Claves Del Día
Fecha de publicación: 2018-11-01
El presidente de El Salvador Salvador Sanchez Cerén (tercero de la derecha) en visita oficial a su homólogo de China Xi Jinping (segundo de la izquierda).

El presidente de El Salvador se reúne en China con Xi Jinping

Xi Jinping recibió a Salvador Sánchez Cerén el gigantesco Gran Salón del Pueblo de Pekín. Cerén se encuentra de gira mientras el país vive una creciente crisis migratoria.

Por AFP

El presidente chino, Xi Jinping, se reunió este jueves en Pekín con el presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, en una nueva muestra del acercamiento de los países de América Central a Pekín tras haber dado la espalda a Taiwán.

El mandatario chino también se reunirá este viernes con el presidente de República Dominicana, Danilo Medina.

Xi Jinping recibió a su homólogo de El Salvador en el gigantesco Gran Salón del Pueblo de Pekín, en el que una banda militar dio la bienvenida a ambos dirigentes con sus respectivos himnos nacionales.

Los dos países firmaron acuerdos de cooperación y de inversión en infraestructuras, relacionadas con el ambicioso proyecto chino de las Nuevas Rutas de la Seda. Pekín también prometió ayuda en materia de educación, sanidad y gestión del agua.

"En representación del pueblo salvadoreño, le muestro nuestro agradecimiento y satisfacción por haber restablecido nuestras relaciones diplomáticas", aseguró Sánchez a Xi Jinping.

El Salvador reconoció a la República Popular de China en agosto, siendo el tercer país que da la espalda este año a Taiwán, después de la República Dominicana y Burkina Faso.

Danilo Medina también será recibido este viernes en el Gran Salón del Pueblo durante su visita a Pekín en la que inaugurará la embajada de República Dominicana en China.

Solo 17 países mantienen relaciones diplomáticas con Taiwán, ante la influencia creciente en el mundo de China, que se niega a reconocer la soberanía de esta isla asiática y prohíbe a sus socios mantener relaciones diplomáticas con Taipei, en nombre del principio de "una sola China".

China y Taiwán están dirigidas por regímenes rivales desde el final de la guerra civil en 1949. La isla dispone de un gobierno autónomo, pero jamás declaró su independencia.

Los países de América Central fueron durante décadas fieles socios de Taiwán. Belice, Honduras y Nicaragua siguen reconociendo a esta isla asiática.

No obstante, Panamá rompió el año pasado sus relaciones diplomáticas con Taiwán y abrió la veda a las recientes deserciones de Salvador y República Dominicana.

Estados Unidos también reconoce a Pekín, pero se niega a romper sus relaciones diplomáticas con Taipei y la administración del presidente estadounidense Donald Trump se esfuerza en mantenerlas.

El portavoz del gobierno chino aseguró este jueves que las relaciones diplomáticas entre China y el Salvador no estaban relacionadas con "ningún otro tercer actor".

Visita entre tensiones con EEUU

La visita de Sánchez Cerén a China ocurre en medio de una crisis migratoria en el Triángulo Norte de Centroamérica. El miércoles, unos 2.000 salvadoreños iniciaron un viaje en caravana hacia Estados Unidos.

La nueva ola migratoria ha generado tensiones entre EEUU y el Triángulo Norte de Centroamérica, incluso ha llevado al presidente Donald Trump de plantear el recorte de la ayuda para el bloque de países compuesto por Guatemala, Honduras y El Salvador.

Estados Unidos retiró el viernes a sus representantes en tres países latinoamericanos que recientemente establecieron relaciones con China y las rompieron con Taiwán, alegando que celebraría consultas con los diplomáticos.

La medida se produce después de que Washington acusó a Pekín el mes pasado de desestabilizar las relaciones entre China y Taiwán, y participar en una campaña de "interferencia política" al intentar separar a Taipéi de algunos de sus aliados en el hemisferio occidental.

En seoptiembre, el Departamento de Estado conovocó al embajador de Estados Unidos en República Dominicana, Robin Bernstein; a la embajadora en El Salvador, Jean Manes, y a la encargada de negocios de Estados Unidos en Panamá, Roxanne Cabral.

Taiwán y China mantienen desde hace años años un tira y afloje diplomático con países en desarrollo, prometiéndoles apoyo económico y otras ayudas a cambio de reconocimiento diplomático. Pekín considera que Taiwán es parte de su territorio y no ha descartado utilizar la fuerza para obligarla a incorporarse a una China unificada.

Las relaciones entre Taipéi y Pekín han empeorado desde que Tsai Ing-wen asumió el poder en 2016, ya que su gobierno se niega a reconocer que Taiwán es parte de "una sola China".

El Salvador, que cambió sus vínculos en agosto, se convirtió en la quinta derrota diplomática registrada por Taiwán bajo la presidencia de Tsai y la tercera este año.

Pero aunque la mayoría de los países han establecido relaciones formales con Pekín en las últimas décadas, Taiwán todavía mantiene relaciones extraoficiales con países poderosos.

Estados Unidos, que sigue siendo su principal proveedor de armas, a pesar de que en 1979 Washington estableció relaciones diplomáticas con China y automáticamente las cortó con Taipéi.

RELACIONADAS