Claves Del Día
Fecha de publicación: 2017-11-02

Honduras pide reforma migratoria integral a EE.UU.

Gestiones de Cancillería hondureña van más allá de pedir extensión del Estatus de Protección Temporal (TPS), pues solicitaron la residencia permanente. Este viernes se conocerá la decisión definitiva de EE.UU.

Por: laprensa.hn

El Gobierno de Honduras planteó ayer una reforma migratoria integral y pidió el apoyo de influyentes congresistas demócratas y republicanos a fin de regularizar la residencia de 57.000 hondureños amparados en el Estatus de Protección Temporal (TPS), así como de los jóvenes hondureños cobijados bajo el Programa de Acción Diferida (Daca).

La comitiva de la Cancillería hondureña y un grupo de diputados del Congreso Nacional concluyeron ayer una maratónica jornada de reuniones con altos cargos del Gobierno, Senado y el Congreso de EE.UU. para pedir la renovación del TPS.

El lunes anterior se reunieron con los subsecretarios de Estado y de Seguridad Nacional Thomas Shannon y James Nealon, quienes son piezas claves para la decisión final que deberá adoptar el Ejecutivo de EE.UU. sobre este último asunto.

Esta vez, los enviados hondureños se entrevistaron durante la mañana y tarde de ayer con los congresistas Mike Coffman, Michael Capuano, Eliot Engel, Albio Sires, James Lankfor e Ileana Ros-Letinen.

Aunque el TPS fue uno de los puntos abordados, el planteamiento del grupo básicamente se centró en solicitar el respaldo de estos congresistas para impulsar varias iniciativas introducidas en el Congreso a fin de regularizar la situación de estos 57,000 compatriotas, así como de los acogidos en el Programa de Acción Diferida (Daca).

Iniciativa

Justamente esta semana un grupo bipartidista de legisladores, encabezados por Carlos Curbelo, representante republicano de Florida, presentó un proyecto de ley que ofrece un camino a la residencia permanente de miles de centroamericanos amparados en el TPS.

La iniciativa busca prorrogar el citado amparo migratorio, pero además allana el camino hacia el estatus legal permanente de miles de hondureños, salvadoreños, nicaragüenses y haitianos que llegaron a EE.UU. antes del 13 de enero de 2011.

La iniciativa es patrocinada por Frederica Wilson y Alcee Hasting, representantes demócratas del sur de Florida, y la republicana Ileana Ros-Lehtinen.

María Andrea Matamoros, subsecretaria de Relaciones Exteriores para asuntos migratorios, confirmó que básicamente las gestiones con los congresistas se centraron en solicitar el apoyo para aprobar la residencia permanente de todos estos compatriotas e impulsar la iniciativa presentada por Curbelo y otras que se encuentran pendientes de aprobación en el Legislativo estadounidense.

“Hemos dejado claro que la decisión del TPS ya no recae en el Poder Legislativo, sin embargo, estamos viendo a futuro qué es lo que va a pasar a la decisión posterior del TPS, ya que lo que buscamos es una regularización permanente de nuestros compatriotas o una reforma migratoria integral”, apuntó.

Prometen apoyo

Durante los encuentros con los legisladores estadounidenses, estos se mostraron receptivos a apoyar a los hondureños en su cruzada para lograr la residencia permanente.

“Más allá de la ampliación del TPS debemos pensar en una reforma migratoria integral que incluya a los tepesianos”, fue el mensaje que transmitió Mike Coffman, republicano por Colorado, a la delegación hondureña.

En similares términos se pronunció el influyente congresista demócrata Eliot Engel, quien aseveró la importancia de Honduras.

“Tengan la seguridad de que Honduras es importante para mí, y lo que pueda hacer para apoyar y fortalecer la relación con Estados Unidos pueden contar conmigo”, expresó.

No habrá deportaciones. Matamoros destacó que esto manda un buen mensaje de la “relación constructiva y transparente con los representantes del Poder Legislativo de Estados Unidos”.

Por otro lado, envió un mensaje de tranquilidad a los hondureños y sus familias en el sentido de que en el caso que no se renueve el TPS eso no implicará que habrá deportaciones masivas de compatriotas.

Por su lado, el diputado Esdras Amado López destacó el ambiente positivo de las reuniones con sus homólogos estadounidenses y abogó para que el Gobierno ahora pase a un escenario político para conseguir la residencia permanente para los connacionales amparados en el TPS y el Daca.

“Lejos de las consideraciones humanitarias debemos pasar ahora a una etapa política donde debemos hacer valer nuestras posiciones de apoyo a Estados Unidos sobre diferentes temas”, dijo.

Juan Diego Zelaya, diputado nacionalista, comentó que hubo de manifiesto la solidaridad y apoyo de los congresistas, quienes comentaron su intención de continuar por el camino que nos lleve a la residencia permanente a los amparados en TPS y Daca.

Religiosos también piden prórroga

Líderes religiosos solicitaron ayer al gobierno de Donald Trump que prorrogue el Estatus de Protección Temporal (TPS) para los nacionales de Honduras, El Salvador y Nicaragua que viven en territorio estadounidense y cuyo permiso expira en los próximos meses.

La decisión sobre el futuro del TPS para Honduras y El Salvador debe producirse 60 días antes de que expire, por lo cual el anuncio debe llegar antes del 6 de noviembre.
Pocos días antes de esa decisión, líderes religiosos judíos y católicos han incrementado la presión sobre el gobierno de Trump para conseguir una prórroga para los miles de beneficiarios del TPS que llevan viviendo en EE.UU. más de dos décadas y han tenido hijos en este país o abierto negocios.

“Para la Iglesia Católica se trata de un tema humanitario, no prorrogarlo tendría un gran impacto en las vidas, no solo de los que reciben el TPS, sino de toda la comunidad”, dijo hoy durante una conferencia de prensa telefónica Thomas Wenski, arzobispo de Miami, que ha abogado en el pasado por una reforma migratoria.

De esa forma, Wenski instó a Trump a pensar en las familias y expresó el rechazo de la Iglesia Católica a una política que “debilitaría” la institución de la familia.

La propia Conferencia de Obispos Católicos de EE.UU. (USCCB) y otras organizaciones religiosas enviaron el lunes una carta a la secretaria en funciones del Departamento de Seguridad Nacional, Elaine Duke, para pedirle que extienda el TPS para Honduras, Nicaragua y El Salvador.

“Terminar el TPS en este momento sería inhumano e insostenible”, sostuvieron en su misiva las organizaciones católicas.

Más allá de la Iglesia Católica, parte de la comunidad judía de EE.UU. ha expresado su apoyo a los beneficiarios del TPS al considerar que la experiencia de esos inmigrantes es similar a la que vivieron los judíos cuando tuvieron que huir de Europa durante la Segunda Guerra Mundial para salvar la vida.

El TPS para Honduras y Nicaragua finaliza el 5 de enero, por lo que la decisión sobre su prórroga debe darse antes del 6 de noviembre.

En el caso de El Salvador, el otro país de Centroamérica con TPS, el permiso expira el 9 de marzo, por lo que hasta principios de enero no se producirá una decisión sobre ese amparo migratorio a los salvadoreños.

Lea aquí la nota original.

RELACIONADAS