Claves Del Día
Fecha de publicación: 2018-04-18
A masked demonstrator shows a nicaraguan flag to a line of riot police blocking a street during a protest against Nicaraguan President Daniel Ortega's government in Managua, on September 16, 2018. (Photo by INTI OCON / AFP)

Nicaragua: Estallan protestas contra la reforma a la seguridad social

Managua y León han sido los principales escenarios de las protestas. El gobierno de Daniel Ortega ordenó repelerlas con antimotines, también fuerzas de choque del FSLN se han enfrentado a la población inconforme.

Por estrategiaynegocios.net

Cientos de nicaragüenses han salido a la calle para mostrar su inconformidad por una polémica reforma al Instituto Nicaragüense del Seguro Social (INSS), un proyecto que elevará las tasas de cotización para empleados y empresas, pero además ordena retener un 5% del dinero entregado a los pensionados.

Jubilados, empresarios y universitarios se unieron para protestar contra el polémico paquete de reformas al sistema de pensiones impulsado por el gobierno, que los manifestantes calificaron ilegal e inhumano.

La inconformidad se disparó luego de conocerse la orden de el Gobierno de aumentar la tasa de cotización de los trabajadores al 7% (desde un 6,25%) y al 22% para los empleadores (desde el 19%).

Este ajuste comenzará a aplicarse a partir del 1 de julio y en el caso de los empleadores el incremento será gradual. Sin embargo, uno de los hechos que más indignación ha generado es el cobro del 5% del dinero que reciben los pensionados, bajo el pretexto de que se usarán para el plan de cobertura médica.

En León las protestas fueron repelidas por un grupo de orteguistas, grupo calificado como fuerzas de choque del gobernante Frente Sandinista para la Liberación Nacional (FSLN), mientras que en Managua las manifestaciones fueron rerimidas por antimotines.

"Ladrones" y "el pueblo unido jamás será vencido", coreaban jóvenes y jubilados que enfrentaban la tarde de este miércoles a grupos movilizados por el gobierno para apoyar la medida en Managua.

Esta noche un grupo de ciudadanos protestaba en las afueras del campus de la Universidad Centroamericana, pero también fueron repelidos. En la capital nicaragüense la situación provocó el caos vial el cual se ha extendido hasta entrada la noche.

La Cámara Americana de Comercio se pronunció sobre los acontencimientos e hizo un llamado al diálogo. "Condenamos cualquier tipo de violencia. Reiteramos que hoy más que nunca Nicaragua necesita un diálogo por el bienestar y la tranquilidad de todos", destacó mediante un tuit.

En la jornada también se destacan agesiones contra medios críticos hacia el gobierno.

La periodista Patricia Orozco reportó que su colega Julio César López del equipo de "Onda Local" fue golpeado en la cabeza por vándalos motorizados, presuntos miembros del orteguismo.

Un colaborador del Cenidh y otros reporteros que intentaron documentar los hechos fueron agredidos y despojados de sus teléfonos celulares. Mientras un videógrafo de 100% Noticas fue víctima del robo de su cámara por las fuerzas orteguistas.



Las manifestaciones de descontento a lo largo del día dejaron personas golpeadas -incluyendo periodistas- por escaramuzas entre los bandos.

El fotógrafo Alfredo Zúñiga, colaborador de AFP, relató que fue agredido por jóvenes afines al gobierno, quienes destruyeron comercios en el este de Managua. Los ataques también alcanzaron a periodistas de El Confidencial, uno de los medios independientes más críticos a la gestión de Ortega, en tanto la red de medios afines al gobierno minimizó las protestas e incluso se sumaron a una campaña apoyando a los grupos que apoyan el cambio en el INSS.

Gobierno defiende la medida

La vicepresidenta Rosario Murillo -y esposa del presidente Daniel Ortega- recordó que la decisión se hizo "tomando en cuenta el bien de todos".

La reforma no modifica la edad de 60 años para jubilarse, aunque aumenta de forma gradual la cuota patronal, de 19% en la actualidad hasta 22,5% en 2020.

La cuota para los trabajadores aumentará de 6,25 a 7% y deducirá 5% del monto de la pensión de los jubilados para atención médica.

El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), un aliado del gobierno en los últimos 11 años, rechazó el proyecto.

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) advirtió a su vez que la reforma provocará "despidos y más desempleo" y proyecta que unos US$200 millones dejarán de circular en la economía, lo que redundará en una desaceleración del consumo y mayor informalidad.

Funides, un centro de pensamiento de políticas económicas y sociales, acusó al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) de atribuirse funciones legislativas al modificar los aportes que recibe.

El presidente del INSS, Roberto López, justificó que la medida es necesaria para darle sostenibilidad financiera a la institución por un período de 10 años, tras lo cual se requerirá un nuevo ajuste.

RELACIONADAS