Claves Del Día
Fecha de publicación: 2017-05-26

El Salvador: Se habrían perdido más de 33.000 empleos entre 2016 y 2017

Entre noviembre de 2008 y marzo de 2009, se perdieron 17,928 plazas. En el mismo periodo de 2016 y 2017, en cambio, la caída fue de 33,110.

Por El Mundo y La Prensa Gráfica

Entre noviembre de 2016 y marzo de 2017 se perdieron 33.110 empleos, siendo la caída más alta desde los años de la crisis financiera internacional, afirmó ayer la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades).

Citando estadísticas del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS), el tanque de pensamiento detalló que entre noviembre de 2007 y marzo de 2008 se perdieron 8,506 empleos, que se sumaron a los 17.928 registrados en el mismo periodo de 2009. Fusades detalló que en 2010, el ISSS reportó la creación de 11.126 plazas formales entre esos mismos meses, y también se registraron números positivos en 2011 y 2012, aunque de menor magnitud: 1,178 y 459. El mayor crecimiento se registró en 2013 con 16.963 empleos creados.

El reporte contradice lo que ha reportado el Gobierno. Este miércoles, el Gabinete Económico presentó un balance de logros correspondiente al tercer año de gestión de la administración del presidente Salvador Sánchez Cerén. El secretario técnico de la Presidencia, Roberto Lorenzana, negó que haya una caída en el empleo, que ya había sido reportada por la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI). Sin embargo, FUSADES no solo aseguró que sí se ha reducido el empleo, sino que habla de una cifra mayor: mientras la ASI señalaba la pérdida de 13.000 empleos, FUSADES dice que son 33.110.

En 2014, siempre en el mismo período, se crearon 2,305 plazas. Para 2015, se dio el crecimiento más bajo con solo 131 empleos, y en 2016 los puestos formales aumentaron en 2,481.

Este 2017 se ha registrado la mayor reducción de empleos tras la recesión económica y la segunda reportada en el último cuarto del siglo, con la pérdida de las mencionadas 33.110 plazas.

En el sector privado estos incrementaron de 653.489 a 662.108, que son 8,619 personas más, y en el sector público se redujo en 2.660 trabajadores (de 165.642 a 162.982).

Pero FUSADES critica esta metodología. “Se están maquillando cifras para presentar una realidad distinta a la que todos estamos viendo. ¿Dónde están esos empleos? ¿Dónde están esas oportunidades?”, cuestionó.

Negó que la caída del empleo se trate de un problema estacional. “Es un problema de malas políticas públicas que han llevado a esa fuerte caída”, aseguró. “En 2016 el empleo aumentó en 2.400 plazas en ese mismo periodo, si fuera algo estacional se habría dado una caída... todos los años ha habido aumento, si hubiera estacionalidad debería ser para arriba”, insistió.

Reiteró que los datos que han retomado siempre son los de los cotizantes del Seguro Social. “El ISSS ha difundido una nueva serie, los datos de planilla, que son estimaciones”, acotó.

En Centroamérica, agregó, se reporta siempre la cifra de cotizantes. En el mismo periodo en el que El Salvador reporta caída, en Nicaragua hubo un aumento de 32.600 cotizantes. En Costa Rica, crecieron en 15.400, siempre en cotizantes.

Si el Gobierno no reconoce el problema, señaló, será difícil que cambie el rumbo de las políticas para poder solucionarlo.

Hay 272 actividades económicas que reportaron cotizantes en el periodo retomado por FUSADES. El 69 % ha experimentado contracción, sobre todo en actividades con remuneraciones cercanas al salario mínimo: auxiliares de contabilidad, servicios de seguridad, limpieza de edificios, y otros.

Rechazan análisis de BCR

Pedro Argumedo, investigador del Departamento de Estudios Económicos de Fusades, aseguró que la reducción en empleos “no es un problema estacional”, y se debe a “malas políticas públicas”. De ser como anunció el BCR, la caída en el mercado laboral se reflejaría continuamente después de 2008, indicó el analista.

“Estamos agarrando el punto más alto contra la caída del dato más reciente que es de marzo. Si agarramos ese mismo período y lo comparamos ocho años atrás vemos que no hay estacionalidad”, afirmó Argumedo.

¿Por qué el Gobierno niega esta caída y, en lugar de ello, reporta un aumento en el empleo? El Gabinete Económico cita las cifras de trabajadores reportados en planilla, y no de cotizantes activos. Con esta base, la cantidad de trabajadores reportados en planilla por los empleadores –cotizados o en mora– ha crecido en 5.959, aproximadamente 1%, entre marzo de 2016 y marzo de 2017.

Alta informalidad
Entre 2008 y 2015 la informalidad se ha mantenido muy alta, en alrededor del 70 %.

“Un crecimiento económico del 2 % nos ha llevado a mantener esta alta tasa de informalidad, y estas cifras de desempleo van a agravar la calidad de vida de la población y a incrementar la informalidad y la pobreza, que ya son más de 470,000 personas que se agregaron a la pobreza en los últimos años”, señaló el investigador. “Este es un panorama difícil, la contracción del empleo golpea la calidad de vida”.

RELACIONADAS