Claves Del Día
Fecha de publicación: 2018-12-01
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el mandatario chino Xi Xinping se verán las caras este sábado en Buenos Aires al margen del G20, en una reunión clave para el comercio mundial.

Reunión Trump-Xi: cita clave para el comercio mundial

Antes de dejar Washington, Donald Trump dijo ver buenas señales en las relaciones comerciales con China, pero a la vez se mostró reticente a un acuerdo inmediato.

Por AFP

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el mandatario chino Xi Xinping se verán las caras este sábado en Buenos Aires al margen del G20, en una reunión clave para el comercio mundial.

En el marco de una cumbre signada por tensiones bilaterales, un enorme dispositivo de seguridad que cortó algunas de las principales vías de circulación de la capital argentina, y protestas en repudio al foro, la agenda del G20 tuvo siempre al tope el encuentro de los líderes de las dos mayores economías mundiales.

En el menú de la cena entre Trump y Xi, el plato fuerte será un listado de diferencias.

Una "guerra comercial" se inició cuando Trump impuso aranceles que alcanzaron a 300.000 millones de dólares de importaciones, de los cuales 250.000 millones de dólares correspondían a productos chinos.

El impacto de las medidas se extendió, mientras el mandatario estadounidense dejaba claro que a las buenas o a las malas buscará negociar mejores condiciones comerciales para su país, como prometió en la campaña que lo llevó al poder.

- Déficit que se profundiza -
Durante años, Estados Unidos acusó a China de manipular su moneda, el yuan, para volver más competitivos sus productos.

Con la llegada de Trump a la Casa Blanca y sus medidas proteccionistas, sus embates a los foros multilaterales, incluyendo las negociaciones comerciales de las cuales se retiró o los acuerdos que renegoció, el gobierno norteamericano pasó de la retórica a la acción.

Pero a pesar de las decisiones de Washington, el déficit comercial con China continúa profundizándose y da argumentos al presidente para mostrarse aún más duro con Pekín.

En setiembre el déficit alcanzó un nivel récord con China. Del total de 54.000 millones de dólares en rojo, 37.400 correspondieron a los intercambios con China.

En lo que va del año, el déficit comercial estadounidense registra un aumento de 10,1% a 445.160 millones de dólares, según datos del Departamento de Comercio.

- Sí, o tal vez -
Antes de dejar Washington, el mandatario estadounidense dijo ver "buenas señales" en las relaciones comerciales con China, pero a la vez se mostró reticente a un acuerdo inmediato.

"Creo que estamos muy cerca de hacer algo con China pero no sé si quiero hacerlo", expresó.

La próxima batería de medidas está prevista para el primero de enero, cuando los aranceles de Estados Unidos a importaciones chinas por unos 200.000 millones de dólares podrían subir de 10% a 25% si no hay acuerdo.

Antes de la cumbre de mandatarios el viernes y sábado, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, tuvo palabras que ilustran la expectativa por los resultados de la cita de Buenos Aires y del encuentro Trump-Xi.

"En este difícil momento para la cooperación internacional, quiero pedir a los líderes que usen esta cumbre, incluyendo sus intercambios bilaterales e informales, para discutir seriamente temas importantes, como las guerras comerciales", entre otros asuntos, dijo Tusk.

En su discurso ante los demás líderes del G20, el mandatario chino dio un claro mensaje dirigido a Trump.

Los miembros del G20 deben "comprometerse con el aperturismo y la cooperación y sostener el sistema comercial multilateral", expresó Xi, según sus declaraciones publicadas por la agencia oficial Xinhua.

"En seis meses, el número de nuevas medidas restrictivas al comercio aplicadas por los miembros del G20 se duplicó", advirtió, y sostuvo que es necesario multiplicar las consultas entre países "para alcanzar un progreso gradual en lugar de imponer posturas a los demás".

- Puntos álgidos -
El canciller argentino, Jorge Faurie, aclaró que el texto de una declaración final que cerrará la cumbre aún está siendo negociado.

Si bien el G20 es un foro de discusión y no un organismo de decisión, las divisiones entre sus integrantes se hicieron especialmente visibles en Buenos Aires.

Trump, protagonista de la cita argentina, suspendió una reunión con el presidente ruso Vladimir Putin, luego de que las tensiones entre Rusia y Ucrania alcanzaran su punto álgido después que fuerzas rusas apresaran a la tripulación de tres navíos militares ucranianos frente a las costas de Crimea.

La reunión fue suspendida por Trump también en medio de la controversia en Estados Unidos por nuevas revelaciones en la investigación sobre una presunta injerencia de Rusia en la campaña presidencial estadounidense de 2016. El mandatario estadounidense reiteró su inocencia.

Bajo los reflectores quedó también el príncipe heredero saudita Mohamed bin Salmán, en el foco de la polémica por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi. La justicia argentina inició una investigación -que difícilmente tendrá consecuencias- sobre este caso, a instancias de organizaciones de derechos humanos.

Y aunque en la apertura de la cumbre el presidente argentino Mauricio Macri hizo un llamado a "dialogar y dialogar", lo cierto es que se esperan pocas decisiones en este G20 de consensos improbables, el primero en realizarse en suelo sudamericano en 10 años de existencia del foro.

En un primer borrador del lunes al que AFP tuvo acceso, uno de los puntos mencionados es el calentamiento global, antes de la conferencia climática COP24 del 2 de diciembre en Polonia. Sin embargo, se vaticina como uno de los más controvertidos y difíciles para alcanzar un acuerdo.

El presidente estadounidense, quien no se cansa de poner en duda el cambio climático, retiró a su país de los acuerdos ambientales de París en junio de 2017, poco después de llegar a la Casa Blanca.

RELACIONADAS