donde opera con la marca Tigo.

RECOMENDAMOS: "La inversión de Millicom en Latinoamérica alcanza los US$3.700 millones"

En una entrevista exclusiva que dio Ramos en El Salvador explicó cómo dirige a una firma con más de 50 millones de clientes en telefonía móvil, de los que 21,2 millones también son usuarios de datos móviles y siete millones ya navegan en redes de cuarta generación (4G). Ampliar la base de usuarios de banda ancha móvil es parte del reto, pero va más allá. La integración de Cable Onda al portafolio de Tigo demuestra que la luxemburguesa busca afianzar su nicho y consolidarse como el primer operador en los mercados donde participa.

El CEO, un caleño graduado en Finanzas en la Universidad de Los Andes –que también cuenta con un MBA y posgrados en Economía y Leyes– charló en exclusiva con Estrategia&Negocios sobre el plan para Panamá, el reenfoque de la compañía en Latinoamérica y el futuro de la tecnología y su impacto en la vida cotidiana. Sobre el negocio de Cable Onda es contundente: "La adquisición en Panamá muestra el buen momento por el que está pasando Tigo".

Cable onda11(800x600)

Ramos responde que la negociación para la compra de Cable Onda fue rápida y sustentada en la confianza que existe entre los ejecutivos de varios años. "Esta es una relación que no se hace en la mesa de negociación, esta es una relación que funciona porque nos conocemos desde tiempo atrás, respetamos mutuamente el trabajo de otros. Yo conozco a "Nico" González de tiempo atrás, conozco a su padre y a los otros que hacen parte del Grupo (Cable Onda), a los Eleta -trabajando con Diego Eleta- años de trabajar en tecnología. También al Grupo Motta, con quien tenemos tiempo de conocernos, de hecho con Stanley Motta, fuimos coparticipes del Central America Donnors Forum (el foro Centroamericano de Donantes que propicia el encuento de entidades que financian proyectos de desarrollo social en la región) hace un año. De manera que llegamos a una transacción que ya conocemos. Queremos trabajar en conjunto, continuar haciendo las cosas bien, como lo hace Cable Onda", reflexiona.

DE INTERÉS: "Data center de Tigo ubica a Honduras en el mapa de los inversionistas"

"Cuando me preguntas ¿Cuánto tiempo se llevó esta negociación? Años, años en un sentido positivo. Años de confianza. La negociación misma fue breve, tardó meses, pero no podría haber ocurrido así sin los años de confianza", dijo el ejecutivo sobre un acuerdo que promete.

Cable onda12(800x600)

Las claves de la inversión de Millicom en Panamá

La adquisición de Cable Onda -dice Ramos- muestra el buen momento por el que está pasando Tigo. "Un momento en el cual los inversionistas han reconocido que lo hemos hecho bien, y han aceptado reenfocar la empresa estratégicamente y geográficamente", valora. Tigo ha crecido como un especialista en el desarrollo de telecomunicaciones de mercados emergentes y su radio de acción era América Latina y África, pero ahora ejecuta un plan de salida del mercado africano.

El reenfoque le ha dejado, en sus palabras, "un altísimo flujo de caja", que les ha permitido hacer una operación como la que implica la compra de la mayoría de acciones de Cable Onda, una operación de US$1.460 millones.

RECOMENDAMOS: "4 claves de liderazgo de Mauricio Ramos, CEO de Tigo"

Pese al optimismo que representa un movimiento de este tipo para cualquier operación. Ramos dice que están conscientes de que el negocio en Panamá es una oportunidad para imprimir el sello Tigo y disparar nuevos negocios bajo el color azul de la empresa. El camino apenas empieza.

"Yo le repito al equipo que las compañías no tienen el derecho nato de hacer adquisiciones, sus equipos directivos deben ganarse el derecho de hacer una adquisición, haciendo que los inversionistas se sientan cómodos de hacer el negocio", puntualizó.

"Estamos claramente enfocados en América Latina, la región ya es el foco estratégico, es el mandato que nos han dado nuestros inversionistas, es lo que les hemos dicho que queremos hacer", dijo Ramos que reveló que el 95% del negocio de Millicom ya está en América Latina y que a futuro seguirá consolidándose con inversiones de largo plazo. "Somos claramente un vehículo de inversión para el desarrollo de América Latina, para que América Latina cuente con las autopistas digitales y banda ancha de alta velocidad tanto para el hogar como para las empresas, no tenemos duda alguna", dijo.

RELACIONADAS