Claves Del Día
Fecha de publicación: 2018-10-12

Guatemala: Volcán de Fuego comienza nueva fase eruptiva

A las 3.50 horas el Volcán de Fuego entró en una nueva fase de erupción con una fuente incandescente de 400 metros sobre el cráter, aumento de retumbos y flujo de lava de 600 metros de longitud, confirmó el Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh).

Por Prensa Libre

Expertos detallan que el “pulso incandescente” se mantiene entre 150 a 250 metros sobre el cráter, lo cual origina caída de material volcánico a más de 300 metros y avalanchas en dirección a las barrancas Santa Teresa y Las Lajas. También se reporta flujo de lava en dirección a la barranca Santa Teresa, de aproximadamente 400 metros de longitud.

La Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) confirma que monitorea la actividad el coloso y mantienen comunicación constante con líderes comunitarios, autoridades municipales y departamentales.

Hasta este momento no se han realizado evacuaciones, pero considerando el comportamiento del volcán, algunas comunidades podrían tomar la decisión de evacuar a las áreas seguras, indicó el ente de prevención.

Por precaución se mantiene el cierre vehicular entre los kilómetros 87 y 96 de la Ruta Nacional 14, hasta nuevo aviso. Los únicos vehículos a los cuales se les permite el tránsito por el área son unidades del sistema de Conred.

El Insivumeh recomienda a la Dirección General de Aeronáutica Civil tomar precaución con el tráfico aéreo, ya que existe ceniza a 15 kilómetros en el flanco oeste y suroeste a una altura de 15 mil 92 pies (4 mil 600 metros).

Tragedia de junio

El pasado 3 de junio el Volcán de Fuego hizo una potente erupción que causó al menos 169 muertos, dejó 256 desaparecidos y dejó 1.7 millones de afectados, según cifras oficiales.

El Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) conserva 290 fragmentos de huesos que fueron extraídos del área del desastre y solicitó ayuda a Estados Unidos para identificar a más víctimas. Según el informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la erupción dejó pérdidas por Q1 mil 636 millones, equivalentes a un 0.3 por ciento del producto interno bruto del año pasado, de los cuales Q195 millones impactaron al sector público y Q1 mil 441 al privado.

Los damnificados por la erupción han reiterado en varias ocasiones que no ven apoyo por parte del Gobierno y continúan albergados en condiciones deplorables.

RELACIONADAS