Claves Del Día
Fecha de publicación: 2017-08-23

Siete empresarias-emprendedoras y muchas historias en foro de E&N

Siete mujeres banqueras, altas ejecutivas de multinacionales, participantes en Juntas Directivas. Empresarias innovadoras y tradicionales, todas ellas demostraron con sus historias de vida que es posible transformar desde las empresas y los negocios, en el Primer Foro de Mujeres Desafiantes de Centroamérica E&N celebrado en San Salvador.

Por: Velia Jaramillo – estrategiaynegocios.net

En el Foro “Mujeres Desafiantes desde el Sector Privado”, Blanca Villela, gerente regional de Comunicaciones de Cargill compartió cómo lograron en la empresa impregnar dentro de la empresa el tema de diversidad e inclusión, reconociendo que equipos heterogéneos con un ambiente inclusivo obtienen mejores resultados que los equipos homogéneos, y que la mayor parte de sus consumidoras son mujeres.

Maria Eugenia Brizuela de Ávila, coach ejecutiva e integrante de Juntas Directivas de Empresas, planteó la importancia de que las mujeres ocupen no solo puestos ejecutivos en las compañías, sino que puedan incorporarse a las Juntas Directivas. “He participado en muchas juntas en las que había solo señores alrededor de la mesa, pero después de una trayectoria de más de 40 años veo una participación cada día mayor de mujeres en Juntas Directivas”, reconoció. Las empresas que incluyen mujeres en posiciones directivas, sostuvo, logran retornos un 15% por encima de la media.

“Somos excelentes administradoras, y además el grupo de consumo de mayor crecimiento en el mundo, y las Juntas Directivas en las empresas están viendo que promover la diversidad no solo trae a la mesa distintas formas de resolver problemas complejos, sino visiones distintas que fortalecen a las empresas”, sostuvo la ejecutiva salvadoreña.

Reina Irene Mejía, directora general país de Citibank Honduras, compartió además de sus logros como alta ejecutiva bancaria su historia de vida. Sobreviviente de cáncer, Reina mantuvo una alta posición en la empresa mientras luchaba contra la enfermedad. Una mujer luchadora que ha sabido compaginar su maternidad, vida en familia con exigentes tareas en el ámbito financiero. “Cuando demuestras que puedes hacer las cosas con excelencia lo vas a lograr”.

Villela recordó que “nos faltan 143 años para alcanzar equidad. Todos los años el Foro Económico Mundial hace una evaluación en más de 140 países para poder ver cuál es la brecha que existe para las mujeres en salud, educación, participación económica y empoderamiento político. Ningún país ha logrado cerrar la brecha de género. Este estudio nos dice que si excluimos a la mitad de la población, a la mitad de la fuerza laboral disponible, estamos perdiendo algo como humanidad al no integrar esa capacidad que tenemos en la fuerza política y económica”.

Desafiantes Emprendedoras

Durante el Foro de Desafiantes Emprendedoras, Leyla de Quirós, presidenta de The Cofee Cup, compartió sus esfuerzos para formar e incorporar dentro de su empresa a mujeres baristas y mujeres que hoy son el corazón de sus tiendas. Si bien se ha enfrentado a murallas, a una competencia feroz en el ámbito del café “no puedo hablar de fracasos, todo hay que convertirlo en oportunidades, uno tiene siempre la facultad de volver emprender y si algo tenemos las mujeres es que si nos caemos, muy pronto nos podemos levantar”.

Silvia Chávez, fundadora y presidenta de Florex (productos biosostenibles de limpieza para el hogar), compartió su historia de una mujer emprendedora “empeñada en demostrar que en Centroamérica es posible tener una empresa basada en la sostenibilidad, con vocación exportadora, porque tenemos derecho como habitantes de esta región de biodiversidad a preservarla, no estar contaminando. Quienes consumen productos de limpieza en la región son las mujeres, son ellas quienes están tomando esa decisión y hay que enseñarles que hay contaminantes, en eso estamos”.

Carla de Vanegas habló de lo relevante de las alianzas “no estaría aquí si no fuera por mis socios, mis mejores amigas, cuando fundamos con mis hermanas Tecoloco éramos tres, cuando vendimos éramos 14, porque necesitas talento para crecer y el talento necesita plata. Hoy por hoy tengo muchísimos socios y es una experiencia diferente, pienso que si no nos hubiéramos abierto jamás hubiéramos crecido”.

“Una persona puede emprender a cualquier edad, y si ese emprendimiento no va bien, siempre puede volver a empezar”, compartió Elena de Alfaro. Empresaria exportadora, destacó que es relevante estar siempre al tanto del negocio “conocer que sucede en los mercados, conocer los hábitos de compra, las tendencias, que quieren los clientes, que está pasando con las materias primas, todo lo que está detrás de tu negocio y que es lo que quieren los clientes. Pero mi mayor reto ha sido siempre el balance personal-empresarial”.

RELACIONADAS