Inicio
Fecha de publicación: 2016-04-15

15 señales que indican que serás despedido

Los profesionales más inteligentes están siempre alertas a las clásicas señales de que sus puestos de trabajo están en peligro. De este modo, “si y cuando las detectan, podrán intentar cambiar el rumbo antes de que sea demasiado tarde”, afirma la experta Lynn Taylor.

Por Gestión

La mayoría de las personas se sienten al menos algo sorprendidas cuando escuchan las palabras “Estás despedido”. Algunos incluso entran en shock. Sin embargo, al buscar explicaciones de este despido, casi todo el mundo se da cuenta de que hubieron señales que apuntaban a esta situación, “simplemente optaron por ignorarlas”, dice Robert Dilenschneider, autor de “50 Plus!: Critical Career Decisions for the Rest of Your Life”.

Lynn Taylor, experta en ambientes de trabajo y autora de “Tame Your Terrible Office Tyrant: How to Manage Childish Boss Behavior and Thrive in Your Job”, dice que los profesionales más inteligentes siempre están alertas a las clásicas señales de que sus puestos de trabajo están en peligro.

De esta manera, en el momento que detecten señales de alerta, podrán intentar cambiar el rumbo antes de que sea demasiado tarde. A continuación, quince señales de que podría ser despedido:

1. Lo dejan al margen de (casi) todo.
Si de repente le resulta difícil acceder a datos importantes que le ayudarán a realizar bien su trabajo, o no es invitado a reuniones importantes o incluido en mensajes clave de correo electrónico, entonces una carta de despido podría estar en camino, dice Taylor.

“Podría haber otras razones para que esto ocurra, pero sin duda una de ellas puede ser que la gerencia ha perdido la confianza en su capacidad, haciéndolo vulnerable cuando hayan despidos”, dice Kerr.

2. Su trabajo se ha convertido en una misión imposible.
“La primera vez que asumió su puesto tenía todo en orden y podía cumplir con los plazos a tiempo. Ahora parece que le están encargando proyectos que se comparan con escalar el Everest con los ojos vendados”, dice Taylor. “Lo están alistando para el fracaso”, dice Kerr. “A veces esto se debe a una mala gerencia, pero en ocasiones puede deberse a que la empresa quiere deshacerse de usted, pero necesita de pruebas sólidas para hacerlo, y prepara el terreno para un desastre es una forma de conseguir la ‘prueba’ que usted ya no debe seguir ahí”.

3. La relación con su jefe se ha deteriorado.
Usted solía ser amigo de su jefe, o al menos tener una relación cordial, pero ahora hay tensión cada vez que están en la misma habitación. “Una vez que su relación se ha deteriorado hasta el punto de ser tóxica, entonces la forma cómo su jefe lo trata, desde ignorarlo hasta llamarle la atención públicamente, puede ser una señal evidente de que su trabajo podría estar en peligro”, dice Kerr.

Del mismo modo, las advertencias formales de su jefe nunca son algo bueno. “Es posible que haya recibido una advertencia verbal, una advertencia escrita, e incluso una segunda advertencia escrita,” dice Taylor. Si es así, prepárese a recibir más malas noticias.

4. Le piden que brinde reportes detallados sobre manejo de tiempos y gastos.
“El aumento de escrutinio es un fenómeno que es rara vez iniciado por el departamento de contabilidad”, dice Dilenschneider. “El jefe cree que usted ha perdido valioso tiempo e inflado los gastos. Incluso si es 100% inocente, no importa. Averigüe si usted es la única persona que está siendo analizado”.

via GIPHY

5. Ha perdido recursos o le asignan menos trabajo.
Esta es una mala señal: De repente, dispone de una gran cantidad de tiempo libre porque no le asignan mucho trabajo.

“A medida que trata de tener una cantidad normal de trabajo, parece que es difícil obtener la cooperación de su jefe y otros gerentes”, dice Taylor. “Repentinamente están haciendo difícil su vida laboral”.

Por otro lado, cuando le quitan personal, presupuesto y acceso a ciertos servicios externos y/o espacio de oficina –o cualquier número de herramientas que mejorarán su rendimiento– eso podría ser debido a que su empleador está tratando de hacerlo a un lado.

6. Su jefe le respira en la nuca todo el tiempo.
¿Le piden informes sobre su progreso de forma constante? ¿Le parece que su jefe supervisa su trabajo todo el tiempo? Si es así, es posible que deba buscar un nuevo trabajo, dice Dilenschneider.

La antítesis de ser controlado incesantemente por su jefe es ser ignorado por completo. Es como trabajar en ambos extremos. “De cualquier manera, esta situación se traduce en un entorno muy incómodo”, dice Taylor. “Si lo están vigilando, siente que existe una falta de confianza en usted. Si lo están ignorando, entonces está en un estado aparentemente interminable de inercia en el estado del proyecto”.

via GIPHY

7. Tiene menos responsabilidades.
¿Se siente menos importante? ¿Sus subordinados han sido transferidos a otros gestores? ¿Han reasignado sus proyectos a otros colegas? Si es así, usted podría estar a punto de ser despedido en cualquier momento.

8. Sus beneficios comienzan a evaporarse.
“Todos sus colegas han sido enviados a una conferencia en Marrakech, pero usted no estaba invitado. Le dicen que debe viajar en clase económica después de años de volar en clase ejecutiva. De repente, le quitaron su oficina individual y lo reubicaron a un cubículo en planta abierta”, dice Dilenschneider. “Los beneficios son una parte importante del trabajo, y si usted detecta que le están quitando los suyos, tiene todo el derecho a preocuparse”.

9. Recibió un recorte salarial o le pidieron que se tome un tiempo libre.
Si le han pedido que se una licencia no remunerada, es probable que tenga algo de qué preocuparse.
“Esta es una señal inmensa de que las cosas no están bien, incluso con el pretexto de que es ‘lo mejor para usted’”, dice Kerr. “Es el equivalente de que su pareja le pida ‘tomarse un tiempo’ y todos sabemos por lo general como termina eso”.

via GIPHY

10. Nota más chismes y comportamiento extraño de sus compañeros de trabajo.
Cuando la gente parece alejarse de usted, y nota que esto sucede con personas con quien solía compartir una amistad, es probable que algo suceda.

“A menudo, cuando los compañeros de trabajo oyen rumores sobre alguien que va a ser despedido o incluso regañado, se mantienen lejos para evitar ‘culpabilidad por asociación’”, dice Taylor.

11. Ahora tiene que reportar su trabajo con nuevas o más personas.
De repente tiene que reportar sobre su labor a nuevos empleados con cargos junior, o a más gerentes en un entorno más amplio. “Hay más papeleo y burocracia a diferencia de antes cuando podía realizar su trabajo de una manera ágil”, dice Taylor. Esto no es una buena señal.

12. Cometió un gran error que afecta la reputación e ingresos de la empresa.
“Dependiendo del contexto y la forma en que su equipo de gerencia lidia con los fracasos y retrocesos, especialmente en el ámbito de la experimentación de ideas innovadoras, entonces es posible que le permitan cometer un gran error dentro del apartado ‘experiencia de aprendizaje’”, dice Kerr. “Sin embargo, para algunos, esto significará una pronta salida por la puerta falsa”.

13. Su jefe va directamente a sus subordinados.
Esta señal es similar a “quedar al margen”, pero es aún peor. “La mayoría de las organizaciones tienen una cadena de mando, y cuando se rompe, es una clara indicación de que usted ya no es necesario”, dice Dilenschneider.

via GIPHY

14. Ya no le piden su opinión en decisiones clave.
Que no le pidan su opinión significa que su jefe ya no valora o le importa lo que usted tenga que decir, Kerr advierte: “Dejarlo siempre al margen es a menudo el primer signo de una lenta salida de la empresa”.

15. Hubo una reciente fusión, pero hay poca información al respecto.
Después de una fusión de empresas, es común que una compañía realice despidos, a veces incluso despidos masivos, dice Kerr. “Si siente que su trabajo ya estaba en riesgo, entonces una fusión podría poner el clavo en el ataúd proverbial”, añade Taylor.

RELACIONADAS